miércoles, marzo 11, 2009

Todo negativo

La Corte Suprema es una criatura del kirchnerismo. Un hijo mas. MEC alguna vez dijo que en la pelea con el campo hay algo shakesperiano: porque el kirchnerismo se pelea con su hijo agrario. Con su hijo chacarero, gordo angurriento, argentino hasta la muerte. Bueno, en esto no deja de haber una coincidencia azarosa en esa dirección: la Corte es el mejor hijo del hombre, pero no es un perro faldero. Semana de arena caliente, el verano se despide con el fervor entusiasta de quien ve venir un año movidito por pasiones veteranas. Ayer dormí de mal humor. La imagen caliente… ¿Alguien es capaz de decirme cuál es el rédito social (y político) de pelearte así con el grupo Clarín? ¿Alguien es capaz de decirme quiénes son los que odian a Clarín, y, en consecuencia, festejan esa bulla? ¿Por qué evitar la herramienta con que sí se podría modificar toda la estructura de medios de comunicación? ¿Por qué pelearse en el terreno en el que el otro tiene todas las de ganar? Pelearse en los medios con los medios. Para algunas cosas es tan ameno moverse en las sombras… La tonta idea de que toda crisis es una oportunidad siempre garpa: la crisis de la economía mundial debería ser una oportunidad de la política nacional. Mientras las mareas del mundo golpean el muelle sería interesante gestar un discurso de unidad nacional. Lo cual es, básicamente, poner la basura bajo la alfombra. Y sí. Ayer, como nunca, sentí esa vibración del destiempo de nuevo, ése timbre nestorista, ese aullido, “he visto las mejores mentes de esa generación…” Este es un triste contexto del mundo. El FMI reconoció haber descuidado a los países poderosos, tan ocupado estuvo en los que están en las vías del tren del desarrollo. Obama completa un escena tremenda para los ojos de los ingenuos como yo: el mundo puede ser horrible, aún gobernado por personas buenas. Ya no se necesita de un Hitler. Pero el combo de esta semana de mierda lo completa la “renuncia” de Riquelme. La que nos pone entre dos amores. Pero quizás al oficialismo en el que nos hemos fanatizado en estos años (en los que, obvio, nos hicimos mas viejos) nos hace extrañar la intemperie de las oposiciones. Yo en esta banco a Riquelme. Maradona debe producir una escena de estas características: mientras los millones de argentinos miran un partido, el señor Grondona, rodeado de asesores, y en línea directa con Bilardo, observa en un plasma los movimientos de Maradona. El país mira el partido, y ese gran político llamado Grondona mira a Maradona. Hemos soltado a la fiera. Yo hubiese aconsejado algo que es imposible: un partido cada veinte días. Amistosos, no sé, pero el pulso mediático impreso en la selección, la “maurovialización”, puede destruir aquello que, a pesar de todo, aún vemos con buenos ojos. Y por otro lado, nadie como Diego para conducir a esta banda, a esta generación, a Messi, hasta su ocaso, nadie como él para llevarlos de la mano por el túnel hasta la durísima realidad del lugar competitivo que tiene hoy la Argentina. La estructura entre Riquelme y Messi no parecía soportar mucho equilibrio. Y los tipos que son capaces de renunciar me gustan. Lo admito. Soy mas chachista que el Papa. Ahora bien… dudo de un equipo sin él. Lo juro. No se siente mi ánimo futbolero contenido en Messi. Es genial, sí,


pero Riquelme es pausa.

11 comentarios:

Fede Vazquez dijo...

yo tuve la misma sensación con lo del acto anti clarín. Algo que siempre supimos empieza a costar demasiado: un gobierno de la táctica (ahora mala), dónde las ravietas no se sopesan en ninguna mesa -aunque sea chica- política, si no que se escupe de buenas a primeras. Néstor, alquilate urgente el padrino y avivate que en tiempos de guerra es mejor ser Michael y no Sonny, que termina agujereado de balas por calentón.

