miércoles, diciembre 10, 2008

25 años de todos


Cuando era chico tuve mi plaza: “la plaza de Anchorena”, o “la plaza de Jean Jaures”, o “la plaza de los perros”, depende, pero todos hablábamos de la misma plaza. Esos eran sus nombres. El de “los perros” era por la estatua de perros de bronce que tenía en una de sus esquinas al borde de la avenida Córdoba. Pero en realidad la plaza tenía nombre de curia: Monseñor D’Andrea, uno de esos “cuadros” de doctrina social de principios del siglo pasado, tan sensiblemente anticomunista como desconocido para todos. ¿A quién le importa el nombre oficial de una plaza? Esa plaza, esa que fue mi plaza, lo supe tiempo después, se asentó en las tierras de lo que supo ser la villa número 40 de esta ciudad, la que tuvo el privilegio de haber sido la primera villa erradicada por el inolvidable Cacciatore (resolución 11.666, procedimiento que se terminó de cumplir en agosto de 1977). Pero parece que la “salida” de esos vecinos brumosos fue negociada, y en paz. En esa plaza jugué, corrí mientras mis padres tomaban sol, o paseaba a mi perro y aprendía a mirar a mi alrededor. Habían pasado años duros, la espuma represiva había bajado, así que también fuimos beneficiarios de los modestos lujos del nuevo orden. No todo era represión a la vuelta de tu casa, incluso, para quienes “algo habían hecho”, pero por los azares se sentían salvados. Bajo la arena donde jugábamos habría algo, bajo el pasto donde empezamos a correr una pelota, me imagino ahora, habría restos arqueológicos de familias pobres, como los huesos que entierra un perro, y que yacían ahí, olvidados. Pero mi experiencia de esos años, e incluso el dolor de esos años, se reducía a quien en un pan y queso esperaba ser elegido y veía avanzar a los mejores: una fila de almas que ya quieren su lugar en la vida. En esos terrenos de conquista, en lo que fue saqueado para civilizar, ahí, en esos límites, intentábamos armar nuestro propio juego, cuando sin saberlo un régimen (o como se quiera llamar), en una memoria difusa, te había reservado una zona sagrada: esa plaza. Una ciudad, una historia, construida por unos que dejan paso a otros. Esas familias remotas que cuidaron la plaza de nuestra infancia y que, como Dios quiso, se tuvieron que ir. Eso podría también pensarse así cuando estamos a punto de soplar la velita de los 25 años de democracia. ¿Por quiénes vamos a pedir deseos? Yo, apenas, hoy, a esta hora, por las familias que se tuvieron que ir para que muchos tengamos una plaza. Fue horrible saberlo años después. Aunque tampoco eso borra la felicidad de lo vivido ahí con mis hermanos, con mis amigos del barrio, con mis viejos. El perro lunático que llevamos dentro ladra por ellos, por las 19 familias que formaban las 95 personas de carne y hueso de la villa 40 que dejaron compulsivamente ese vacío que nosotros llenamos. Y por cada una de las lágrimas que alguna de esas madres derramaron al irse de sus casas pedimos un deseo… Y porque esas lágrimas se pagarán algún día. Se pagarán. Se pagarán. Se pagarán.

11 comentarios:

Damian dijo...

Al que escribe en este blog le digo, cuanto odio y venganza tenes en tu alma, DIOS te perdone por todo ese odio que destilás en cada frase.
Te ponés en defensor de los humildes pero la verdad que los que defendieron a la democracia y los desamparados hoy son mártires asesinados por los milicos hijos de puta, y no las personas como vos que tan sólo escriben lindo pero cuando tuvieron que alzar la voz se quedaron mudos.
Brindo y rezo por cada uno de los que se fueron aferrados a sus principios y convicciones y no que hace el preudo juglar que escribe en este blog.

paniagua dijo...

¿Y cuándo tuve que alzar la voz?

¿No es difícil, no es casi una contradicción "ser aferrado a sus principios y convicciones"?

¿Si te hacen aferrarte a algo, no sería que no son tuyas esas convicciones, esos principios?

¿Quién defiende a los humildes?

¿Quiénes son asesinados hoy?

Feliz día de la democracia.

comando Gustavo Ramus dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

VILLEROS DE MIERDA HAY QUE MATARLOS A TODOS

Anónimo dijo...

SE VA A ACABAR SE VA A ACABAR ESA COSTUMBRE DE ROBAR

Anónimo dijo...

SE VA A ACABAR SE VA A ACABAR ESA COSTUMBRE DE ROBAR

Anónimo dijo...

SE VA A ACABAR SE VA A ACABAR ESA COSTUMBRE DE ROBAR

Anónimo dijo...

SE VA A ACABAR SE VA A ACABAR ESA COSTUMBRE DE ROBAR

Anónimo dijo...

CHAU CRISTINA CHAU CRISTINA CHAU CRISTINA CHAU

Anónimo dijo...

CHAU CRISTINA CHAU CRISTINA CHAU CRISTINA CHAU

Anónimo dijo...

damian: sos un pelotudo me das verguenza no mereces ser argentino, vos cuando alzaste la voz? explicalo que no se entiende... desde donde mierda hablas? Digo, ya que insultas al que escribe este blog arrogandote no se que tipo de participacion concreta real material en no se donde, siguiendo tu lógica de pelotudo no sería lo mismo debatir en un blog sobre los humildes que escribir sobre ellos y defenderlos? No te das cuenta que sos un hijo de mil puta? no tenes deerecho a hablar de los desaparecidos ni a brindar ni a una mierda, quien mierda te pensas q sos? defensor de que? Acaso escribir en un blog te saca la posibilidad de tener una participacion concreta en la realidad? para quien trabajas reverendo hijo de puta? a quien mierda respondes?

anonimo: si sos el mismo de siempre, te felicito porqu me divierte mucho ver como un imbecil gasta su tiempo diariamente en tratar de descalificar y bardear, y si no sos el mismo de siempre, te aviso que sí a cristina le llega a ir mal vos vas a ser el primero en cobrar en la calle. Sí si, en l calle, si a este gobierno le pasa algo te hago responsable directo a vos, calculo que si tenes tantos huevos para escribir por acá diatribas contra el peronismo te vas a plantar en la calle para derribar a este gobierno con los estupidos que piensan igual que vos, y ahí vamos a ver cuanto aguante tenes vigilante
Lautaro Batista Rodríguez
Asesino de Imbeciles y anonimos