viernes, junio 16, 2006

Me matan limón!


Definitivamente mi tema favorito de Los Redondos. Todo el bloque. Escobar.
Pero el limón es una obsesión contradictoria con mi otra obsesión contradictoria: la leche, porque según dijo/advirtió el autor de En otro orden de cosas: el limón corta la leche. Y el primer poema que me inspiró escribir un poema, así, como quien te lleva por un puente, fue Los limones de H. P., lo cual hace mi relación con los limones una.
Y ella, la chica, la que amo, dice que sólo condimenta con limón, que el vinagre es un invento absurdo y torpe contra lo que viene del árbol ése que tenemos al fondo, en nuestro patio de tierra. No hay patio de tierra, me dice. Pago deudas con limones, y las cobro con semillas, le dije. Ojalá me nombraras con nombres diferentes, me dijo.

El dragón oculta su cola en los limones. Le escribí en el tatuaje.

Pero amo que me diga amargo. Que lo que hago es amargo.
Yo, como el fusilado, soy mas viejo que mi edad.
Los limones se llamará la antología de mi negación a la leche.
Hoy pienso en agudo, lo que ayer fue grave.

1 comentario:

albertian boy dijo...

Me encanta tu blog, man!!!
(seguí así)