martes, octubre 10, 2006

A. (el comercio, el cristianismo)

El verdadero medio para atacar la guerra que nos daña, es atacar la guerra que nos sirve.

Cuando se ofrecen premios al mejor libro que se escriba contra el crimen de la guerra, se emplea la guerra como medio de abolirla. Un certamen es un combate; y un premio es una herida hecha a los excluídos de él.

Cuando Roma era el mundo, no había neutrales si Roma entraba en guerra.

Y así, por miles: un libro de aforismos.
Al calor de esto se escribe Paraguay.
Las mil formas de seguir hablando de la guerra.
La guerra de Oriente y Occidente.

2 comentarios:

niñacriolla dijo...

no soy la más indicada para pedir precisión bibliográfica pero ¿de quién es la cursiva? el aforismo?/ ves q tu barrio a veces gana?/ esperamos Paraguay.

planeta terra dijo...

volvió Narosky* ¡¡BIENNNNNNNN!!