viernes, agosto 14, 2009

Padre: ¿viste? Está lleno de gente que quiere que el kirchnerismo se vaya, y yo digo “ok, perfecto, que se vaya”. Una vez se iban a ir todos: “¡y me fui yo solo!” dijo Duhalde. Pero para que se vaya el kirchnerismo hay que hacer mas cosas. Para que el ciclo se agote hay que decir y hacer cosas fuertes. Acumular. Y no digo mostrar un “programa”, un “plan quinquenal”, pero sí tener los reflejos de aquella Alianza para licuar dentro todas las energías del anti-kirchnerismo, adobar ese caldo gordo con metáforas y con espíritu de grandeza. La gente quiere saber de qué se trata un mundo sin kirchnerismo. (Yo aprendí en el CBC que el Estado recauda de tres modos: pide plata prestada, cobra impuestos o emite billetes.) La oposición política debería dar un salto hacia adelante, un salto tan fuerte que sea capaz de introducirse en el conflicto, en los conflictos corporativos del gobierno, para que el gobierno diga: el problema lo tengo con estos tipos. La demoledora derrota del 28J espantó a todos. A todos. La oposición no tiene reflejos: retrocedieron a hacer cuentas, a pasarse facturas. Sobre ese vacío es sobre el que permanentemente se proyecta Carrió. (Yo aprendí en el CBC el discurso de Perón a la Cámara de Comercio.) ¿De dónde salen fuerzas energúmenas que empujen tanto, que rompan tanto, que se animen a tanto? Argentina es un país que siempre hay que hacer de nuevo. Y se hace de nuevo, padre, sobre las cenizas de los sueños, y sobre el desprecio a esa verdad material que está ahí. Como un hospital está ahí. Como una pequeña salita de atención primaria en el desierto, ahí. Como una escuela con un pequeño coro donde aún suenan las versiones bellas de los himnos grabadas por la Alianza, y donde el profesor de música prepara la muestra de fin de año después de hora con el grupo de chicos y chicas que aceptan perder tiempo. ¿Recordás ese disco? (Yo aprendí en el CBC porque era un gran solar de la experiencia sensible del Estado.) El hombre que está solo y espera en avenida Brasil que pase el 6 es el mismo de hace ocho años, de hace cuatro, es el de ayer. Ese hombre no sabe de reglas constitutivas. Espera el bondi, sube, se asegura tener monedas. Y viaja sentado. No hay como el atardecer cuando cruza Brasil frente al Garrahan. Hay una señora que todas las tardes lo ve a ese hombre esperando el colectivo. Y no lo ve volver porque a esa hora duerme, ella duerme. Pero ese hombre es paisaje, un punto en el paisaje de la señora que mira a través de su ventana un rectángulo de una ciudad cuyas mutaciones y cambios no se informan en la radio, durante su tarde. Él no sabe que la señora lo mira. En ausencia de relojes esa señora sabría que es una hora esa en la que ese hombre espera un colectivo, y casi nunca espera mas de 10 minutos al 6 que tiene el cartel rojo que indica que va por avenida Brasil. Muchas veces la llegada puntual de ese 6 sobre la calle de adoquines de Brasil, a las 6, muchas veces, en ese pequeño triángulo vincular cuando el colectivo llega... hay un triunfo, un triunfo de energías neutras, un triunfo de la rutina contra sus conspiradores. Sobre esas tres entidades se asienta el atardecer, pasa el colectivo, el hombre sube, la señora da vuelta su pequeño reloj de arena. La política es la ceniza de esa escena. De esa escena natural. El viento corre, otra gente pasa, padre, y no sé por qué ahora pienso en vos, y como si algo en esa forma tuviera sentido: esta ciudad gira su rueda cada día, y proyecta en el fondo, en el telón de fondo de sus mejores paisajes, un ritmo menos brutal, la apariencia de algo que no espera ser cambiado de golpe, tan de golpe, de un día para el otro. Padre, ¿viste la cara del “no docente” que oye a los estudiantes entonar la Internacional? ¿Viste esos molinos? Cada cual tiene su agua. Va a ser así. Hasta que llegue el día. Llegará un día. ¿Por qué nadie dice que reina la calma? ¿Reina la calma? Que reine la calma.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Ufa, a qué decir que la oposición no hace nada? la oposición se hace cargo del resultado electoral recién en Diciembre. Y tiene dos años de gobierno kirchnerista que soportar luego.
Antes, cuando le mentían al pueblo que había que elegir modelo, que es ahora o nunca, que si no ganamos nos vamos, decían también que eran destituyentes, que si ganaban ellos tumbaban el gobierno.. etc..
Ahora se ríen porque los otros van al Congreso y levantan la mano nomás. Ni media palabra kirchnerista para decir: cuando yo hablaba de destituyentes era un payaso mentiroso. No. Ahora resulta que la oposición es marica y aunque perdimos nos dejan gobernar. Que boludos.

Ariel dijo...