PD:Yo entiendo lo de la pausa, pero Riquelme tendría que entender cierto orden jerárquico del mundo. Y ahí, arriba, está Diego. Quiere un sistema institucional estable y respetuoso de las formas, en medio del maremoto populista de maradona.

Abrazo

Anónimo dijo...

Riquelme no es pause, Riquelme es frío polar con la celeste y blanca.

paula.p dijo...

la corte es al gobierno y riquelme es a la selección,
lo que Tom Hagen es a la familia Corleone

Horacio Gris dijo...

muy bueno.

gonzo dijo...

recondo, niembro, está llena de gorilas la selección nacional. ojalá que al diego le vaya bien. yo a riquelme lo voy a extrañar mucho.

pipo rossi dijo...

la pausa esta en gago, riquelme queda a mitad de camino. en el medio el equilibrio con masche y arriba la explosion con los petisos. si jugamos todos para riquelme, como se hace en boca, la cosa podria llegar a andar. teniendo a messi, riquelme y su divismo quedan relegados y el equipo choca y cae en la contradiccion de la pausa y la aceleracion. apostemos a messi, que es lo mas parecido al diegote (sin llegarle a los talones). hoy riquelme esta como nestor, solo y a contramano.

Anónimo dijo...

Basta de agrandar a Messi, giladaaaaaaaa

maiakovski dijo...

Destruir al Grupo Clarín es una necesidad imperativa de cualuiqre gobierno argentino serio. Es lo más alejado del tacticismo, voluntariamente o no, que hace el govbierno. Es ideológico en el mejor sentido de la palabra. Conozoco alguna gente que detesta esa usina de desinformación, chantaje, colaboracionismo, oportunismo y atraso, pero acuerdo en que para la mayoría es "periodismo objetivco". Bien: mientras no se rompa esa ilusión de subjetividad, todo gobierno será cautivco del grupo Clarín. Que es más insaciable que el campo. De nada sirve romperse la cabeza con disquisiocones político-sociológicas sobre cómo, cómo, cómo hacer regresar a la clase media argentina a un proyecto nac and pop mientras se deja intacto el manipuilador ideológico que informa la percepción y pensamiento cotidianos de esa clase en la dirección contraria. Chicos: a veces la doctrina del justo medio es lo más suicida. Si a ustedes algo les debería generar entusiasmo, es precisamente esto. En comparación, los jucios por derechos humanos son un chocolatín demagógico.

tonga dijo...

Coincido con Maiakovski. No dormí de mal humor por el desafío de Néstor a Clarín. Ahí si hay un puntapié ideológico, una impuganación directa. Más, creo que debería volverse a la pegatina de calcos de Clarín Miente, nunca entendí porque se subsumió la lucha contra Clarín a la lucha por la 125. me emociona lo de Néstor: ¿Qué te pasa Clarín?. Vamoa ahí, por ahí, por ese camino a la desmitificación de la falacia de la objetividad, vamos a terminar con el discurso antipolítico, el discurso de la gestión eficiente. hay ideología, hay historia, hay continuidades. No cedamos al impulso clase media de no confrontar. Mejor confrontar, confrontar siempre, y desde le lenguaje, "es infinita esa riqueza abandonada"... Por otro lado, también voy a extrañar a Riquelme, porque él sabe estar siempre del lado correcto, del lado de los que saben que al fútbol lo hacen los jugadores y por eso son lo más importante y los que deben ser más respetados y escuchados. ¿Qué molesta de Román? ¿Qués e sun villero que piensa y se planta con quién sea, Macri o Maradona? Román es pausa, pero es mucho más. Román dignifica al jugador y por eso dignifica al fútbol.
En fin. Néstor cumple, Román dignifica

Federico dijo...

coincido con maiakovski, por todas las razones que dio y por todas las razones contrarias a las que dio el tongo

Federico dijo...

rectificación: que son justamente las razones contrarias, las tazones que dio el tongo