domingo, noviembre 25, 2007

Lugo.
Lugo.
Lugo.



Niños de uno y otro lado del alambre

Llevar a los cambá a lamer los talones finos
del niño paraguayo entregado
en bandeja en el medio de una gran pluma espléndida
de ñacurutuces: su sonrisa pálida estría
un pequeño temblor eléctrico, en
sus venas el alarido
del primer ferrocarril, y
la primera pólvora…
Nació con el arroz disperso de la primera luz:
una lamparita tendida
con su cable entre dos árboles.

2 comentarios:

Mendieta dijo...

Cómo ayudamos? Chifle.

transaprente dijo...

¿qué es una ñacurutuces?