miércoles, marzo 25, 2009

Clarín y la vuelta del humor político. En algunas cosas leídas y oídas sobre la ausencia de humor político en estos años se da a entender la existencia de una decisión, una idea de tregua. Lo que no me gusta es que detrás del humor, aún en su mejor versión tatoboresca, y en su peor versión CQC, existe la idea de que en el fondo de la risa está nuestra moral. Son obvios los efectos del humor que se encarniza sobre los políticos. Esta idea del Humor frente al poder. Bueno, en Instrucción Cívica te enseñaban algo acerca de la decisión de la dictadura militar de no censurar a la revista Humor. Revista que tuvo el tino de extinguirse a medida que la democracia maduraba, cuando reírse empezaba a ser como escupir para arriba.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En fin Ud. dice:
1) el humor es legal siempre,
2) esta muy bien pero en este crucial momento revolucionario reírse de nuestros amados líderes es inconveniente porque ayuda a la reacción,
3) Son una porquería y hay que censurlarlos,
ahora elegir. 2) = 3) a todos los efectos prácticos.

paniagua dijo...

exacto!!!!

Anónimo dijo...

Hoy TATO tendría mucha tela para cortar con la "clase" Política de segunda que supimos ganar en la Argentina.

Edukator dijo...

Lo que sí es cierto es que en muchos casos ciertos "humoristas" contribuyen a la banalización de todo.
CQC casualmetne nunca se ríe de ciertos empresarios aún de algunos que hacen política, a los que a lo sumo los deja como gente con "buena onda" aunque desafinada