viernes, diciembre 11, 2009

Un tal Klipphan... (CORREGIDO)

Klipphan me da vueltas hace unos días, para mí él es la cara del caso Pomar. El pequeño drácula del periodismo argentino. Y hoy recordé a quién me suena: está hecho de la misma carne que un tal Mirol. Yo recuerdo el programa de Mirol en Radio 10, después de Chiche. Un programa adonde los jubilados llamaban y nadie percibía el desprecio que tenía Mirol sobre esas voces y sobre esas historias. Siempre les cortaba un poco de prepo ¡porque no hay tiempo!, pero el jubilado alcanzaba a gritar en los segundos que tarda una mano en cortar un teléfono: ¡gracias por escucharnos! Un periodista envenenado que tiene una virtud en la voz: tiene voz de bueno… y maneja el silencio. Es un silencio como el de los que callan el odio, como el de los que buscan dentro suyo el valor de la conmiseración y la piedad, es un silencio de curas. Un pensamiento con sotana: y ya sabemos qué tienen, a veces, las sotanas debajo. Ese es el "biotipo Klipphan": Mirol. Y es la voz de los que frente a los robos y a las torturas de los ladrones para que digan los viejitos dónde tienen guardadas las joyas, piden el uso del monopolio legítimo de la tortura policial… Y está bien, su negocio es el orden. El de otros será el progreso. Los blogs son vengadores anónimos y sirven para el pequeño escrache al que tiene derecho todo buen salvaje ciudadano: así que… ¿por dónde le entramos a Klipphan? ¡Ayúdenme! Tengo un recuerdo mas bien reciente: en su programa de informes, en C5N, hace uno alrededor del copamiento de Montoneros al Regimiento de Infantería de Monte 29 en Formosa, el 5 de octubre de 1975. Un hecho que arroja algunas claves, acaso, del consenso de 1976. La excursión de Klipphan al norte buscaba hablar con los que vivieron la agresión, la madre de alguno de los conscriptos muertos, algún oficial, etc., que sean capaces de contar ese hecho “brutal, ciego, irracional”. (Hay algo sobre lo que habrá que pensar: esa incursión tierra adentro, donde hay cosas que no fueron rozadas por el relato progresista, por las políticas de la memoria… Es posible pensar que hay ahí una memoria, una laguna que convive con el feriado del 24/03. No sé, alguien alguna vez tendría que hacer el Ushuaia a la Quiaca tras esos rastros. Pero no Kliphan, no nuestro pequeño Drácula oficial de la compañía mediática. A él le interesaban poco los hechos, los detalles o el dolor. ¿A quién le interesan esos hechos mas allá de la revista Cabildo, mas allá de Mariano Grondona, a quién le interesa pensar la experiencia formoseña, su pequeña historia, la batalla de la memoria que aún se libra allí? Yo creo que vale la pena recordar lo de Formosa, tener esa memoria, construir con ella, y no despreciar los signos de dolor que aún perduran de esos hechos. Sólo que no subordinar esos hechos a esa equivalencia de demonios que los Grondonas buscan. Porque incluso en términos bastante feos, la sangre de esos colimbas no fue negociada, y se vengó.) Sigamos: hay un momento muy especial en el programa donde un ex colimba explica dónde lo sorprende a él el ataque, los tiros… Y Klipphan lo interrumpe, Klipphan quiere mirar por sus ojos, o que el otro mire por los suyos, Klipphan no quiere sentir que viajó al pedo, que vuelve sin la presa entre los dientes. El colimba quería reconstruir los hechos, la imagen, y se notaba un esfuerzo, digamos, genuino en respetar cierta fidelidad a aquella historia. Kliphan le decía: ¿vos cuando viste a los combatientes montoneros qué sentías? El tipo no entendía bien qué pasaba, quiénes tiraban. Y Klipphan le dice: y los viste huir, ¿huían como ratas? Y ahí, en esa pregunta, en la literalidad de la pregunta… ¡saltó la térmica! ¿¿Cómo?? ¿Y cómo es que huyen las ratas? ¿Klipphan sabe cómo huyen exactamente las ratas y pretende que el viejo colimba le describa a ver si eran ratas o no eran ratas? ¿Es esa una pregunta? ¿Es necesario saber eso? Y, por ejemplo, en tren de especular, el arrastre de la señora de Pomar hasta el cuerpo de Pomar que… contra viento y marea mediática, es el hombre al que amó, digo: ese arrastre, ¿qué tipo de animal describe? ¿Qué animal representa cada desesperación? Kliphan lo sabe, conoce todos los biotipos de este gran zoológico argentino. Kliphan es un niño sabio, no duerme de noche.

