lunes, octubre 22, 2007

La mujer es lo blanco del mundo


Es curioso, en la misma página en donde afirma algo que conformaría su linaje mas honesto (la no utilización política de ciertas desgracias, como en Cromagnon, esta vez en cuanto a la masacre de los tres policías), se narra que en un acto de campaña frente a 3 mil marplatenses, Elisa Carrió, sale a cruzar a la "victimización" del Poder frente a los hechos, poniendo a las víctimas en su lugar, en su lugar de víctimas. Es cierto, linealmente, frente a lo mas crudo y material de los hechos. Pero el contenido político, su lectura hipotética, conforma un derecho político, es como si frente al ataque a La Tablada, se haya llamado a silencio frente a la investigación objetiva de la justicia. Hay un ejercicio de verdad extrema al que Carrió sometió a la sociedad que, de pronto, con el derecho absoluto de quien lo ejerce, también se ejerce como derecho al silencio. La política dueña de la palabra y de los silencios. Esa es la endeblez moral de Carrió, su -a esta altura- juego perverso. Su motor purificador (como en el caso de Télerman, que pasó de aliado de De Vido a pata peronista de la Coalición) convierte a su intransigencia moral en una de las formas de la extorsión política. ¿Se acuerdan cuando para hablar de Alfonsín decía que era su padre? Amo -como muchos- el clima electoral, desde chico, y me embarga la pasión de la fe en el voto. Voto a Cristina. Creo en las opciones sucias, no creo que el voto tenga valor testimonial, exculpatorio. ¿Podría votar por una afinidad ideológica mas sutil a Pino? No, porque no tengo derecho a un voto inmaterial. En eso, me uno al sentimiento colectivo de los asalariados y los propietarios de medios de producción, un voto "por intereses". Ya lo dije, odio esa quintita de conciencia de clase media que permite que el voto cautivo de los pobres libere la fe de los progres. Eso que llamaría "voto con sentido histórico". Los que hoy votan a Carrió mañana la cacerolearán.


Cristina visita la casa de las Abuelas con Hillary de la mano.

36 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Completamente de acuerdo Martín. Lo que si he visto últimamente (yo soy de La Plata, aca la clase media es legión) que la tendencia vergonzante ha mermado y muchos ya dicen abiertamente que votan a Cristina. Será miedo al supuesto ballottage?

Saludos

el quiste sebáceo de helder dijo...

completamente de acuerdo. carrio es lo mimo que cristina. pero, la gorda insufrible es una mujer enterada. cosa que cris, no. mas alla de alguna peleita con vergaglio y un par de ex militares encarcelados antes de las aelecciones, no hay mucha diferencia entrambas.

Anónimo dijo...

es la misma mierda con distinto olor. pongo un ejemplo como el de osvaldo. vos tenés un perro que hace periódicamente sus necesidades en tu jardín. un perro grande que caga bien. un día se le escapa el perro a tu vecino, se mete en tu casa y caga también en tu jardín. tremenda torta. ahora tenés dos terribles tortas. tortas similares porque los dos comen la misma mierda. decime cómo hacés para identificar qué cagada es de cada cual, eh?

tomas dijo...

Mirá, el voto progre -y el de izquierda ni hablar- es un placebo moral cuyo único fin egoista es el de hacer que uno se sienta "identificado" como un tipo piola que elige la mejor idea...

El voto moral es Soma.

Me da un hobbesiano e incontenible miedo Carrió, asi como también la "gente" que la vota.

Es más, en condiciones democráticas, primero el Orden. Recién despues falamos.

tomas dijo...

Y cuando el orden revoluciona, se le dice peronismo...

¿Cómo era eso de la revolución que destituye revoluciones??

El radical es un partido perteneciente a la era de la soberanía-legal... por eso Carrió habla como si la Argentina fuera un tribunal, como si gobernar fuera ser fiscal.

El peronismo, en cambio, gobierna más allá de la gente, quizás hasta más allá del pueblo: gobierna las poblaciones.

osvaldo dijo...

paniagua, a qué le lamás voto inmaterial? a que debés estar con la mayoría? acompañando al "pueblo"? de veras, no entiendo bien aqué te referís.
un abrazo
osvaldo

paniagua dijo...

A un voto controlado por la víscera mas sensible, el bolsillo. Nunca hablo de Pueblo, a no ser los sábados a la noche en que mi mujer acepta que veamos Sinfonía de un sentimiento... Che, de mas está aclarar que el paniagua que le habla a Osvaldo no soy yo. Porque no sé quién es Osvaldo, básicamente.

Hal dijo...

