lunes, agosto 04, 2008

Fuerza centrípeta y centrífuga.

Los ganadores potenciales son siempre quienes tienen visión de largo plazo, y soportan estoicamente, incluso, pequeñas derrotas tácticas. Los ganadores de largo plazo no cosechan la intensidad de la efímera euforia, y sí, desde algún lugar, incuban su rasgo esencial: van a garantizar el orden. No es preciso saber qué campo ocupan. En el PJ están esos. En el PJ mas pro K, y en el que hizo un giro díscolo, en esos dos que se llamarían “peronismo sensato”. El corredor andino de Das Neves, Jaque, Gioja (fieles, algunos mas que otros, pero fieles a la hora del voto parlamentario) y los hombres mas duros (Busti, Reutemann, De la Sota, Schiaretti) forman esta constelación, no hay que ser muy pillo. Pero ellos son los ganadores del conflicto, los ganadores políticos, los que a un lado y otro le dieron viabilidad institucional. Del último post de María destaco el espíritu de: todo bien, pero la superación del kirchnerismo (hipótesis de asado hasta la madrugada) vendrá del mismo lugar en el que actúa el dispositivo de su soporte, en mayor o menor medida. Del peronismo. Y el peronismo es el PJ, y no hay una valoración positiva en lo que digo, ni una jactancia realista. Así lo dejó claro Kirchner cuando fue su normalización, en los remotos meses en que acordó eso con Lavagna, hace ya un siglo. Y dijimos acá que esa jugada, además de tener todos los condimentos “maquiavélicos” destacados por medio mundo, no hacía más que comprometer la capacidad de liderazgo de Kirchner. La ecuación es: ok, pejota, pero tenés que ser un líder de acá a veinte años. (Kirchner, para el neo-progresismo pragmático al que accedimos, es el líder político mas importante, pero que no-nos-deje-solos en el bosque justicialista.) Creo que hoy hay en el oficialismo dos bloques, cuya cadencia rítmica es acoplada y articulada, pero que son dos. Uno, es el pejotismo (ex duhaldismo, ex menemismo, mañana ex kirchnerismo) que acompaña fielmente, con responsabilidad institucional, que cree que sólo la organización vence al tiempo, y que se moderniza porque nació para eso: para reinventar en cada tiempo y lugar la representación política suficiente. Dos, un núcleo duro, de paladar negro kirchnerista, ultra, Rudy, con poder, que tiende a achicarse, a concentrarse en sí mismo. Mi hipótesis es la de un gobierno cada vez menos kirchnerista, gradualmente, y cada vez mas peronista. El peronismo debe estar mirando, no sin recelo, la orgánica que su normalización dejó, porque, claro, se trataba y se trata de "correlaciones de fuerzas". El peronismo es lo que bulle políticamente después del conflicto, no la intemperie que rodea a esa ciudad. Vuelvo al post de María: tenía en el fondo el réquiem para el sueño republicano, una vez mas. Y esta no es una celebración ideológicamente anti-republicana, por el contrario, es el pensamiento práctico que no identifica a la república en los republicanos. Aunque hoy haya una figura política que –como el conejito de la galera- el fin del conflicto reveló. Cobos. ¿Qué hará Cobos? Si hubiese renunciado, y se hubiese embriagado en el triunfalismo efímero, se negaba la carta política única y poderosa con que cuenta su futuro: esa renuncia. No renunciar le permite además colar permanentemente el perfil contrastante que –sobre todo- a Cristina lastima: el de la responsabilidad institucional. Con toda el aura radical que eso tiene, y que a la sociedad, a lo mejor, le da nostalgia. Cobos es un político molesto porque dice la verdad insoportable que cada tanto alguien en política dice -cuando dice: yo quiero concertación y pluralidad, o sea, gente-que-piensa-distinto. Repone una relación entre las palabras y sus significados inmediatos que en política molesta. Es mas, es una anti-política. El kirchnerismo agonizó en esta batalla por intentar mostrar, aunque sea un poco, la punta de un sujeto popular, cuya expresión juzgó derrotada. Pero entendamos algo: vivimos en la posguerra, convivimos aún con los juicios y castigos, mi tesis romántica es que la Argentina requiere de mas años para subir de nuevo sus colimbas al tren de la guerra social. Estos años de prosperidad económica no permitieron esa acumulación tampoco. No alcanzó. La película cierra con la escena de “dos locos en el poder, dueños de un relato de las cosas, llenos de ideología”, que Carrió intentó, en uno de sus deslices éticos mas perversos, igualar con La Caída. Se perdió, y se perdieron dos cosas: se perdió la “batalla cultural”, y después (y gracias a dios, hoy, para no profundizar aún mas la otra derrota) se perdió la batalla política. No falló la calidad intelectual de los emisores del mensaje, la “falta de cuadros”, la comunicación, no, o no creo, o sí: pero todo eso merece capítulos aparte. La “profundización institucional del cambio”, slogan de campaña, o idea fuerza, parecía percibir (y bien) que la sociedad a partir de la mejora social y económica que tuvo, precisaba de instrumentos y adaptaciones institucionales que iban a darle vigor y estabilidad, digamos, a la recomposición del país operada por el gobierno k. Pero una sociedad cuando mejora se vuelve mas compleja, es decir, supera de alguna manera las apariencias binarias, que la Argentina siempre tuvo a mano. Y la contradicción provino del mismo gobierno que: o dijo una cosa en la campaña y después la coyuntura lo obligó al combate, o dijo algo que todos entendimos mal. Porque hasta los rasgos y las características de la presidenta permitían pensar que estaba mejor dotada para una “microfísica” del kirchnerismo, y no para la intemperie del campo de batalla. Y ya a Néstor le había tocado la hora del machete. Y no estoy hablando de si el gobierno dijo o no dijo algo sobre retenciones, estoy hablando quizás del aspecto general. Pero muchos piensan, mientras otros hacen. Estoy seguro de que muchísimas decisiones no se tomaron una vez, se tomaron y se toman en el tiempo, en el mismo proceso de los hechos, y se erró (quién soy para decirlo) de buena fe.