10 comentarios:

Diego dijo...

¿Pensás que sacarle sangre a los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble junta más voluntades que meter presos a los que realizaron ese ataque a ese regimiento de Formosa en 1975?

Pasa por el orden del discurso, no por la masividad concreta. Por eso ya era bastante que esta sociedad haya pedido perdón para sus adentros por haber convalidado (sin que nadie le preguntase nada, ojo) la salida militar al conflicto de los 70's. Hay mucho reprimido en esta sociedad sobre aquellos años. Mucha historia que no pasa por los colegios ni por los planes de estudio y va directamente de boca en boca, de generación en generación. Esto pasó ayer no más, no es ni La Conquista del desierto ni la Casita de Tucumán.

A Kliphan nunca lo vi en persona pero debe ser un buen muchacho como todos los que trabajaron con Lanata alguna vez. Con este tema le da visibilidad a algo que para la derecha tiene sentido recordar. Y está bien que así sea, porque la memoria de un pueblo no es de arcilla. Tenemos un grupo de gente ocupando el casillero de la izquierda tanto en lo referido a lo estrictamente político como a lo cultural que cierra filas con un espejo en el que les gusta mirarse a aquellos que participaron bajo ese signo político en los 70's.

Saludos

Anónimo dijo...

sí es interesante ver como se podría pensar en serio ese tipo de sucesos de las orgas armadas, esos ¿excesos? de los compañeros en democracia (como lo del ERP)
yo ví ese programaa de Klipan y fue absurdo, estuvo mal hecho, se notaba la mala leche asquerosa del programa para forzar declaraciones fascistas, llenas de odio de gente que perdio familiares en ese suceso. Sí, estaria bueno dar ese debate, pero con los medios de comunicacion que tenemos y los comunicadores que monopolizan esas pantallas no se puede pensar nada de aquella epoca en serio sin caer nuevamente en la gilada de los 2 demonios.

Diego: lo de los hijos de ernestina como tantos otros hijos, no pasa por generar consensos es como el plesbicito en Uruguay que se perdió, yo soy de la idea de que ciertos sucesos historicos de esa magnitud que reclaman justicia, verdad, restitución de identidad etc, no se pueden SIEMPRE consensuar. Para algo existe el ESTADO, el cual es un organo de la sociedad que no tiene porque estar constantemente pidiendo permiso para realizar o impulsar o promover determinadas politicas, lo del ADN esta bien que se haga por medio de la ley, por la fuerza legitima, no debe primar en un caso de identidad usurpada el caracter de "derecho a la privacidad", hay derechos que no se elijen, el estado debe encargarse de hacerlos cumplir le guste o no al ciudadano. Hay derechos que tienen mayor jerarquia que otros, aunque sean para 500 tipos nomas.
Uruguay por pecar de conciliador (esta bien, es su cultura politica)
perdió la oportunidad de saldar una deuda historica con una minoria, y si loco hay cuestiones que el estado debe resolver para responder reclamos de minorias, no todo es cuestion de mayorias.


Vos me diras que por lo tanto habria que darles un subsidio a los soldados o a los familiares de soldados muertos en los 70 (en democracia o no) y no se, ideologicamente te diria que no, que se mueran, pero juridicamente, eticamente, socialmente no lo se, es un debate para abrir.

y diego, klipan es un hijo de puta igual que La Nata, lo unico que le importa es encontrar sangre sangre sangre en la noticia

l.

pd: a mi lo de los derechos humanos por momentos me cansa, por mas que sea significativo para mi y me interese muchisimo, pero de ahi a plantear que tiene que ver unicamente con un espejo en donde les gustar mirarse a no se quienes... Asi como vos hablas de la memoria de la derecha, hay una memoria un poquitin mas popular y democratica que esa uqe vos postulas que sigue generando discusiones en el 2009, sigue demostrando que hay muchas cosas sin saldar, nuestra sociedad en muchos aspectos sigue debiendo respuestas a los fantasmas del estado (sean estos los 30 mil o las politicas economicas que empezaron en aquel entonces). Es un tema estructural por mas que nos interese a 10 mil boludos de barba, en la politica esta lleno de "espejitos" en donde todos nos miramos, no es un ambito masivo que produzca contenidos y referencias masivas, por lo tanto no es propio de ese tema en particular la logica del gueto endogamico que solo sabe mirarse a si mismo, decime cuantos ejemplos de la politica actual tenemos que no se rijan por esa logica???????

