miércoles, agosto 23, 2006

Si hace falta hundir la nariz


Ayer Osvaldo Bossi me puteó por este blog de mierda y política.
Ayer Osvaldo Bossi me puteó por no leer mas poesía.

Espiga y trigo tenía en la cama a la mañana.

Los restos de P & P, dos hojas que tapaban las plumas del pichón, la nota de Lanata explicando la pasión de Asís: la interna radical. Esa interna que conozco desde niño, es menos fierrera pero tan intensa e ideológica como la peronista. Aunque guarda los modos comuneros de la vieja boina blanca. Ya lo dijo Llach: el anti radicalismo como una forma de gorilismo, en ese paisaje decembrista que aún en cuclillas permanece soplado en el viento.

La poesía es un panadero que soplamos en el jardín.
La poesía hundió su raíz en la política y se arrancó sola, y ahí anda, suelta, libélula de mierda.

Entre la Orga y el Amor a los Pajaritos: la paja mental del que despierta mirando la foto de Elektra.

Todas las madres que no responden: qué tenía el peronismo de base en su base?
Una intelectualidad macabra, un relato de clase.
El peronismo fue lo que fue porque hizo perder a los obreros esa mierda de conciencia de clase, en ese precio "histórico" se hizo el Movimiento Obrero mas poderoso de -por lo menos- América Latina. No es lo mismo ser la columna vertebral de una Nación que...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bossi es un muy buen poeta

¿osvaldo qué? dijo...

peligroso el precio histórico: devaluado, aunque bueno por ahí tenes razon: un gran movimiento. Pero que dejó a la Argentina con dolores de espalda. tu K puede ser todavía, pienso, el quinesiólogo nacional.abrazo.