"es como si frente al ataque a La Tablada, se haya llamado a silencio frente a la investigación objetiva de la justicia."
En Tablada conocíamos los actores y había algunas pistas sobre los hilos que se movían detrás del episodio. Ahora sólo tenemos los muertos.
Por eso el silencio no es un derecho sino una obligación que se asume como parte de ese ejercicio de verdad extrema. Un ejercicio que se expone a la sociedad para que ésta decida qué hacer con la verdad, no para someterla.
En cualquier caso, pocas cosas tan inmateriales y contrarias al sentido histórico como negarle materialidad e historicidad a la intransigencia moral.

paniagua dijo...

Entonces, amigo, vayamos a lo material: ¿qué opinás de bajar las retenciones, de enfriar la economía "para desarrollarla", de poner a Prat Gay de ministro? La intransigencia de lo moral pone como única superficie lo político, los actores políticos, pero hace 4 años que para Lilita el problema estructural argentino único es la corrupción de los políticos. Hal, ¿qué pensás del documento que reza "dejemos el campo en paz"? Respondé las preguntas no rompas las bolas con la discusión laberíntica sobre los horribles del conurbano...

tarumba dijo...

Los que votan hoy a Carrió la cacerolearán y los que votan hoy a Cristina (el PJ en general) mañana la derrocarán, que es la mejor forma - la más peronista - de cacerolear.

Hal dijo...

Turro, mirá quién habla de discusión laberíntica.
Bajar las retenciones (salvo a la soja) para evitar el monocultivo no me parece algo muy cuestionable. Eliminar las retenciones a la producción ganadera (que hoy no se pagan porque las importaciones están prohibidas) puede ser un buen recurso para evitar que se sigan liquidando vientre y que tengamos que importar carne en uno o dos años. Dejemos en claro, además, que las retenciones no son impuestos progresivos (para eso, dejá de subir el mínimo de Ganancias), los exportadores no las pagan y recae sobre todos los productores por igual, sean pequeños o grandes.
Clavar el dólar unos centavos por debajo de donde lo quiere el Gobierno tal vez resulte oportuno para evitar que se siga disparando el precio interno de las commodities.
Cambiar crecimiento por desarrollo no está tan mal, suele ser más sostenido en el tiempo y con mayores beneficios en materia de integración social. Qué me importa si pasamos del 8 por ciento actual (que es menos si se computa la inflación real) al 6 por ciento durante diez años con índices inflacionarios más razonables y mejora continua en el poder adquisitivo de los asalariados.
Sumale a eso la eliminación de infinidad de subsidios a sectores con alta rentabilidad (acero, petróleo, algunos transportistas, incluso a los grupos más concentrados del agro) y la puesta en marcha de un subsidio universal a la infancia y la vejez.
Respecto a Prat Gay, ¿vos creés que un empleado de la UIA como Peirano está a su izquierda?
Obviamente, ni este programa ni el oficial suponen la toma del Palacio de Invierno. Y tampoco es que entre ambos hay un abismo. El secreto es encontrar matices para resolver la cuestión central: crecemos a tasas chinas pero hace un año que no hay mejoras reales ni en distribución del ingreso ni en pobreza, y eso que todavía no llegamos a los que teníamos en los 90, que están muy por detrás de los 80. No conozco muchas otras alternativas puestas en debate.
Con Carrió y su intransigencia moral, por lo menos, evitamos que la discusión gire demasiado a la derecha. Ya vas a ver lo que se viene con Mauricio como jefe de la oposición y con Scioli como candidato presidencial del oficialismo.

Ah, moral también es ideología, aunque Carrió no lo admita. La intransigencia moral no es otra cosa que poner aquello que sabés -o creés saber- al descubierto, develando tus prioridades. Por ahora, me preocupan los que esconden, no los que muestran.

porque sí dijo...

el catolicismo de lilita es ejemplar. ejemplar en cuanto a las disposiciones mentales de la fe y, en ella, una visión rousseauneana de las multitudes. el sistema político -el peronismo y sus desprendimientos por derecha e izquierda- es esencialmente un agente corruptor. En la mente del lilismo la historia está compuesta de dinámicas absolutas: la corrupción, el clientelismo, la sobervia. Por ahí arriba alguien habla inteligentemente de la visión fiscalizadora de lilita. creo, aún más, que es una visión católica purista y sacerdotal. esa es la base de una -comprobada- intransigencia moral más improcedentes y perdedoras de la historia occidental. Desde ahí no existe más que una noción de la realidad como desvarío, como desviación del curso supuestamente justo de la república. Tampoco existe la indentidad del voto negro, tampoco existen las conveniencias materiales de clase que en la coyuntura superan las barreras de la ideología. Afortunadamente su desprecio por lo real la deja en un límite del 20% y, despacito despacito, la va a llevar a protagonizar el último aliento de la moral contradictoria de la clase media progresista que ya tiene su lugar reservado en la mesa del macrismo donde todo va a ser, finalmente, blanco sobre negro.

Hal dijo...

