martes, agosto 25, 2009

Borges en Encuentro

Borges traducido al energúmeno: el barroco es una forma de vanidad. Y sí, pasamos la noche con Borges. La entrevista es o del año 1980 o de 1979, pero se notan las últimas sombras de una década. Y tiene un momento memorable, quizás el mejor, cuando Borges amaga hablar sobre la pobreza y tira una ráfaga cuyo enunciado principal podría ser este: nadie quiere pertenecer a la clase media, que es para mí la mejor, la única clase. Y sí, a los kirchneristas se los (nos) acusará de uno de los racismos mas imperdonables: el de discriminar a la clase media, esa clase transversal, pura expansión y movilidad. Llevar la "culpa" demasiado lejos, esa culpa que engendra lo peor: una moral que, como toda moral, es doble moral. Ese anticlasismo condenó al proyecto a su enajenación. Mientras tanto alguien tendría que responder por qué Yoko Ono, María Kodama e Isabel Perón podrían ser una sola mujer, la misma mujer, las 3 caras de una misma cobra, las 3 que llegaron "después", un golpe de estado entre sábanas. Se representan así: las conchudas. Mujeres orientales, impopulares, cautivadoras de los héroes de nuestra clase, con un magnetismo incomprensible, el "arte invisible" de su genialidad: son el hecho maldito de la clase media. Dominaron los monstruos que podrían resumir la iconografía de nuestro nicho: Perón construyó la clase media, Borges la reivindicó. Y en nuestra terapia respondimos siempre del mismo modo a la pregunta universal: "¿con qué beatle se identifica?". Pero hoy, cuando ya dijimos lo de siempre (instant karma), diría: con Yoko, doctor, con Yoko. Yoko es el quinto beatle. 

4 comentarios:

nv dijo...

a qué hora
?

Anónimo dijo...

Che perdón, pero no comparto la construcción anti Yoko de la separación de los Beatles, me parece que deja a Lennon como un boludo a cuerda que sólo hacia las maldades que quería la mina. Soy bitlero a morir pero no me parece que haya sido así la cosa.
Abrazo
Nacho

Anónimo dijo...

No Nacho, todo lo contrario. Lennon no es un boludo a cuerda que se dejaba hipnotizar por Yoko. Decir eso es subestimar a John y tambien a Yoko. Ellos prefirieron abrirse y tan mal no les fue.
Saludos
Lito

clubsilencio dijo...

Guste o no guste aceptarlo, chicas y muchachos, Yoko le salvó la vida a Lennon apartándolo de los Beatles. Cuando la japo apareció en la vida de John, éste venía barranca abajo mal. Que era jodida y metiche? Sí, lo era. Que provocó la separación de los Beatles? Sí, la provocó: ninguno se la bancaba ni en figuritas. John era un boludo a cuerda? No señor. Pero que andaba mal, andaba mal, y la Yoko lo salvó. Guste o no guste aceptarlo.