sábado, agosto 08, 2009

No voy a ser exacto, pero reproduzco lo que mi memoria retuvo. Estaban terminando en el programa de T y Z de entrevistar a De Angeli. Los dos periodistas hacían foco en la intransigencia de ambas partes (gobierno y mesa de enlace). Incluso se mostraban molestos, muy molestos, con el sector agrario. La posibilidad de que el gobierno ceda mucho, ceda casi todo, menos en algo sensible (bajarle las retenciones a la soja), les parecía justo y razonable. De Angeli zigzagueaba frente a esa contradicción, pero parecía negado a admitir el tono belicoso de la entrevista. Aceitaba aún mas su tono campechano cuando las preguntas picaban feo, y bueno, llegó el final. Ahí se produce un diálogo m o r t a l.

Alfredo: Bueno, gracias por invitarme y gracias por todo lo que hicieron...
Marcelo: ¿Qué? Entrevistarlo.
(Silencio espeso. Z se veía molesto frente a lo que le pareció una ironía y lo miraba fijo.)
Alfredo: Sí, gracias por las entrevistas y por todo lo que ayudaron al sector.

Fue... a ver: un sincericidio, casi a la altura del de D'Elía en A dos voces pero al revés. ¿Fue irónico De Ángeli? Quién sabe. Los últimos dos años de política argentina fueron incómodos, arbitrarios, críticos, molestos. Y crece una mancha de aceite gris sobre esa divisoria de aguas que el gobierno y la mesa de enlace (la única "entidad" opositora) crearon estos años. Por eso la Iglesia habla: es la voz del Todos contra la voz de las Partes. El conflicto agrario no fue una gesta estilizada, y mirada en espejo con años míticos de la historia nacional, sino un suburbio espinoso por un "impuestazo" que gastó la épica que hizo imposible ganar capital político a la posterior y mejor medida del gobierno (el fin de las AFJP's). Pero la democracia con la 125 terminó de quebrar la Pax Romana tras el desenlace del 2001, cuando Duhalde le puso orden: "una crisis es un momento donde todos tienen razón". Kirchner tradujo eso en sus primeros años: "el crecimiento económico es un momento donde todos ganan". De allí a la "buena gana" con que hasta se aceptaron paritarias. Hasta que un día hubo que empezar a hacer algo mas que sostener la inercia que nos llevaba al paraíso... ¿Habrá servido el kirchnerismo para saber quién es quién, y, en el colmo, la poca esperanza aún se pueda traducir en esta pequeña bravata: todos los reyes están desnudos? Sí. Estos años dejaron las cuentas claras de quién es quién en la política argentina. Y no se trata de hablar de buenos y malos, eh.

Se vienen días difíciles, difíciles, difíciles...

8 comentarios:

La Pipi dijo...

Por si querés subirlo, acá está el video: http://www.youtube.com/watch?v=adsOvvqz9Mg

Saludos!

http://bloggersenaccion.blogspot.com/
Entre todos somos uno!

graciela b. dijo...

Sí, creo que sabemos ahora dónde está cada uno; o, al menos, no sé si es soportable que aparezcan nuevas y nuevas divisiones. Contra Menem fue fácil la distinción negativa. ¿Estará todo el otro lado dispuesto a hacer lo mismo? Parece que algunos no están cómodos en ese lugar. Pero la diversidad, crudeza, y poco espacio y tiempo para las buenas maneras no hacen de este lado un lugar cómodo tampoco. Se vienen tiempos muy difíciles, en muchos sentidos.

José dijo...

Sí que difíciles. Hay quienes creen que no se te va a perdonar haber sido kirchnerista.

manuel el coronel dijo...

Coincido Martín, el Kirchnerismo ha logrado desnudar a los travestidos.

Me encantó, aunque no lo ví, la reacción de Zloto (0 Ernesto, no se cual de los dos) ante el agradecimiento de De Anyeli

leandrog dijo...

me hace acordar al final de "La Patagonia Rebelde" Donde los hacendados le cantan en ingles "por que es un buen compañero" al milico.

José dijo...

El martes es el día D.

el asesor dijo...

Muy bueno che..

Julio dijo...

A mi me gusto una parte en la que de angelis dice sobre la coparticipacion de las retenciones, si se coparticipan se envician y despues no las sacan mas...