martes, febrero 05, 2008

Poner a Lavagna en el centro, además de hacerle un favor que lo saca de cuajo del ostracismo, es un lindo límite para aquellos que tienen poder territorial que es, para un eterno municipalista como Kirchner, el poder que hay que controlar; porque hay otros poderes, incluso de aparatos, que si no tienen raíz estatal, son siempre mas vaporosos, como la desgracia que vive Cobos, un hombre bueno desdichado en su propia estancia. Scioli y Macri son el problema dialéctico en la ecuación kirchnerista, y Carrió (la primera opositora) cómo lo podrá ser sin mas que una buena persona como Fabiana Ríos en el sur del sur, encima, con problemas presupuestarios como si gobernara Matanza, es decir, necesitada de mimos nacionales. Scioli, Macri, y agrego Binner, son los desvelos políticos del kirchnerismo que, en su segunda y naturalmente desgastada segunda versión, precisa del instrumento orgánico que atenace -por ejemplo- la evidente movida de cola que sufren involuntariamente Macri y Scioli cada vez que se ven. Poner a Lavagna, darle poder, es una buena manera de correr la cancha, amén de todo lo que trae Lavagna en su carro (o la bendición pública de Duhalde, reconfortante para el espíritu). Sí, ahora parece que el tema son los aparatos (PJ o UCR, la tapa de La Nación de hoy es formidable), pero creo que los aparatos son instrumentos tan maleables y comprables, cuando la espina que domina la política es el entramado estatal, territorial, en un país con buenos e intactos índices de crecimiento, que es lo que da valor a la pluma de un intendente.

12 comentarios:

Cresto dijo...

Acuerdo en términos generales con el análisis.
La movida le marca duro la cancha a Scioli (que quería ser él el vice, dijo algo así como "acompañar y secundar al ex presidente" y todo el PJ bonaerense con Balestrini a la cabeza lo salió a cruzar). Además "reincorpora" a buena parte del duhaldismo (quién ya dió el beso al acuerdo).
Y, a mi juicio, lo más importante (aunque esto habrá que verlo en la cancha) es el primer paso para "limpiar" el PJ del elemento "menemista- liberal".

paniagua dijo...

Sí, es cierto, pero también lo que pasa es que el elemento menemista-liberal puro es una minoría, el tema sería mas como ponerle límites a la flexibilidad pragmática. Y en eso, seamos justos, mas anti-menemista fue Duhalde, al menos mas enérgicamente anti-convertibilidad, que era como la muletilla pro-financiera, no sé. Cuántos ayer menemistas-liberales hoy son kirchneristas. Muchos, pero bueno, la ortodoxia es como mas que la "lealtad a las veinte verdades", la lealtad a la estructura, que es garantía de poder. Lo que sí veo es que con lo de Scioli se ve como el peligro de tipos con poder territorial, cosa que debería ser contenido "orgánicamente". Eso.

gonzo dijo...

Habría que ver. El comunicado de Tumini me parece una tensión que no existe. Me intriga ver de qué manera el nuevo PJ se articula con el gobierno. Si como superación o reemplazo del Frente Transversal o como mera flexibilidad pragmática que mucho tiene de esa heterodoxa ortodoxia. Me pa, y sólo me pa, que la búsqueda de Lavagna ilumina el fracaso de Cobos y Scioli como parte del "proyecto" idea a la cual yo le bajaría dos o tres cambios semántico militantes para que me guste más. Es raro, igual, es temprano. Hoy por hoy esto me parece sólo el comienzo y el garrón de Scioli me alegra en compensación al garrón de los Tuminis. No hay que olvidarse que el Barba tiene una intendencia. Hay que esperar. Lo mejor de Néstor aparece cuando saca su chapa duhaldeana. Por lo demás, cuando el Mono Díaz Bancalari habla de la "coalición cínica" me puede. Siempre me pudo.

