sábado, enero 19, 2008

Ese sueño ha pasado por períodos de receso y trauma, pero ha regresado una y otra vez y es el que está detrás de los grandes episodios de la historia americana, el prodigioso desarrollo industrial y científico, la recepción e integración en su seno de decenas de millones de inmigrantes de todas las tradiciones y culturas, el reformismo liberal profundamente enraizado en la sociedad, la campaña en favor de los derechos civiles, la lucha contra el fascismo y el nazismo durante las dos guerras mundiales y la defensa del mundo occidental ante el totalitarismo en los años de la Guerra Fría.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

ahora que lo internaron -y si no la palma primero- le dan el nobel de una

paniagua dijo...

Leé esta nota Fede.

gonzo dijo...

Vargas fue un grande. Pero la literatura política ya no es lo que era. Cristina puede ponerse la careta de Feinmann pero los "relatos" siguen siendo la mejor traducción que la política puede hacer. Nos gustan las palabras. Y aunque se cumpla efectivamente sólo un tercio de la plataforma -como acá- si un votante medio estadounidense está dispuesto a probar esto (http://tinyurl.com/29w4zz) yo voy a leer con muchísima atención.

Fede Vazquez dijo...

Ok, reconozco que los cantos eufórcos de Vargas LLosa este me ponen incómodo, es como si Neustadt se pusiera a hablar maravillas de K...en fin. Pero creo que su "obanismo" tiene que ver con querer encontrar argumentos para su tesis de EEUU como tierra de libertad, revolución pacifica y demás gansadas pseudo historiográficas, casi graciosas en un país con apartheid hasta los sesentas y que se cargó a un par de presidentes en funciones como si nada. MVLL en el cuarto oscuro votaría a Bush. Yo creo que Obama (con todo lo pedorro que es su discurso para nuestros términos...estoy de acuerdo con vos)es el límite externo de un sistema super cerrado. Su vaporosidad tiene su costado mas revulsivo cuando tira pequeños tiros contra las corporaciones e incluso intenta un sistema de recaudacón para su campaña sin ese apoyo...lo que es igual a cuestionar EL pilar político del imperio...yo creo que eso es suficiente para 1) que no gane ni la interna demócrata, ni mucho menos las elecciones generales y 2)para sentir alguna simpatía lejana, "de generosidad universal" como bien decís. EEUU tiene la mayor cantidad de presos por habitante y la mayoria son...negros, al igual que la mayoria de los desempleados, y laburantes precarios, etc, etc, y por ahi lei que no era un abogado multimillonario (como todos lo presidentes, incluidos los Clinton) sino un abogado de los derechos civiles. Igual parece que a los yanquis les está entrando el miedo con la crisis bursátil, y son capaces de votar a Nixon y Reagan juntos con tal de seguir comiendo hamburguesas...

gonzo dijo...

Che Fede: Vargas no es Neustadt. Ni siquiera Escudé.

Diego dijo...

Tiene razón gonzo. Pero además, el norteamericano no es el único sistema político "super cerrado" de América.

¿Se pusieron a pensar alguna vez por qué la izquierda que llega al control del Estado en esta parte del mundo tiene que estar vestida de fajina, cuando no uniformada, y poseer ese histrionismo tan particular?
Es decir, el morocho puede llegar a ser un lujo.

Fede Vazquez dijo...

Gonzo: No estaba comparándolos intelectualmente ni nada, simplemente que al igual que Bernardo, Vargas Llosa me funcionó siempre como una buena contra brújula: allí donde marque que hay que ir, disparo para el otro lado. En términos de referencia política exclusivamente. Ahora, si tu intención es ubicarlo en otro lado que no sea la derecha reaccionaria cipayista gorilona mas el fervor de los conversos, tirame data para sostenerlo.
Ah!, sobre escudé, siempre me hizo cagar de risa, lean esto:
http://www.lanacion.com.ar/Archivo/nota.asp?nota_id=960222

Diego: Es cierto que nuestros sistemas políticos no son el parlamentarismo sueco y durante décadas fueron andamiajes insetables pero por diversas cuestiones, cuando están vigentes, permitieron y permiten discutir modelos sociales, transparentar conflictos sociales, etc. Dónde está la fajina en Lula, Evo, Kirchner, Correa?

abrazo

Diego dijo...

Fede, qué habilidad la tuya para gambetearlos a Chávez y a Fidel. ¿Correa no es militar? Perdón si no es así, pero la imagen que me da acá en el sur del continente coincide tanto con ese perfil patriotero, tradicionalista, populista... No va más. Esas cosas que nacen para morir y luego ser recordarlas con cariño por el campo cultural... ¿Por qué la izquierda americana tiene que ser eso?

gonzo dijo...

Por ahí pasaba la cosa, Fede, en no equipararlos intelectualmente. Vargas se centra en todas esas coordenadas que tirás pero con una sutileza y una muñeca un poco más interesantes que las de Bernie. Políticamente no lo ubico en otro lado. Literariamente: bueno, monumentos como Conversación en la Catedral o La ciudad y los perros lo ubican en ese slogan "Los mejores escritores son de derecha" y nada más que tenga que ver con esto que estamos hablando. Off topic, revisá la dedicatoria que escribe Viñas en Hombres de a caballo: "A Rodolfo Walsh y Mario Vargas Llosa." Y no la cambió en su reedición de hace un par de años atrás, con Varguitas ya converso. Pero bueh: ese es otro tema. Nadie entiende a los troscos.
Con respecto a su panegírico a Obama, qué sé yo: no me espanta. Uno no espera que alguien que no coquetee con los sayos del centro-derecha escriba una columna a favor de tal o cual candidato (¡en primarias!) para una elección yanqui. Salvo esa estúpida verborragia de género que nos lleva a igualar a todas: Cristina, Bachelet. Hillary. Ojo, entre reunirse en la Clinton Global y escribir en La Nación hay una diferencia adminsitrativa importante. Mas no política. Nos gusta Bill. Nos gusta bastante más Néstor. Y una elección arriba del Río Bravo con dos candidatos representando a minorias anticuadas -ya ni siquiera un hispano representaría una minoría significativa como sinedocque de un cambio radical en la estructura del Departamento de Defensa- es como un partido de fútbol chileno: hinchamos por el equipo que nos cae mejor pero como no vamos a la cancha, el sentimiento es raro, casi nulo. Ergo: me gusta tanto Obama como el Colo Colo de Borghi. Ojalá gane.
Abrazo