domingo, abril 08, 2007

Si lo conocés, lo adoptás.


Insistió que aunque "comprendemos el dolor" de los maestros por la muerte de un colega, "no compartimos la medida" de fuerza anunciada por CTERA para el lunes, ya que "creemos que los chicos no tienen que perder días de clase".


Claro, el temblor de esta voz sigue manando de la misma vertiente insegura en la que no pudo hallar las palabras justas, hace dos años, el candidato oficial (Bielsa). ¿Cómo se le habla a la sociedad porteña desde un proyecto autodenominado nacional y popular? Un proyecto que no quiere hallar nada a su izquierda, y que se arroga ejecutor de todo el arsenal simbólico del "campo popular". El problema es mas complejo, y no tiene fácil resolución retórica en los tiempos planteados. Carrió y Telerman parecen sintetizar mejor el progresismo posible de la ciudad. Filmus podría sobreactuar el mandato de trasladar a la ciudad la política en serio que se lleva a cabo exitosamente (y para todos) en la Nación. Hay algunos ruiditos: Ibarra, su mas potencial aliado electoral, gobernó cinco años la ciudad, surfeando mas que bien tres escenarios nacionales, y mucho tendría que decir de aquello deficitario que hoy presenta la ciudad.
El peronismo, compañeros, nace invadiendo la ciudad, y, mas allá de los aggiornamientos prolijos en los años '90, todo indica que en el fósil del imaginario porteño, aún, brilla esa esquirla intensa: viejas fotos de las viejas patas en la fuente permanentemente reactualizadas en vagas figuras nuevas (piqueteros, organizaciones sociales, cartoneros).
Es difícil hablarle a la ciudad desde una perspectiva nacional, oficial, y tratando de -en el fondo- convencer al porteño de que debe subir al monte del sacrificio, de que el país precisa también de su plusvalía, mmm. ¿Solución? Resignar.
Aunque apunto desde mi verdad relativa que el debate mas honesto que se debe la política argentina es si resulta necesaria, progresista y democrática, la autonomía porteña. Desde acá, creemos e intuimos, que no. Pero quisiera escuchar voces.
Feliz cumpleaños pa'mi.

11 comentarios:

manolo dijo...

Paniagua
Feliz Cumpleaños.
Un abrazo.

Sr. Mostaza dijo...

"El peronismo, compañeros, nace invadiendo la ciudad"

¡Buenísimo!

Quiero dejar comentario para que conste que hay mucha gente que te lee, y no comenta.

Saludos

Lunita dijo...

yo soy una de ellas!
Feliz Cumple, che

niñacriolla dijo...

y no sé si somos muchos pero sí unos varios los que descreemos de la nobleza de la causa autónoma porteña: problema de larga data intenso y extenso..............

**felicidades, pan y agua!!**

maiakovski dijo...

No jodamos , muchachos. La solución de la falta de autonomía porteña es una solución de la generación del 80 para fortalecer el gobierno central. Después de 130 años, el gobierno central está suficientemente fortalecido y ya da lo mismo que los porteños elijan su gobernador como una provincia más. En un mar peronista, no hay que rasgarse las vestiduras por un distrito no peronista. Por más que sea la vidriera nacional, la política de capital no junta la suficiente masa crítica como para determinar el rumbo del país.

paniagua dijo...

No, no es tan así. La ruptura con Menem se gestó desde Capital, mas allá de los resultados. Las malas políticas republicanas generan su anverso en la ciudad. De ahí a que después eso sirva o tenga alcance nacional, hay un abismo.

maiakovski dijo...

Sí, pero la ruptura de los diputados del grupo de los 8 con Menem era por un conflicto nacional, y en el marco de una ciudad sin autonomía. Las "malas políticas republicanas"...¿qué querés decir? ¿Las malas políticas de los republicanistas o las malas políticas con respecto a la idea de la república que tienen éstos?

paniagua dijo...

De la Rúa, Ale, De la Rúa... Ciudad: bicisenda, arbolitos por los desaparecidos, contraste pulcro.

Anónimo dijo...

lo de necesaria y progresista (vaguedad de vaguedades...)es difícil de determinar: pero ciertamente es democrática -en el sentido inmediato de poner poder en las mandos del pueblo de capital- una capital autónoma.

porque sí dijo...

la ciudad se gobierna sola o, para no despertar suceptibilidades, el jefe de gobierno no va nunca a dejar de ser un intendente que toma mate mientras prepara las bolitas de pan para todas las palomas. más o menos afrancesado. no importa. el jefe de gobierno de la ciudad de buenos aires es un gestor, un encomendero, su campo de acción consta en mover las políticas sociales que definen quien tiene acceso o no a los bienes y servicios de la metrópoli, quien pasa al jardín de los limoneros... en fin, a todas los beneficios que el gobierno de la ciudad no planifica y no produce.

paniagua dijo...

Además, el escudo porteño lo dice todo. Mírenlo con detenimiento.