Cada cual, sí.
Mi padre tuvo su último boliche en diagonal al Garrahan, en el 92 pongámosle, antes de pasar a ser empleado de nuevo, antes de volver a la condición que había dejado después de salir de la égida de su propio padre, mi abuelo.
Ocho años después, pongámosle, moriría. Sin volver a ver a Boca campeón del mundo, sin ver despegar el helicóptero de la Casa Rosada portando al miserable.
Aun así, por eso mismo, seguimos acá.

Anónimo dijo...

..su post tiene momentos de belleza intensa. Además desprende un maravilloso efecto residual, letal para las cucarachas. Perdidas. No saben donde están ni en qué momento, ciegas y sordas dicen y hacen lo único que saben hacer y decir...las cucarachas. Por siempre anónimas.

Clandestina dijo...

Impresionante, Martín. Esta instantánea que abrís, inocente y cruda, sí que es demoledora. Y la oposición (o como se llamen), no tienen a dónde más retroceder porq nunca estuvieron en el frente. Ni tampoco pueden avanzar porq sólo supieron alimentar vacío hacia adelante.
No puedo seguir, mi pasaje se vence, intentaré ampliar a la vuelta (si existe).

Anónimo dijo...

se nota que sos de capital, porque acá en la matanza los bondis tardan un poco mas de 6 min, un sábado a las 3 de la tarde podes estar 1:1/2 esperando el 88 que viene de cañuelas. y si, ahí esta el hospital, durante cuatro años funcionando como cueva para cargos elegidos por la municipalidad a pesar de ser un hospital provincial, vacío de vecinos cansados del maltrato que le dan los compañeros de la agrupación ramón carrillo (balestra), si, ahí están las casitas hechas por el gobierno hace 4 años, con escuela y todo, pero vacías, esperando que los vecinos a los que pertenecen se cansen de reclamar y que el gordito D´elia las venda por 20000 pesos a sus amigotes, y si, ahí esta el ensanche de la ruta tres, con puentes y cruces a 90 grados para que no la usen los vecinos, por que como nos dijo De Vido en su momento esta ruta no es para los vecinos es para capital-cañuelas.
Martín, la concha de tu madre, tomate el 88 o el 180 y veni a pasear por san Alberto, casanova, virrey del pino, laferrer, catan castillo, y ponete a charlar con los vecinos, con los pibes, y después anota algo en tu blog, por ahí si te dejo un mensaje no te puteo, forro.
P
V
Murdock

Anónimo dijo...

Uhhh, los que chapean barrio. Qué plomos!

Anónimo dijo...

la única verdad es la realidad
Peron

Anónimo dijo...

es como los unitarios y federales, viva la capital, muerte a los salvajes del conurbano!!!!!!

maiakovski dijo...

No habría que burlarse de gente como Murdock. El reclamo de que saquen a su entorno cotidiano de la invisibilidad en que lo han colocado generalidades y distorsiones no solo mediáticas, sino también militantes, es legítimo. Por más que nos proclamemos federales y artiguistas en nuestras discusiones sobre historia, seguimos siendo en el fondo unitarios, seguimos pensando que Capital es el foco privilegiado que mira la nación y decreta su verdad. Eso ya nos costó una elección, pero eso es lo de menos. Para una corriente política que pretende justicia social y extender derechos a todos los ciudadanos de la nación, es vital que se escuche a los que vienen a corregir errores de foco describiendo realidades, no prejuicios. Repito: que los dirigentes y por ende la militancia creyeran su propia propaganda costó una elección, pero puede costar cosas más graves. Puede costar la deslegitimación duradera de lo mejor de un ideario.

maiakovski dijo...

Esto dicho en la creencia de que Murdock es auténtico.

Anónimo dijo...

Autentico, si queres nos juntamos y cambiamos figuritas.
P
V
Murdock

Cehaj dijo...

Un compañero decía que la política en el capitalismo "muchas veces (demasiadas) tiene que traducirse en dinero dentro del bolsillo de los trabajadores"

Y no es tan fácil para nosotros traducir o sintetizar esa cosa tan abstracta que es "la política" en un par de billetes todos los días.

Salú!

Anónimo dijo...

no se que tiene que ver el sufrimiento del conurbano con lo que plantea martin, con lo que escribe y describe en este post..
la verdad, estoy anonadado, murdock se ve que estas acumulando bronca contra la agrupación ramon carrillo hace meses..
contra que discutis? o a quien le discutis?
l.

Anónimo dijo...

Tanto por razones anatomo fisiológica cómo de índole simbólicas, no hay cucaracha más cucaracha que la cucaracha nerviosa.

maiakovski dijo...

La verdad, tengo pocas figuritas.

maiakovski dijo...

El comentario de Murdock no pretnde rebatir ninguna idea o frase expuesta en el post, porque es una irrupción. En este blog, las mejores discusiones han sido dadas a partir de irrupciones, no de ordenados cronogramas de debate. Murdock parte de algo que todos sabemos: la cosa gruesa y sabrosa del peronismo y de la política nacional se juega desde hace tiempo en el Conurbano. Aunque vengas de la apampa gringa santafesina o de las nieves santacruceñas, tenés que hablarle al conurbano. Martín viene repitiendo eso, con minucia y detallismo y vuelo poético, desde hace tiempo. Entonces, ¿por qué no recoger el guante?