viernes, junio 29, 2007

Che, no, no quise pecar de llorón, ni de derrotista... ¿Qué percepción? La de ver una neopoética abierta en el macrismo: un discurso de gestión post-historia, mientras el kirchnerismo quedó atrapado en su microclima. Todos los relatos son microclima, pero, uno que encierra el trauma de la clase media, el relato del "campo popular", bueno, es complicado que no quede fagocitado. Estoy oyendo Cadena 3. La alegría de los chicos del Newman. Ah, la economía, ese saber medieval. Dos formas de morir: deshidratados (1 a 1) o de paro cardíaco (3 a 1). Ayer vi fútbol: lo malo de jugar con todos buenos es no dejar en claro alrededor de qué referente se juega. Riquelme (a quien amamos) ralentiza el equipo, dicen. Pero en términos ideológicos su generosidad contrasta con el mal imitador Messi, al que, no vivir en Argentina ha vuelto un frío calculador y morfón que sueña sólo con sus jugadas. No sé, es una hipótesis que dura lo que este post. Pero el "factor psicológico" es enorme en el fútbol. En Riquelme: la presión de conducir el equipo, en Messi: la presión de ser el mejor. Ahí hay dos modos claros, uno es mas duhaldista, el otro es mas kirchnerista. Maradona habrá uno solo y sintetizó las dos cosas. Pero las fuerzas psicológicas en tensión del equipo argentino son esas, están en el fuero íntimo de esos dos hombrecitos. Riquelme exteriorizó hasta los problemas de su madre, cuando lo putean. Dejar la selección por el dolor de la madre no es tan malo como hacerlo público. Verón, de hecho, un gigante con sus traumas, ¿no?, ayer lucía despojado, inquieto, fresco. Y eso está bien, porque después del indulto, la Argentina precisa de Verón, de su billar. Yo esperaría mas a Riquelme, y, la verdad, apostaría por Tévez. Sigo creyendo que el equipo de José fue bueno. Sigo siendo...

6 comentarios:

fede dijo...

el post es buenisimo y muy argentino
la seleccion es como la sociedad un poco no
faltan tipos que sigan relgas no billantes en lo suyo sino normales con codigos yvirtudes y defectos pero normales y que puedan hacer entre todos un todo mayor que las partes
zanetti a mi no me gusta pero hace un poco eso creo
ayer lo veias a usa y concientes de sus grandes limitaciones y con un equipo semi b hacian lo que podian entre todos.
el que marcaba a messi ya lo tenia calado y lo anticipo todo el partido

SL dijo...

martín, pero las metáforas del subiela-menotti-benedittismo quedan chicas al lado de esto!
con los técnicos de la sele las analogías no funcionan, salvo bielsa que fue gran esperanza blanca a lo alianza y cayó con el duhaldismo embrionario
habiendo visto unas diez veces en la cancha a diego, y a messi muy poco porque los últimos dos años no tengo tele, me atrevo a decir que en juego individual messi puede alcanzar a maradona. como organizador y mito no, claro, aunque quién sabe

pero si buscás por ahí en el 81n capaz encontrás una crítica de algún sociólogo cualitativo al fútbol marquetinero del pibe maradona. si tenés mala suerte esto queda online dentro de veinte años!

che hoy pasé por un local en la calle lacarra e illia, más allá de la inundación, que decía Grupo Oriente, estás copando la zona?

paniagua dijo...

Sí.

Lo de las metáforas futboleras, o lo de la poefutbolística, bueno, si a la poesía de los últimos 12 años le sacamos el referente futbolero... Los medios, el fútbol, la política... Pero no, ya sé, vos hablás de una especie de lírica del fútbol que -releyendo mi post- tampoco cabe. Sí, siempre, siempre, fui fan de una cierta épica del fútbol que puede llevar a cualquier sensible con teclado cerca a cometer sensiblerías. Pero, ay, tampoco creo que sea este el caso. Trato al fútbol como a la política: con ternura, con humanismo. Y bueno, sí, creo en los mitos. Sin mitos no hay política ni fútbol. Aún en la era de la demo televisada, aún, los mitos. Pero claro, desde hace un tiempo, pensar/escribir es tumbar los mitos en gestación. La Raza es poesía futbolera, hermano inquisidor y service, la excitación difusa de los que quedamos para siempre del otro lado del alambrado mirando a nuestros ídolos y colores brillar o derrumbarse.

SL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SL dijo...

bien ahí, oriente, en la era de la demo informática

che a los de derecha nos dicen servicios y no tenemos que ofendernos. y encima votamos a cabandié, venimos a ofrecer nuestro corazón.

cada jugador una representación de una época, una ética, un pathos, una retórica y una política: sí claro. sí, messi tiene atrás el inflador global, tiene atrás a niembro y al barcelona futbol club.

sí, es un jugador de play station, un maradona sin cabeza, un leviatán en la guerra de todos contra todos.

pero ya le encontraremos la vuelta para incluirlo en el relato democrático. messi el decembrismo desatado?