No es cierto que la moral de Lilita esté sesgada exclusivamente por las disposiciones mentales de la fe cristiana. Es una moral/ideología de cuna laica y aristocrática, ordenada en la racionalidad del claustro universitario y amasada en una militancia, primero, y en una fe, después, tardías, siempre de cúneo progresista. No hay ninguna razón para afirmar que el componente derivado de la fe y la tradición judeocristiana (tradición que nutre a todas las ideologías y morales nacidas en occidente) de esta moral conlleva una insalvable pérdida de operatividad política o un destino de derrotas. En todo caso, el problema aparece con la ética, que es el ejercicio racional por el que se definen prioridades y que oficia como brújula en la trama de las relaciones interpersonales. Aún si la ética de Carrió impusiera límites infranqueables para ir más allá del 20 por ciento, eso no descarta la posibilidad de dejar un testimonio útil que horade la Historia y señale caminos. ¿O la intransigencia de Alem es un dato posible de soslayar para entender, luego, a Yrigoyen?
Ahora, lo que llama la atención es la manera en que algunos se revuelven frente a eso que denominan intransigencia moral. ¿Por qué hay que transigir ante la corrupción? Bien podríamos transigir, también, con la pobreza, con la desigualdad, o con la soberanía popular, ¿cuál es el límite? El verso de apreciar lo real (menos mal que alguien por acá tiene la posta) es la base de todo posibilismo y un fenomenal recurso para desestimar el presupuesto de un cambio radical.
Finalmente, ¿dónde debería recalar la clase media progresista para que su moral no entre en contradicción? Escucho/leo.

osvaldo dijo...

soy de san martín, entro a tu blog cada tanto, soy profesor de teatro, te conozco como poeta, supongo que sos martín rodríguez (me gusta la poesía de él) pero en realidad no sé si el que maneja el blog es él o no, tengo entendido que sí pero no lo sé feacientemente, volviendo a lo deinmaterial, al bolsillo de quienes te referís entonces? en la sociedad no existe un único bolsillo, hay bolsillos más llenos, otros más vacíos, y algunos están rotos, no entiendo, cuando hablas de bolsillo lo decís en el sentido de que sea uno solo?

porque sí dijo...

"Aún si la ética de Carrió impusiera límites infranqueables para ir más allá del 20 por ciento, eso no descarta la posibilidad de dejar un testimonio útil que horade la Historia y señale caminos". Una exageración o una expresión de deseo. Estar en los registros del congreso no es horadar la Historia. Por otra parte, Hal, nadie acá está diciendo que hay que bancarse de callado la corrupción y la pobreza, me extraña que se te ocurra semejante cosa, de dónde se desprende? La discusión es otra, es dejar de señalar los males de la república como si fueran el tullidito de la cuadra y nadar entre eso para la construcción de lo nuevo o lo aceptable. La moral es una encerrona y, como toda manifestación ideológica, termina en esquizofrenia o error.

porque sí dijo...

otra antes de olvidarlo, no hablé de la moral judeocristiana, hablé de catolicismo. Como ejemplo de fracaso un botón: España.

paniagua dijo...

Soy el poeta, sí.

paniagua dijo...

Hal: largá el copy-past.

Anónimo dijo...

El regreso del trío de rock Soda Stereo, después de diez años de silencio, colmó el estadio Monumental de River Plate. Una semana antes de las elecciones volvió el grupo que hizo furor en toda América latina. 50.000 personas aguardaban el inicio del recital cuando el cómico Diego Capusotto proyectó un minidocumental que hizo reír a la multitud. Allí, varios políticos y sindicalistas —doblados por el actor— hablaban de la influencia del rock en la política argentina. Todo era diversión, hasta que apareció la imagen de Néstor Kirchner. El clima festivo cambió de inmediato. La multitud comenzó una silbatina estruendosa que sólo se apagó cuando la imagen del presidente dejó lugar a otro personaje político. El significado de esa espontánea manifestación de la multitud ofrece varias lecturas. En los últimos años de los diez que estuvo Menem dejó de asistir a partidos de fútbol por temor a las silbatinas. Esta vez, ni siquiera fue necesario que estuviera presente Kirchner. Su sola aparición en la megapantalla desató esa silbatina histórica.
Lo curioso fue que los grandes medios de comunicación obviaron ese hecho, en un acto de autocensura tan monumental como el estadio donde se produjo. No hay que descartar que haya habido llamadas desde la Casa de Gobierno a esos medios para minimizar y, en lo posible, obviar el dato.
Que un presidente reciba esa manifestación al final de su gestión, no es extraño. Y mucho menos si es peronista (al peronismo nunca le va bien en las elecciones en la ciudad de Buenos Aires). Sí es extrañísima la sordera de quienes no difundieron el hecho. Muchas veces, la prensa difunde encuestas que han sido compradas por el Gobierno como si fueran independientes. En el regreso de Soda tenía una posibilidad de reinvindicarse.
Ese sondeo sin intermediarios, espontáneo y multitudinario al menos merecía un poco más de espacio.

porque sí dijo...

anónimo: sin duda todo merece, al menos, un mínimo de atención. Ahora bien, ya que de encuestas hablamos: tenés idea del segmento poblacional que representa el público de Soda Stereo? Ese es el primer aspecto a considerar. Soda Estereo es la banda de sonido de una clase que se siente atrapada en un país copado por las ordas ricoteras. El monumental colmado por fanas -y fanas de último momento que son siempre los que vienen de algo que se hundió o no existe- de Soda Stereo es una versión teen de los perfectos carnívoros de la rural.

