jueves, marzo 20, 2008

Vengo a buscar nomás lo que es mío

Para el vulgo, el copamiento del Indec tiene el mismo sentido que si se hubiera intervenido el Servicio Meteorológico, o sea, hay un organismo cuya función social mas importante es la emisión de mensajes a la sociedad que está siendo distorsionado. Bueno, lo que el vulgo siente, es que le mienten, pero no sólo que le mienten, lo que el vulgo siente es que le mienten todo el día y todo el tiempo, y esa mentira actúa sobre la víscera mas sensible, como decía el General cuyos restos nunca descansarán en paz. El niño vulgar que entra al chino, y frente a un cajón de limones a 11$ el kilo, de pronto, mientras una bandada de gaviotas de protesta picotea las góndolas, comienza a gritar, ¡el rey está desnudo! El ser vulgar tiene ideas vulgares sobre las cosas. El vulgo siente que no es lo mismo decir sí hay un problema, que matar al mensajero. Le encanta además la frase: no hay que matar al mensajero. El vulgo españolísimo no siente, ni sabe, ni intuye que –sobre todo- no hubo inteligencia para evitar que la lectura sea ésta, la de un montaje del género que una década atrás llenó las salas, “mentiras del poder”. Para el vulgo siempre gobiernan los mismos, una teoría muy precisa en cuanto a su intuición gruesa: toda pelea es por el poder, y un poder que tenía a sus nativos, a su pueblo originario, los militares, pero después vino la civilización democrática y arrasó con todo, todo, todo. Y que entonces la acumulación de poder para sólo el poder, para la toma del poder ya tomado… El vulgo siente que la diferencia del número de la inflación real con el de la inflación oficial es algo personal, “se metieron conmigo, éstos, que después hablan de, etc.”. El vulgo siente que la vulgaridad oficial es el precio de su lujo. La sintonía se está perdiendo. Empieza una etapa difícil. El vulgo siente que el paro del campo es un poco justo. El vulgo es cacerolero, furioso, obstinado, rompe los esquemas de la izquierda, aunque a veces cante sus canciones. Aunque el vulgo tarareó alguna vez a Víctor Heredia, cuando volvía la democracia, y el vecino ése, al que oscuramente se llevaron, tenía una madre del dolor, partera de la historia. El vulgo es la base social de todos los gobiernos, pero lo es fervorosamente de los duros. El vulgo es lo mas sutil. El vulgo vuela alto. El vulgo sabe que la cultura es de izquierda, por eso es vulgar. El vulgo no, no quiere que le mientan. No quiere que le mientan en la cara. El vulgo sueña con el precio de la papa. Pero el vulgo no es una papa. Sabe que las peores sospechas recaen sobre él: ¿era el vulgo el que subía el volumen de la radio para que no se escuche la picana? Del vulgo salieron torturadores, mas nunca guerrilleros. Guerrillero de doble apellido que estás en el cielo. ¿La muerte de la izquierda es una lenta agonía cultural? El vulgo es el verdadero "protagonista de la democracia de mercado pletórico de bienes". El vulgo no fue a Vietnam, fue a Malvinas. El vulgo es metafísico. Nadie es vulgar. El negocio de la cultura es tranquilizar conciencias. Pero el vulgo intuye una oscura forma de racismo. Canciones viejas en otro idioma. Nadie está a la altura de ese vuelo vulgar, nadie atrapa a ese pajarito oscuro, nacional. Ahora cierran los talleres con los que querían evangelizar la vulgaridad. Talleres para la lírica social. Ahora es un tiempo mas oscuro, seguro. Pero, padre, ¿por qué te duele tanto cuando se cumplen tus profecías? Nuestro sueño pertenece al sueño, ser el quinto beatle. Ayer llovió, hoy paró. Hoy salió el sol.



Sólo el amor salvará al pueblo.

7 comentarios:

sol dijo...

me copa la escenografía que parece un sótano.

Diego dijo...

Hacía mucho tiempo que no leía tanto desprecio para con el pueblo del lugar en el que se vive.


Aunque puede que sea la tendencia que se venga para la colección otoño - invierno 08, ojo.

Anónimo dijo...

desprecio a qué????

Anónimo dijo...

que buen texto, feto!?

Anónimo dijo...

No entiendo, doble apellido tenían los guerrilleros pero también los milicos.

Aunque suene trillado, "no se puede generalizar"

En Estados Unidos el vulgo blanco vota a los republicanos y el vulgo negro-latino a los democratas.

En España el vulgo es definitivamente de izquierda, Extremadura, Andalucia, los pobres votan al PSOE no al PP.


Gualterio

josé nik dijo...

gualterio,walter, alter-ego otro anonimo.

Hugo Di Pietro dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.