Diego dijo...

L.,

No puedo dormir. No sé porqué, no es por tu comment, quedate tranquilo.

Empiezo por lo fácil: Si Kliphan es un hijo de puta, igual que Lanata, ¿quién queda? Esos informes los hacen apuntando a tener rating, claro, y eso ocurre cuando un tema, como este, ya es histórico y no ha quedado saldado. Sobre los hijos de Ernestina también se han hecho informes en TV, si mal no recuerdo. Es la lógica de la comunicación actual: se informa y se gana plata. Yo creía que los periodistas hijos de puta eran Mariano Grondona, Daniel Haddad, Longovardi y el padre de todos ellos Bernardo Neustadt. Pero che, si llenamos al universo Lanata con ese calificativo con suerte te quedás con tu agenda. O sea, no hay mundo allá afuera.
Es lo que trataba de decir antes. Me da la sensación de que grandes masas de población argentina (el pueblo) recapacitó tras la dictadura y hoy en día pueden pasar cosas como que el líder político de la derecha esté a favor del matrimonio gay, algo que no sé en cuántos países del mundo sucede. Una gran cosa realmente. ¿Te lo imaginás al Gral Lanusse a favor del matrimonio gay? ¿No, no?
Así y todo estoy lejos de votarlo a Macri. Le faltan muchísimas cosas para que su figura me parezca potable, pero una cosa no quita la otra.
En cambio, a vos, las muertes de esos soldados que estaban haciendo la colimba hace 34 años, políticamente, te chupan un huevo. A vos se te modificó el contexto, en el fondo no cambiaste demasiado, no lo hiciste si fuiste capaz de escribir esa línea acá arriba. Los que apretaron los gatillos y los que planificaron lo de Formosa esos sí son hijos de puta. Matar a unos pobres pibes en pos de un delirio mesiánico con menos chances que Camerún campeón del mundo. Eso no es un delito de lesa humanidad, pero sí es un asesinato hijo de puta. Más que el monto del subsidio que le den a las familias, me interesa que esto quede claro. Y sí, quién te dice que a lo mejor no terminemos diciendo que Walsh era un gran escritor pero un hijo de puta que hacía este tipo de cosas. El muñequito en la misma estantería que Celine.

Lo que quiero es que la izquierda actual corte amarras con aquella: "No tenemos nada que ver con aquello".
¿Decís que el Papa negro llega antes? Va a ser duro...

P.D.: Con la metáfora de los espejitos quise graficar la situación actual de la izquierda, que justamente toma a los de los 70's como maestros o como padres, por eso hace cosas que cuadren con aquella memoria. No arranca la revisión a fondo hecha desde adentro. Ya que nombraste a Uruguay, allí eso está siendo posible porque gente como Mujica, con sus años de cárcel a cuesta (y con su cabeza) encarna él mismo el giro del movimiento. Tal vez acá la matanza nos haya privado de alguien así.

Saludos

Eduardo dijo...

El debate sobre si Montoneros/ERP eran hijos de puta o no, no se va a dar nunca, por lo menos, de la manera en que se dio con la dictadura.
Y la razon es simple: El progresismo esta muy comodo con calificar de "teoria de los 2 demonios" a cualquier cosa que fuertemente a la guerrilla.
Ocuparse de los muertos por el ERP/Montoneros, es de facho. Pensar que el asesinato de Laburre es de lesa humanidad, es de facho. Decir que la violencia politica de 1973-1976 fue la madre en cierta manera la violencia de 1976-1983 no solo que es de facho, sino tambien de hijo de puta.
La derecha en la Argentina no tiene derecho a llorar sus muertos, sin ser descalificada.

paniagua dijo...