Hal dijo...

porque sí: ni una exageración ni una expresión de deseos, una lectura de la Historia que trata de escaparle a las superficialidades. No es desde el registro del Congreso que se deja marca sino desde una militancia como testimonio (un mártir, por ejemplo, puede decidir la suerte de todo un proceso). Obviamente, para entender esto es necesario deshacerse del lastre bilardista que sólo ve política en los pliegues del aparato del Estado.
¿Nadie dice acá que hay que bancarse de callado la corrupción y la pobreza? ¿Seguro? Bueno, denunciar la denuncia tiene algo de eso. Ojo, no sea cosa que, de tanto nadar en espera de lo bueno o lo aceptable, termines ahogándote entre la corrupción y la pobreza.
Termino, si la moral es una encerrona, estamos todos jodidos porque tus comentarios y mis palabras no son otra cosa que manifestaciones ideológicas.
Che, ¿Lilita es Franco?

Paniagua: pensé que se venía el desafío de las materialidades pero, en la primera de cambio, dejamos de aguantar los trapos. Vamos, viejo, debe haber algo más que chicanas para defender la materialidad kirchnerista.

Diego dijo...

¿Alguien me explica en que consistiría la "materialidad kirchnerista"?

Todavía no sé a cuál de las dos señoras votar. Pero sea cual sea la voleta que meta en la urna el domingo, sería la de la menos mala. Me gustaba Chacho Álvarez hace 10 años que cualquiera de las dos señoras ahora.

paniagua dijo...

¿Quién dice que una cosa (subsidios) va a sacarse por la otra (ingresos universales)? Las retenciones son un impuesto a las ganancias de hecho. Todo ese supuesto ordenamiento que hacés de las distorsiones reales de la estructura impositiva, mirá, la Argentina tiene una de las mejores para el caso. Y explicame las mediaciones entre crecimiento y desarrollo, porque ahí, esa advertencia realista simplemente NO LA CREO, no creo que sea bien intencionada. Punto. Es una manera progre de decir algo que en los hechos va a ser peor. La materialidad kirchnerista es dónde quedaron los índices de pobreza y desempleo luego de estos 4 años. El resto es chamuyo. ¿Le hizo mal al país el kirchnerismo? NO. La corrupción es: dime dónde robas y te diré qué tipo de economía quieres. Menem era el de los Grandes Negociados, K es el de los negocios permanentes. Y la Obra Pública, sucia y todo, tiene no solo un efecto directo e indirecto sobre la economía, sino, un efecto psicológico de aliento productivo. La UIA está a la izquierda de P. Gay. Todos los que promueven con lágrimas en los ojos ingresos universales (promovidos además en esta época en que Mateo no se hubiera hecho Santo, porque hay mas y fácil recaudación que la mierda) son los que ponen el ojo en Moyano y sus negocios, bajo el cual late -lisa y llana- el asalariado feliz.

Diego dijo...

Momento: ¿Hoy en día el asalariado es feliz?


Che, ya bastante de mal gusto es leer cada tanto que lo era en el primer peronismo, pero hoy en día... ¡y habiendo gente que te lee mientras está trabajando por un salario!

Además, hay algo medio choto ya de entra en esa concepción: "Bueno, vos mandame y llenate de guita, que total mientras yo tenga para el vino y el asado, todo bien". Ese es un personaje de teleteatro costumbrista, lo podría interpretar Francella. No lo tomemos en serio que no existe.

Saludos, con la mejor onda.

porque sí dijo...

hal, en mi caso no es costumbre denunciar la denuncia, sino observar hasta donde horada (ya que te gusta). Una denuncia sin llanura tiene espuma floja. hablar de mártires en una discusión sobre los laberintos elementales de Carrió no me parece una exageración, me parece una falta de respeto. De paso nunca te olvides que la salida de Alem fue el suicidio. leelo como te parezca.
Dudo que tipos como vos -amables sí, pero que en una abstracción de las ideas republicanas llegan hasta defender aspectos indefendibles del Estado genocida de Israel- no van a sacarme a mi ni a los que la viven más de cerca del hambre y la pobreza. Estoy completamente seguro.

