miércoles, julio 02, 2008

Bajaban enmalonados y disfónicos de colectivos y camiones, rodeados de rostros que eran un solo rostro atrabiliario o convulso. El vale para alguna vitualla extra por haberse movilizado a medianoche, les asomaba por los bolsillos, veteranos de plusvalías. Los gritos se les hacían babaza entre las comisuras, y corrían por las calles golpeando a tamberos y tractoristas, cosechadores y sembradoras, señoras con críos y jóvenes trabajadores, todos los cuales –como se sabe- son la oligarquía vacuna.


(Le hizo ¡crack! el hueso al final...)

4 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Martìn: Cabildo habra encontrado la veta para su irrupciòn como corriente de masas? Porque unas cuantas de las cosas que se leen en el link han prendido en el cacerolero medio.

Un abrazo

Anónimo dijo...

¿O Cabildo fue la vanguardia cacerolera?

lolailo dijo...

a qué viene este artículo de cabildo?

Anónimo dijo...

¿Y a qué puede venir? ¿Una reivindicación? ¿Sos tarada?