Fede Vazquez dijo...

me pregunto: No va siendo hora de separar la admiración por la táctica K, por reacomodar (una vez mas) el mapa político con una jugada de taquito, a la vez que preguntarse con algún grado de preocupación: pa donde va esto? esto me lo digo a mi, que ni bien me enteré solté una risotada aprobatoria....
Pero,creo, una cosa es reconocer al peronismo "realmente existente" como parte del propio cuerpo, y lidiar con eso, y otra es llamar a un derrotado de afuera, que, no cabe duda, balancea para la derecha. Por otro lado, no me convence la tentadora idea de Martín de un Lavagna como contrapoder de Macri, scioli, etc. Lavagna deja en el camino a sus lábiles votantes (que hacen fila para repudiar la mudanza)crea repulsión en los sectores medios ý K se gana gratis un tipo con discurso propio....no se
parece medio poco para maniatar a los poderes terrotoriales de bsas y ciudad. Para eso, se hubiera jugado a alguna transversalidad con binner y Sabatella. Dos figuras en ascenso y sin techo a derecha e izquierda.

saludos

paniagua dijo...

No, Fede, ¿te parece que es lo mismo esa jugada que decís "al pasar"? Eso sí sería patear el tablero. Todo el tiempo Kirchner compensa por derecha, no creo que sea algo que Lavagna pone al desnudo, quiero decir: ya se sabe. Lo dije antes: el "giro conservador" se dará primero en lo político, no creo que haya lugar -por ejemplo, mal y pronto- para un enfriamiento de las relaciones con Venezuela en el marco "lavagnista", creo que es interna, que suma al duhaldismo perdido con el que, bueno, muchos hombres del gobierno (Pampuro, Bancalari) no habían roto puentes, al contrario. Pero creo que es una pinza extraña: hoy salieron los radicales K de punta a plantear la renuncia de Morales a la presidencia del partido, las declaraciones de Alfonsín fueron desconcertantes, en fin, la consigna visible es un ordenamiento institucional que -era la promesa- habían prometido con ese significante hueco de profundizar el cambio institucionalizando. ¿EL miedo? Que Kirchner pierda el mestizaje político. En principio creo que le encontrará la vuelta.

Fede Vazquez dijo...

No, no, obviamente que no es lo mismo. Sé también que ese otro "mestizaje" es más un deseo mio "progre" (ay, pero si)que una salida posible. Pero también lo eran muchas otras jugadas que hizo Néstor que nos dejaron como tibios moderados. No estoy tan seguro de que siempre haya compensado por derecha. O sea: a veces sí, a veces no. Mi punto sencillamente es: no creo que reordenar el sistema político a partir del Pj fuera la única opción del kirchnerismo tardío. Y si no hubo otras fue, en parte, por las limitaciones autoimpuestas. En las últimas elecciones se había avanzado algo en la renovación de los intendentes...los otrora invencibles y superpoderosos...y para el partido ahora es imprescindible E. Camaño? No se, tengo mis dudas.
Claro que, fijado el marco de acción (recuperar -lo que eso signifique -el aparato, mas no reemplazarlo, ni darlo vuelta como una media) lo que hace K es piola y vamos a tener el mejor PJ de la democracia....

Cresto dijo...

Hay una cosa que no entiendo... ¿por que recostarse sobre el aparato sería un "giro conservador"?
En todo caso el "aparato" es un instrumento. Y en general tiende a alinearse sin mayores problemas con la conducción, con ese "pragmatismo" que todos conocemos.
Aparte, en algún momento, siempre hay que "organizar" y sumar a sectores que no son "enemigos" (léase lavagnismo- duhaldismo)... Digo, bah, me parece.

Fede Vazquez dijo...

bueno, por un lado porque un aparato nunca es algo neutral, por mas instrumental que sea, siempre tiene una carga ideológica y direccional, y, en el caso del PJ, bastante fuerte desde que en los 80 y 90´ocupó el lugar vacante del otrora "movimiento". En fin, creo que es un giro conservador en tanto existían otras jugadas mas transformadoras y audaces pero se eligió el camino que mas facilmente -sin hacer tantas olas- promete mas gobernabilidad a priori. Otro dato para mi preocupante: si el primer gobierno K construyó su legitimidad sobre las acciones de gobierno, pareciera que se está inviertiendo eso, y con la movida del partido, buscar una base de apoyo que la gestión de Cristina no parece aportar por si misma....
Finalmente, la cuestión de fondo es la no construcción de una fuerza política propia, que creo volvería mas coherente una táctica como apunta Cresto: sumar, organizar a los no enemigos. Si no se cuenta con fuerza propia, no se suma al resto, sino que se negocia.