Englobar todo en "manifestaciones ideológicas" es de una inmaterialidad preocupante que lleva a conclusiones gruesas. Por otro lado, yo jamás dije que no nos encontremos en una encerrona, parece que los únicos que suponen respirar en la superficie, lejos de la grela política fueran los firmantes del contrato moral.

No, Lilita no es Franco. Franco gobernó más de un cuarto de siglo un país a puro palo y odio. Lilita es la manifestación de la confusión progresista. Nada que ver.

Hal dijo...

¿Quién dice que una cosa (subsidios) va a sacarse y la otra (ingresos universales) va a ponerse? Los tipos que dan origen al post y que tanto te crispan, obviamente.
Las retenciones son necesarias para sostener el superávit fiscal y para evitar que el precio interno de las commodities se dispare a valores internacionales, lo reconoce hasta Carrió, pero no tienen un carajo que ver con Ganancias. Los dos sectores que obtienen mayor renta neta en los agronegocios son los arrendatarios y los exportadores, ninguno de ellos paga nada por retenciones porque todo el peso se lo tiran a los productores. Salvo que vos cuentes con información de último momento que acredite que los 400 mil productores agrícolas llegaron al rango de oligarcas, cobrarle lo mismo a todos ellos no es muy progresivo que digamos. Por eso la Gorda plantea bajar paulatinamente los ingresos por retenciones mientras vamos a un régimen fiscal de otro tipo.
¿La Argentina tiene una de las mejores estructuras impositivas comparándonos con quién? Mirá, la hago corta y te sintetizo los números de un informe producido por Gustavo Lopetegui (que no tiene mucho en común con Prat Gay): la presión tributaria en Argentina es del 33 por ciento del PBI contra el 36 de Brasil y más del 37 en los países de la OCDE. En Ganancias llegamos a 6 puntos, igual que los brasileros y muy por debajo de los 13 que se registran en el Primer Mundo. Los impuestos de la seguridad social están en el 7 por ciento mientras que en Brasil llega al 10 y al 9 en los países más desarrollados. El consumo deja un 12 por ciento, lo que supera al 11 de la OCDE y está apenas por debajo de los 14 puntos de los vecinos. Ergo, nuestro sistema no es le peor del Mundo pero está lejísimo de ser uno de los mejores. No yo sino unos cuantos economistas amigos de este gobierno coinciden en que se dejó escapar una gran oportunidad para ir a un sistema tributario más justo. Subiendo el mínimo de Ganancias estamos más lejos.
La diferencia entre crecimiento y desarrollo es sencilla, acá y en la China: el desarrollo supone que vos orientas la inversión, decidís donde conviene crecer y fijas pautas de crecimiento conformes a las necesidades del momento. Por ejemplo: ¿de qué te sirve crecer al 8 por ciento (o un poco menos si se computa la inflación real) si eso no evita índices inflacionarios de 25 puntos anuales que se comen cualquier aumento salarial?
¿Así que la materialidad kirchnerista es dónde quedaron los índices de pobreza y desempleo luego de estos 4 años? Ajá, ¿y dónde habían quedado los índices de pobreza e igualdad cuando promediaba el cuarto año de Menem? La película hay que mirarla entera, viejo, leyendo las tendencias y no limitándose a comparar el presente con el pasado inmediato. Con ese criterio, me olvido de los 3 primeros años de K y me quedo con el último, donde tu materialidad de mejora en los índices de pobreza e igualdad se desvanece en el aire (como todo lo sólido). Para colmo, esos índices se estancaron a pesar de crecer como la India y sin alcanzar al mejor momento de los 90, lejos de los 80 y lejísimo de los 70. Para establecer si el kirchnerismo le hizo bien, mal o ambas cosas al país es necesario hilar fino. Qué se yo, ¿es bueno que tengamos un núcleo duro de pobreza al que este modelo no roza?, ¿es bueno que el cuarenta por ciento de los asalariados estén en negro?, ¿es bueno tener más tierras en manos de extranjeros?, ¿es bueno regalarle a Bulgheroni por cuarenta años la mayor reserva petrolera del país?, ¿es bueno que el capital financiero gane terreno en la agroindustria? Lamentablemente, las cosas no son tan lineales como nos gustaría para poder decir “el resto es chamuyo”.
Es probable que la corrupción hable de la economía que querés, por eso es justo decir que acá se prohíja un capitalismo de amigos. Ahí aparecen los muchachos de la UIA, los mismos que antes fueron patria contratista con la Dictadura, se asociaron al desguace del Estado con Menem, vendieron sus empresas para dedicarse a exportar o las venden ahora a capitales extranjeros para vivir de rentas, obtuvieron pesificación asimétrica para licuar pasivos, carterizan la obra pública y siempre, siempre, reciben miles de millones en subsidios. Dejate de jorobar, Martín, esos tipos generan menos trabajo que el campo o el comercio o los servicios y tienen menos patria que Bakunin. No están, no pueden estar, a la izquierda de nadie.
Y por si no es claro, la corrupción también es el negocio entre K y Repsol que condiciona toda nuestra política energética. O los negocios de Jaime que están haciendo mierda la política en transporte. O los negocios con Conarpesa, o con Tasselli. No estamos hablando de una abstracción sin consecuencias materiales (y psicológicas) en la vida cotidiana del país.
Sobre el asalariado feliz latiendo -lisa y llana- bajo Moyano y sus negocios, bue, ¿qué se puede agregar? No me voy a rasgar las vestiduras por los negocios del chabón pero aflojemos con la poepolítica y los narcóticos.
Un abrazo y no seas calentón.