Oración militante:

que la lucha por la distribución del ingreso tenga
en sus próximos capítulos,
una propuesta y un instrumento
mas concreto y accesible,
mas directo a la víscera sensible.


Frontera para Gerónimo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusto mucho el texto, el cual suscribo.

ahora no es solo un tema de "calidad institucional" el que esta en juego, para mantener un orden y reformarlo hay que saber ganar, empatar y perder. El calculo es fundamental para llegar a los objetivos (hay que medir cien veces antes de cortar), si es que uno tiene claro donde va. Ademas la situacion actual exige que las politicas sean implementadas con calidad, y en esto la palabra "gestion" es clave.


el desafio es ser sutil y no tener miedo de eso, Nestor siempre va a ser una reserva para trasar los limites, al cual hay que escuchar.

Maria Esperanza dijo...

Firmo al pie, Martín. MEC

manolo dijo...

"...el pejotismo (ex duhaldismo, ex menemismo, mañana ex kirchnerismo) que acompaña fielmente, con responsabilidad institucional, que cree que sólo la organización vence al tiempo, y que se moderniza porque nació para eso: para reinventar en cada tiempo y lugar la representación política suficiente"
Tan conciso y doctrinario que merece ser afanado.

Un abrazo

Sebastián dijo...

Es buena (muy buena) la lectura de eso intestinal que ha tenido y tiene la resolución de las “cosas del poder”. Dijiste que tu hombre de esa noche fue Pichetto (yo agregaría a Sanz y su retórica de la espera); el mío también, el de esa noche. No se si esa épica de escaño dice mucho más hoy. Digo, no si esa clave sigue siendo útil para saber algo más sobre esa “batalla cultural que se perdió”, algo más que la constatación de la derrota. Yo me quedo más con la necesidad de enhebrar la lengua nueva, algo que sugeriste, creo, en el post anterior. Predicar el nuevo evangelio laico de la nación que le de sentido a esa gestualidad institucional. ¿A quién le calza ese traje en este tiempo?

Anónimo dijo...