Lo de los hijos de Ernestina no entiendo bien cómo se coló. O sí, supongo que está todo revuelto. Voy a cometer una pequeña infidencia: yo conozco a Diego y a Lautaro, así que eso me permite pensar con la ventaja de que no piensan tan distinto. Mas allá de las ciclotimias de alguno. Lo que me pareció patético del programa fue ese momento, fue esa "rata", porque uno ya sabe que existe un contrapeso de la memoria, que plantea mal las cosas, porque siempre apunta a la igualación, siempre apunta a tratar de forzar los hechos para que acciones como las de Formosa sean equiparables a la represión. Y eso está mal, mas allá de que no me interesa reivindicar Formosa. Me interesaría, en tal caso, el "archipiélago de memorias" a las que el relato kirchnerista mas forzó a cristalizar. Eso. De ahí al "salto judicial", no, no, en esto hay que ser bien clarito: que se juzguen los delitos de lesa humanidad. Jódanse. Eso no quita reivindicaciones tardías, trasnochadas, ni cagarse en nadie, ni en la memoria de nadie. El aprendizaje o la instrucción cívica la izquierda argentina ya la aprobó. Aunque hablar de izquierda siga siendo un tanto impreciso. Montoneros actuó sobre un teatro de operaciones (Formosa) donde no tenía "trabajo", donde operó como un OVNI de la política que se definía en las ciudades, mas allá de algún monte tucumano, y el rastro que dejó de su acción en ese territorio preciso es horrible, trágico. Para el pueblo lo que es del Pueblo. Saludos.

la Otra dijo...

lo de regodearse en los detalles escabrosos con malescondido goce es lo obsceno mediatico. Es como rascarse el orto y olerse los dedos. Asi escucho yo ¿huian como ratas?
Puro goce. Y el goce siempre remite a la pulsion de muerte.Destila pulsion de muerte.
un pequeño aporte psicoanalitico a la confusion general.

Diego dijo...

Martín,
Lo de los hijos de Ernestina lo traje a cuento a razón de la pregunta que vos hacés en el post acerca de si Formosa 75 le importa a alguien más que a Mariano Grondona y a la revista Cabildo. La pregunta retórica que hice era para graficar que en cuestiones de memoria deben tener más fans en el facebook Formosa 75 que los hijos de Ernestina, y que si una cosa hoy por hoy tiene más visibilidad que la otra es por cuestiones que hacen a las políticas de la memoria en éste país, pero que eso no quita que hechos como Formosa 75 estén atragantados en las gargantas de muchas personas sin encontrar manera de vehiculizar esa historia. Más no sea el recuerdo de haberlo leído en la tapa del diario hace 34 años.
Lo de los hijos de Ernestina es un avance muy significativo. Son hombres de treinta y pico de años y en este caso la excusa para extraerles sangre que se declararía soberana por sobre sus voluntades individuales tendría que ser la memoria de un pueblo. En el mejor de los casos se estaría creando una jurisprudencia inédita. En el mejor de los casos es un tema muy delicado, muy finito. Si esto tiene vía y aquello está obturado no es porque sólo el conde Drácula se acuerda del calor que hacía ese día.
Lo torpe y lo obscenas que sonaron las preguntas de Klepphan creo que más tuvieron que ver con borrar la legitimación de aquella militancia (que todavía tiene mucho protagonismo en el relato de la memoria de los 70’s) que con reivindicar la represión militar o con equiparar las dos violencias. En este caso, se entiende que el medio y el periodista se encuentren en sintonía para tal propósito. Y mi salida al cruce de los tomatazos contra Klepphan tiene que ver con mis diferencias con ese relato de la memoria, que este año, por ejemplo, recordó los 50 años de la Revolución Cubana en la ESMA. Qué se yo, me parece que hay jugadores que no pueden jugar más.
Saludos

paniagua dijo...

Pero quizás me expresé mal: a mi sí me importa Formosa. Lo que digo es que lo que me importa de ahí, obviamente en clave de reconciliación, digamos, no es lo que les importa a los Grondonas, porque a ellos les importa hallar la forma de igualar "los demonios", según su clave realista. Es viejo esto. Pero bueno, me expresé mal.

uno dijo...

Diego: no termino de entender que quisiste decir con lo de los hijos de Ernestina de Noble. ¿como es eso que el argumento para sacarles sangre es la memoria del pueblo?

Uno dijo...

Diego: Tanto el ataque al cuartel de Formosa y la identidad de los hijos de Ernestina son hechos reales mas alla de tu abstraccion nihilista y tu especulacion acerca de "cuanto juntan".
La diferencia (no exclusivamente judicial) es que en Formosa se cometieron delitos mientras que si los hijos de Ernestina fueran finalmente hijos de desaparecidos, el delito de secuestro se sigue perpetrando. Y en esto poco tiene que ver la edad de esos pibes. ¿quien hubiera preguntado por la voluntad para ser rescatadas por el Estado de esas chicas (esos casos recientes en Europa) que estuvieron mas de 20 años secuestradas y que hasta tenian hijos con sus secuestradores?