Che, porque sí, vos que sos un capo de la materialidad y las conclusiones finas, ¿cuál es la llanura de una denuncia? ¿Cuáles son los parámetros objetivos (despojados de manifestaciones ideológica, válgame dios) para establecer hasta dónde horada esa denuncia?
¿Así que te parece una falta de respeto hablar de mártires en una discusión sobre los laberintos elementales de Carrió? Yo creía que podía ser un ejemplo bien ilustrativo del alcance que puede tener el testimonio. Pero bueno, no te calentés, así es blogolandia. De golpe te salta un boludo y te manda que defendés aspectos indefendibles del Estado genocida de Isralel. Eso sí, te aclaro que a tipos como vos no tengo intenciones de sacarlos de donde sea que estén. A propósito, me gustaría saber a cuánta gente sacaste del hambre y la pobreza.
Ya que coincidimos que Lilita no es Franco, deberíamos concluir que ese hilo que trazaste entre la Gorda y la moral católica que condeno a España al fracaso es medio pedorra, ¿no?

porque sí dijo...

La denuncia que vale no es la de la revista 23. esa es una.
Sigo pensando que es una gansada hablar de mártires en determinados contextos, más si nuestro protagonista es Carrió. Lo del Estado de Israel es ilustrativo de hasta dónde puede llevarte la abstracción de los valores republicanos que tanto te quitan el sueño, de la misma manera que te preocupa que el exceso de realismo nos lleve a vivir en un lodo permanente. Finalmente la estrella de aquella discusión fuiste vos, no?. Afortunadamente muchos no dependemos de luminarias como ustedes. No me la imagino a la gorda miss chaco sacándome del desierto. Yo no saqué a nadie de la pobreza, por supuesto, tampoco es una empresa personal, eso corre por cuenta de tu mesianismo parroquial. Respecto a las conexiones entre moral católica y fracaso estatal te invito a que leas un poco y saques tus conclusiones, fijate, si te das cuenta me avisás.

paniagua dijo...

Estoy de viaje. No puedo responder. Parto de esto: Lilita Carrió tiene una historia moralmente intachable, es buena política, pero tiene sangre parlamentaria, lo que pasa es que yo creo que un político es todo, menos un humanista o idealista. Todo lo que criticás, Hal, yo no creo que tenga Lilita la capacidad de acumulación política para lograrlo, en el mejor de los casos y creyendo en sus promesas. Te la regalo a la gorda, a Prat Gay, a la Bullrich, a Olivera, a los demócratas mendocinos, a Fernando Iglesias, a su futuro coágulo cívico Murphy y a la concha de la lora. Este fue el mejor gobierno (el que conluye, estos 4 años, obviamente que en dos años serán leídos en proceso, pero qué prohíbe hacer balances, conclusiones) desde que volvió la democracia, con el viento a favor de que es posterior a que tocamos fondo. Bueno, de acuerdo. Bajó la pobreza y el desempleo, la economía crece, crece, crece desde el pie. Todos los capitalismos son de amigos, ("el capitalismo es la organización de la codicia") desde Roca para acá, quién sigue creyendo en un capitalismo distinto, el de los buenos estancieros, los buenos empresarios, los buenos economistas (el único lugar donde se distribuye el ingreso de manera visceral es en la puja salarial), nombrame uno, uno, uno, pero no una PYME, no un egresado noble del IDEP, no un chacarerito bonachón que relee a la noche el discurso de Sarmiento, cuando Sarmiento y todos se dieron cuenta de lo que después sistematizó Weber. Hagamos una cosa (prefiero Argentina que Brasil, Argentina que Chile, y no cometo la imprudencia de compararnos con Suecia, y -como vos decís- no es de lo peor nuestra estructura tributaria) decime qué preferís vos, qué país que hoy exista sobre esta tierra creés que reúne un capitalismo libre de amigos, políticas universales, intendentes libres de humo corrupto, pero que tienen (o vienen de tener ayer) mas de la mitad de la población bajo la línea de la pobreza. Su gobierno ganaría el desafío ala, y eso, a la larga, es una garcha histórica. Kirchner es (quizás ya va dejando de ser, a su pesar) la última y mejor operación para hacer mierda ese peronismo que odiás. Pensás en Binner y Sabatella, pensá en lo que piensan ellos, por dónde ven la oportunidad perdida. O, ¿por qué no se unen a la Coalición?