新华网北京8月4日电(记者 孙承斌)国际奥委会第一百二十次全会开幕式8月4日晚在国家大剧院隆重举行。国家主席胡锦涛出席开幕式并发表致辞。胡锦涛强调,中国政府和人民将恪守承诺,在国际奥委会和国际奥林匹克大家庭支持下,以最大的热情,尽最大的努力,举办一届有特色、高水平的奥运会,为推动国际奥林匹克运动发展,为推动建设持久和平、共同繁荣的和谐世界作出贡献。

  胡锦涛指出,现代奥林匹克运动创立以来,在国际奥委会领导下,弘扬团结、友谊、和平的奥林匹克精神,为推动世界体育运动发展、增进各国运动员和人民的友谊、促进世界和平与发展作出了突出贡献,赢得了世界各国人民高度评价。

  胡锦涛强调,中国是有着绵延五千多年文明的历史古国,也是正在改革开放中阔步迈向现代化的发展中大国。中华民族历来热爱体育运动,通过体育锻炼实现强身健体是中国人民的优良传统。中国政府一贯高度重视发展体育事业,致力于提高全体人民的身体素质和健康水平,始终把参加体育活动作为在民众中倡导和推广文明生活方式的重要途径,始终把体育锻炼作为促进青少年身心健康成长的重要方式。改革开放30年来,中国经济社会发展取得了巨大成就,中国体育事业同样也取得了巨大成就,中国体育界同国际奥委会和各国体育界的交流合作不断加强。体育已经成为促进中国经济社会发展的重要力量,成为中国开展对外交流合作、增进中国人民同世界各国人民相互了解和友谊的重要桥梁。

  胡锦涛表示,奥运会是当今世界规模最大的体育盛会,是全人类共叙友情、共享和平的节日庆典。我们希望通过举办北京奥运会,更加有力地推动国际奥林匹克运动发展,更加广泛地弘扬奥林匹克精神,更加积极地开展中国同

Anónimo dijo...

Uh, otro chino...

Ezequiel Meler dijo...

suscribo, sin agregarle ni quitarle ni observarle siquiera una coma.

Anónimo dijo...

ay! meler que facilonga sos...

Anónimo dijo...

excelente post tincho.

luciano dijo...

La sociedad argentina vive desde hace 25 años estructurandose cultural y politicamente a partir de relatos que asignan a las formas y contenidos de la politica todo aquello que la fue despojando de su sentido conflictivo, sustrayendo la idea de disputa democratica de intereses, o sea lo eminentemente politico fue destituido para reponer en su lugar un discurso de lo democratico absolutamente reglamentado. Con esa idea de democracia que surge en 1983, surge también el relato que fijará sus límites, instaurando conceptos: calidad institucional,consenso,unidad democratica,gobernabilidad,legalidad.
Teorias: de los dos demonios, del equivoco historico. Se gestó un panorama de vocablos asepticos, insipidos, un lenguaje politico nomenclado y homogeneo que las formaciones politicas acataron.Todo confluyó en un gran discurso hegemonico antipolitico (sustraido de una memoria historico-politica que el país tuvo, y de la cual el peronismo fue arquitecto del 45 hasta aquí)que la salida dictatorial requirió expresamente a la nueva democracia, porque para ello había actuado.
En este contexto, ¿cómo no perder una batalla cultural y politica que intenta reponer lo politico como conflicto? ¿había otra posibilidad que no fuera la derrota? El kirchnerismo brilló en un relampagueo efimero cuando concibió y puso en discurso que la politica es conflicto; pero nada habia debajo para sustentar una acción en ese sentido. No al menos, como movilización popular politizada:se trató de volver a un terreno desertizado por 25 años de marasmo reflexivo. Terreno cada vez más influido por las ya ahora deliberadas construcciones del sentido común derechizado que se han naturalizado como la "verdad"
porque parten de la irrefutable objetividad inmediata de lo audiovisual. Ante ello, cualquier intento argumentativo, cualquier relato "otro", sucumbe más allá de errores o deficits comunicacionales.La batalla cultural estaba perdida, pero es la única batalla que debe insistentemente ser dada, porque es politica.
Martín: Esto es lo que tu articulo me hizo pensar, aunque lo que diga no importe para nada.
saludos
Luciano

paniagua dijo...

Impecable Luciano. ¿Sos mi viejo compañero -matero- Luciano? Un abrazo.