martes, octubre 06, 2009

La revolución congelada en tinta limón

Siempre se puede hacer algo para estar mejor. Se puede cambiar, se pueden tomar decisiones sobre la marcha. Una vez, una mañana, me iba a cobrar la ofensa de un salame, iba re caliente, pero el corazón me latía a todo vapor entre el miedo y el orgullo, y para sacarme de encima el miedo fui caminando por la calle, salí de la vereda y encaré por la calle, eso me dio fuerza, era domingo, no había un alma. Llegué a la puerta de la casa de ese hijoderemilputa... y... me fui a la mierda. ¿Para qué? Mi hermano me siguió, se quedó a una cuadra, en un árbol, lo vi. Mirando desde ahí. Quería saber de qué cosa era capaz... Gracias hermano. Siempre algo te puede pasar, como decimos con un amigo, siempre se puede llegar a la primera cita con un algodón en la nariz, y tener que explicar que a vos te mata la presión del aire en el subte, o cosas así, pero ya nada te salva de esa imagen de alérgico a la vida. Piedad por todos a los que a veces les sangra la nariz y no saben por qué. Muchachos inocentes: no negocien tampoco esa sangre. Si te sangra la nariz... volvé. Volvete a tu casa a secarla plácidamente, quedate boca arriba, y sangrá a gusto si sigue sangrando.

Bueno, nos vamos.
Nos vamos a tierra azteca por unos días.
Alabama 17. Toca Gonzo, oí:

10 comentarios:

Pau dijo...

¡Uh!

Anónimo dijo...

Apuesto plata que tu hermano, detrás del árbol, más que esperando ver de qué eras capaz, te cubría la espalda.

Muy linda escena, de cualquier manera. Eso de ir con el pecho inflado por el medio de la avenida es inquietante.

pablo dijo...

buen viaje, martín, pero no pienses en la piedad para quienes sangran por la nariz, es gente grande y se supone que sabe lo que hace.
nunca nadie ignora del todo lo que hace; la piedad te exime de la responsabilidad, miralo a Charly García: es responsable? quedó descerebrado: de eso sí que es responsable.
descansa, leé, caminá, reíte, olvidate de los usureros que cambian lo que suponen es la gloria sólo para ganar una discusión o amancebarse en sus privilegios de "raza",

un abrazo

witi dijo...

jaja mira que muchas veces te vi re caliente y la verdad que no me hubiera gustado verte caminando por la "lleca" y cruzarte en tu camino...cuantas veces habra sangrado la nariz a veces por causas nobles otras veces ni te la esperas...pero es bueno saber que tenes a un hermano que te va a hacer la segunda siempre y esa sangre vale...bueno manito asi que te vas para el centro del continente, que bueno!!! acordate aunque sea de un tequila pal witi papa!!! abrazos y buen viaje!!!

Anónimo dijo...

Charly García con Loperfido de lazarillo, ¡esa sí que es una temporada en el infierno!

Lucía dijo...

qué, no vas a estar con los resistentes el 22 en la lugones????
ale

paniagua dijo...

Sí, por supuesto que voy a estar.

Abrazos

Mario Arteca dijo...

Adónde te fuiste Martín? Un abrazo grande, y donde fuere, pasala OK!

Mario Arteca dijo...

El tema de Buffalo es fabuloso. Bueno en recordarlo!

Griselda Garcia dijo...

La masculinidad como acto continuo de demostración, de prueba constante. Relajensé muchachos.
Si algún muchacho -un poco más grande- entendió algo durante el recorrido tal vez les diría que hay una clave por aquí: "Si te sangra la nariz... volvé. Volvete a tu casa a secarla plácidamente, quedate boca arriba, y sangrá a gusto si sigue sangrando."
Saludos, Martín.