Hal dijo...

porque sí: pero no seas mezquino, viejo, abrí al público todo lo que sabés sobre la llanura de la denuncia que vale y horada, las conexiones entre moral católica y fracaso estatal, o la mejor manera de resolver el conflicto en Medio Oriente. Por lo menos, danos una pista sobre quiénes, de qué manera y con qué resultados están hoy al frente de esa empresa colectiva (ajena al mesianismo parroquial de Carrió y mío) que es terminar con la pobreza. Me niego a creer que en tus intervenciones, tras una superficie pletórica de conceptos irreductibles a la demostración científica y ocurrentes perífrasis del argumento ad hominem, no haya nada. Dale, mostranos adonde puede llevarnos el exceso de realismo.
Lamento que te parezca una gansada hablar de mártires en determinados contextos pero no la voy con la solemnidad. De todas maneras, insisto con que así es blogolandia, a mí me parecen una gansada tus lecturas sobre Carrió y no voy a andar haciéndome problema.
Lo del Estado de Israel y las consideraciones anexas, dada la insistencia, voy a comentarlo:
1. Antes de llegar a los valores republicanos, empiezo por una formación igualitarista y es más bien desde allí que reivindico el derecho de todo individuo y, consecuentemente, de todo pueblo (ya sea el israelí o el palestino) a autogobernarse. ¿Esto es una abstracción? Puede ser. Ahora, mayor abstracción es suponer que una salida realista al conflicto de Palestina puede excluir la presencia del Estado de Israel.
2. De ninguna manera suscribo, toda o mayormente, la política regional de Israel pero tampoco es su responsabilidad que buena parte del mundo árabe haya elegido el bando derrotado en la IIGM o que la Liga Arabe haya rechazado la Resolución 181.
3. Condenar las tropelías del Estado israelí no me pone ni me podrá del lado de Hamas o Hezbollah, esa lógica binaria pedorra se la dejo a los antisemitas disfrazados de nacionalistas populares.
4. Supongo que debés estar indignado con la política proisraelí de Perón o con el seguidismo que hace Kirchner de la política yanqui en Medio Oriente. Qué feo verlo al Pingüino condenando a Irán en foros internacionales, ¿no?

Hal dijo...

Martín: es obvio que Lilita no tiene capacidad de acumulación como para ir más allá de poner en evidencia eso que yo critico. Si tuviera esa capacidad, Binner y Sabbatella estarían adentro. Pero poner eso en evidencia es, aunque no suficiente, condición necesaria para gestar cualquier alternativa. Incluso es necesario para enriquecer el debate interno del propio oficialismo. Ninguna democracia, ni siquiera la nuestra, se banca un discurso sin contrapunto.
Todo bien si querés quedarte con que este es el mejor gobierno (cosa de dificultosa corroboración dado que, como vos mismo reconocés al hablar del viento a favor, cada uno de ellos se movió en un contexto irrepetible), dejame que yo haga un balance de estos cuatro años como parte de una lectura que los piensa en el proceso: bajó la pobreza, pero hoy ya no baja y nos quedamos por debajo de la década infausta, y eso que la economía crece, crece, crece desde el pie.
¿El capitalismo es la organización de la codicia? Por supuesto, y sería una boludez imaginar alternativas pensando en buenos estancieros, buenos empresarios o buenos economistas. Pero hay muchas maneras de lidiar con el capitalismo y no me parece que la elegida por los tuyos sea la mejor. Estoy tentado de responder al desafío de establecer un punto de apoyo (con el ejemplo) para eso que digo pero no voy a caer en la trampa retórica que ponés. Si vos reivindicás las especificidades argentinas al recordar -como dato insoslayable- que venimos de un ayer con la mitad de la población bajo la línea de pobreza, no hay ninguna razón para que yo busque afuera ejemplos de políticas universales o capitalismo sin amigos. Ambos tenemos derecho a refugiarnos en las “soluciones argentinas para los problemas argentinos”.
Es probable que Kirchner sea una buena operación para ir procesando y superando lo que queda del peronismo realmente existente, sí. Lo que me parece innecesario es que, para armar tu relato, necesites ajustar tanto el perfil de los personajes al punto de deformarlos: ni ayer, ni hoy, ni mañana me unirá al peronismo algo del orden del odio. Y lo dejo acá para desearte buen viaje.

el afrancesado dijo...

hal: dale trabajo a porque si y sacalo del desierto. Lo que pasa es que es vueltero y no se anima a pedirtelo de una...es el orgullo que el peronismo le dejo a los proletarios blogueros como el...

porque sí dijo...

