jueves, abril 27, 2006

Padrecito...




No me olvido de ese poema. Terrible poema. Un poema que amenaza a quien ya ha muerto, un poema cristiano. Publicado en ese dossier, del gran diario de poesía argentino. Decía, no te habrás equivocado, no cometerás este nuevo error (haberse ido de la Orga que creó), eso decía, algo así decía. Rubio, ¿lo recordás? Padrecito, como si dijera pobrecito. Un pequeño poema que evidenciaba las formas en que impactó esa muerte en una sensibilidad desarrollada, como la del poeta combatiente, que nunca dio con la palabra justa, y que en la poesía ajustaba cuentas.

El comunicado, el poema cuando matan a Mujica, el eternauta, la Carta, etc., etc.
Una máquina cultural.

Mientras leo esto: "Cuando la palabra y el movimiento confluyen, la palabra es acto. Y bien sucede que el acto, puesto como instante supremo de lo real, establece las palabras a su arbitrio, es decir, el acto tiene la palabra. Con Montoneros y la muerte de Aramburu no sucedió lo mismo. De ahí que, según Beatriz Sarlo, el primer comunicado de Montoneros por el cual se anunciaban el secuestro y el posterior fusilamiento del general Aramburu es un texto que conforma la narración de un hecho y no el hecho mismo. Se trató de un conjunto de palabras con las que se intentó construir un episodio. (...)". Todo para decir, en un libro donde se quiere contar otra cosa, que el episodio de Aramburu no fue lo que los Montoneros dijeron que fue, sino esa vieja historia de la corriente democristiana-jesuita + Onganía (a través de Imaz, y asesores del ministerio del Interior, donde habría pruebas en el libro de entradas del ingreso de Firmenich...) que mutiló las ansias reconiciliadoras de Aramburu, quien a través de Ricardo Rojo avanzaba en un pacto concreto con Perón, que lo traería de vuelta. ¿Qué se quiere contar en este libro, aparentemente? La historia de Guardia de Hierro, pero es una excusa para decir lo otro. ¿Qué se quiere contar? Que hubo una juventud (organizada) maravillosa que no quiso sustituir a Perón en la conducción, los guardianes, pero es una excusa para decir lo otro. ¿Qué se quiere contar? Que Montoneros nace como infiltración -por derecha e izquierda- al calor de un relato de lo que no hicieron: el aramburazo, fue una interna de los milicos.

"3º) Dar cristiana sepultura a los restos del acusado, que sólo serán restituidos a sus familiares cuando al Pueblo Argentino le sean devueltos los restos de su querida compañera Evita. "

5 comentarios:

belen dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
a-ll dijo...

Así, a despabilada mañana se entiende perfecto!Conscientizadora lectura la tuya. Dejás con las ganas de "Padrecito" nomás...google no ayuda en ese punto.

paniagua dijo...

Noticias

Padrecito Mujica: ¿habrás sido tan tonto de pensar que fuimos nosotros? Estabas equivocado ya, pero espero que no hayas cometido este nuevo error. Ni siquiera ante la certidumbre de haber sido usado; esto sería mejor que haberse llevado a la tumba aquel sinsabor inútil a la boca. Que dios no lo permita, amigo mío, y que en paz descanses.

Anónimo dijo...

sos montonero o alfonsinista, niño?

a-ll dijo...

leer "esperma de terrorista" en este mismo blog puede servirte de respuesta