domingo, febrero 04, 2007

La obsesión de hoy es saber "qué hará él". Pero desde este pasquín sospechamos que finalmente será él el que juegue.

Tendríamos que procesar la lectura de diarios (hace rato que acá dejamos de restringir el domingo a las dos P) con el listado de ausencias y presencias que mas nos conmovieron. Luis D'Elía, Ricardo López Murphy, Raúl Alfonsín, Eduardo Duhalde, Hugo Moyano, Víctor De Gennaro, extrañamos a Rafael Bielsa (presente!), y así...

Moreno, desde ya, digo: le saldrá técnicamente mal la jugada, pero qué flor de hijo de puta quien se encarga de que todos coman carne a buen precio. En sus modos le devuelve ideología a los que creen haberla perdido. El liberalismo de Perfil, bah, el de sus capitos, ya fue descubierto en su esencia nacional: fueron SIEMPRE liberales en lo económico, y con la autoridad moral de quienes se mancharon la conciencia de sangre, no quieren saber nada con las mínimas violaciones a un derecho tan fundamental como la libertad de prensa. Pero, pero, claro, la prensa/el periodismo no es simple mercancía, porque uno podría decir: si la violación a la libertad de prensa (además de los "llamados" de Alberto) es la negación de la publicidad oficial, uno diría, bueno, loco, ustedes son liberales, y su líder nacional decía que el liberalismo es liberar las fuerzas productivas -supongo- de la teta del Estado, y la torta oficial es como un subsidio, ¿no? Liberemos del Estado a los que se dicen liberales. Mmm. No. Pero mañana prometo largo aliento a esta mejor pose del Pepe que amamos. Quiero volver sobre ese equívoco tan desafortunado, tan torpe, que reza aquello de que Cristina es un cuadrazo, porque quienes dicen eso: 1) hablan mas de su propia chatura, o de su obsecuencia frente a algo que no creen (el abc bíblico del campo popular); 2) Cristina es un resultado pobre discursivo del decembrismo, ese que habla del ciclo 76-01 frente a 50 escuadrones pejotistas que vienen de los '90 como Aníbal o Pampuro, y que los deja con la boca abierta como si hubiesen escuchado la teoría de la relatividad; 3) alguien que cree en José Pablo no es un cuadro.

1 comentario:

maiakovski dijo...

¿Saben cuál es el problema? hasta dónde funciona la primacía de la política. Es decir, de la política como idea de que los empresarios aumentan porque tienen la potestad de aumentar y entonces si uno, desde el lugar de la apretada, se pone firme, los tipos van a recular. Moreno te pone el dedo en el culo y te coge de parado, y nos cae simpático porque se lo hace a los guachos formadores de precios. Quiero ver si después del 2007 sale tan gratis meterles un dedo en el culo a los formadores de precios. La única verdad es la realidad: Lavagna fue el mejor ministro de la Realekonomik. Felisa, pobre, está dibujada. Moreno cree que matoneando va a parar la corriente. La carne estará comprable, pero la gente putea por otros precios. pero queda por verse de qué lado se pone el Gobierno en la puja distributiva que va a venir, es decir: si actúa como si creyera en su propia propaganda o si les dice a los sindicalistas "vayan por todo". las dos cosas tienen costo, pero la primera es una boludez total.