1. el conflicto de fondo de Medio Oriente no es accesible para un occidental en estado puro. Mientras las tribus se juntaban para ver que hacían contra la invasión de EE.UU. en Argentina algunos hablaban de lucha de clases.
2. hablar en términos de autogobierno haciendo referencia al Estado de Israel es olvidarse de la segunda guerra mundial y de lo que corre bajo tierra, es un juicio con buena leche, pero de un rigor histórico más que cuestionable.
3. Hamas y Hezbollah no son el pueblo árabe. Creo que eso está claro.
4. realmente me pregunto por qué debería haberse aceptado la resolución 181, un proyecto diagramado por occidente para el mundo árabe.

5. respecto a catolicismo y estado, creo que ambos acordamos en que un modo de producción no se basa sólo en su materialdiad sino que se sostiene y reproduce teniendo como trampolín la ideología. El régimen latifundista que aplastó toda posibilidad de nacimiento de una burguesía en españa tenía más de una de sus patas puestas en la fe, asi como la institucionalidad colonial. El resultado fue una balanza comercial negativa de un par de siglos en la que la corona española -que más o menos poseía una cuarta parte del planeta- se transformó en dependiente del desarrollo inglés hasta transformarse en el país de los bueyes definitivos hasta que el resto de europa les encontró una función.


Pensando en el domingo (acordamos que es lo que vale?):

1. salvo que la memoria me falle el problema de la pobreza en Argentina nunca fue abordado directamente de forma masiva por el aparato estatal. A lo mejor que llegamos fue a la garantización de los derechos laborales y un crecimiento primario de la burguesía industrial que habría un poco el grifo del salario y permitió otros márgenes de negociación y presión que hoy no existen. Nunca creo haber afirmado que en la agenda de K esté escrito con rojo y en imprenta mayuscula POBREZA.
2. vos te ofendés cuando te observan las contradicciones de Lilita presuponiendo que eso es estar en contra de la moral en la política y que pragmatismo y moral son nociones opuestas. Perón y Kirchner -dales tranquilo, no me pongo furioso en absoluto- respondieron a una situación internacional desde la perspectiva innegable de que somos una semicolonia occidental. ese es otro problema y otra discusión.
un saludo de verdad.

Anónimo dijo...

importantes premios acá:

http://nomeparece.wordpress.com/2007/09/24/concurso-mi-foto-de-graduacion-con-cristina-kirchner/

afrancesado dijo...

El "...un crecimiento primario de la burguesía industrial que habría un poco el grifo del salario y..." suena a pose proletaria sutil, SE ESCRIBE "ABRIA". Odio los a los peronistas "viscerales", odio mas a los peronistas de ¿izquierda? pero odio mucho mas a los peronistas "realistas" con buena biblioteca y acento impostado de suburbio. Hal, que tengas paciencia para discutir con el autor del blog vaya y pase (escribe bien) pero que le contestes a este BLOGGER-PROLETARIAT es convertirte en martir de la causa republicana.

maiakovski dijo...

Che, qué afilado estuvo Hal. Lo digo sin la menor ironía. Asì como Paniagua, Porque sì y yo lo jodimos dos años con los límites del progresisimo de cuño radical, ahora él nos devuelve la pelota con creces demostràndonos los límites objetivos de la acumulación política y econòmica del kirchnerismo. Y de paso, sale al cruce de la histeria antiisraelì (lo digo yo que soy propalestino). A paniagua se lo notò vacilante y nervioso, incapaz de apuntalar con datos econòmicos concretos su defensa del crecimiento a lo chino. Igual, la economía es un agua pantanosa para todo aquel que no haya pasado años estudiando El Capital. Como no es mi caso, chapoteo en la misma empiria clarinesca que todos y digo el lugar comùn màs grande: la gente votò apàtica con el bolsillo, igual que en la reelecciòn de Menem. La fiesta del microclima militante se ha desplazado del peronismo a la Coaliciòn Cìvica. Fiesta y apatìa o histeria a veces se cruzan, como en el 2001-2003, y a veces divergen. Lo emocionante para el militante peronista poscacerolero de los cuatro años que, en versión optimista, se abren frente a nosotros, no va a estar en el gobierno, que no pretende superar un puntaje de 5 puntos, sino en el tortuoso armado del Frente para la Victoria que realizará el Flaco. Una tarea muy poco excitamte y muy poco mediática.

paniagua dijo...

En el debate electoral Hal mostró preparación técnica. Pero nosotros tuvimos la mano invisible a favor, con lo que, por mas que uno no sepa mucho de economía, ay, uno habla -digamos- de los efectos sociales inmediatos de la economía de manera inmediata, una especie de liquidez que, perforada por el inflacionismo (ni sé si existe ese término), predispone en cada ciudadano-bolsillo un emergente inmaduro a la hora de la ciudadanía: es el voto fiesta, es cierto, sí, un tanto desdibujado, con breves descargas de terror (del económico). Ganó Cristina, y, lo que quisimos decir: era obvio que así sea.