Cresto dijo...

Entiendo el punto... y seguro que hay jugadas más transformadoras.

El tema es que no se si se tiene la fuerza para llevarlas adelante (acordate la "transversalidad").

Sobre el tema de la no construcción de fuerza política... si K. llegara a conducir el PJ (conducirlo en serio, digo con la misma fuerza que Menem en su momento, pero obviamente con programa distinto) ¿eso no sería fuerza política propia? Lo de negociar... siempre hay que negociar algo...

Fede Vazquez dijo...

Si, el tema de fuerza para hacer un cambio o no, a veces se transforma en una discusión bizantina. Los primeros años K demuestran también que a mayor audacia mayor margen de maniobra posterior. Aunque eso tiene límites claro. La tapa del página de hoy ilustra otro límite (externo y autoimpuesto a la vez)de kirchnerismo que va acumulando deudas que tal vez ya no pueda pagar......
Veremos veremos y despues lo sabremos....lo que quería marcar es el sentimiento de que se van limando los costados más punzantes, un gobierno que se vuelve fofo.

Anónimo dijo...

Me parece que no se esta tomando real dimension de lo que significa para todo el campo popular el lavado de cara y el empuje que atrae reorganizar el pj para todos los impresentables de siempre. ¿o acaso cacho alvarez le va a hacer caso a Persico si este ocupa un lugar en el consejo nacional?
¿o acaso todos estos impresentables del conurbano que ya conocemos no van a salir fortalecidos y a pasar por arriba cualquier expresion por fuera del pj? ¿Y los Intendentes que renovaron? ¿Ahora Diaz Perez despues de putearlo a Manolo por saquera la intendencia antes de irse va a sacarse la foto y a decir que aca no paso nada? ¿Que va a pensar la gente?
En el año 2005 nadie suponia o pensaba remotamente romper con el duhaldismo y sin embargo se hizo, con determinacion politica y audacia se lo derroto. ¿Porque despues se los vuelve a revivir a todos? ¿Es realmente necesario? Yo creo que no.
Disiento en lo que planteas sobre lavagna, querido Martin.
Eso mas que a un contrapeso para Scioli - Macri responde a una vision conservadora de tener de nuevo entre filas a un tipo con llegada a capitales internacionales que podria (ojo, "podria") garantizar algun tipo de llegada en un futura crisis internacional que produciria un desaceleramiento del crecimiento aca.

Sinceramente, y sin ofender a nadie, la estrategia y todo el palabrerio sobre todo esto omite una discusion mas que importante que es que algun dia la gente, el pueblo, o como quieran llamarlo deje de ver que la politica es una mierda y que todos estan con todos, los mismos de siempre, hoy se odian, mañana se amigan.....en fin
Es larga la discusion, pero necesaria, y con franqueza de hablar entre compañeros, sin chicanas.
ya nos cruzaremos a charlar un rato largo

Te mando un abrazo Martin.

Un "Tuminis"

CRISTINA PRESIDENTA dijo...

Humildemente me parece que se puede analizar y pretender poner a Scioli como un dirigente provincial o peor aun nacional....su tarea es clara trabajar y gestionar en la Provincia de buenos aires....NADA MAS....de la política se encarga Kirchner. Creo que es fundamental que El Partido Justicialista se reestructure y normalice...aquellos que creemos en el Proyecto nacional que encabeza Kirchner, entendemos que el poder politico debe encauzarse desde el Pj y este ser la columna vertebral del movimiento nacional y popular...el peronismo es así, lo seduce el poder y lo ejerce no se queda en discursillos o embates pseudos revolucionarios....realiza la acción política con naturalidad y eso es lo que lo diferencia con caulquier ideologia que conocemos, y con Kirchner se ha terminado con los caudillos bonaerenses, ya que ha colapsado y jauqeado a los otrora intendentes duhaldistas de paladar negro y a los ágiles operadores menemistas...la propia realidad politica que aplica el ex presi, los obliga a rendirse y de cualquier manera a reciclarse y portarse bien....sino la realidad se los lleva puestos...en definitva el arte de la conducción es una materia más que ha aprobado Kirhcner...utilizando un viejo método? no no solo hace Peronismo