sábado, julio 11, 2009

Este mundo extrañará por siempre la película que vi una vez.



(Lo que Alejandro quiere decir es que no había mas red para la economía, para una última caída de la economía argentina. Lo que Alejandro quiere decir es que la paternidad no se elige. Lo que Alejandro quiere decir es que la democracia tenía que gobernar la economía y en un contexto global: había que hacer lo que la economía quisiera que se haga. La institucionalidad sólida de esos años permitió que cuando la economía indefectiblemente cayera, hubiera una red ahí, una red social, una malla de instituciones elásticas para amortiguar la desgracia. Alejandro no le pone conciencia al menemismo. Hay que borrar el prólogo minimalista: “A partir del 24 de marzo de 1976…”.)

Clics modernos: García, el infortunado último aliado de Menem, mal que les pese a los psicobolche-ricoteros, fue la conciencia política mas lúcida del rock. En los 70: el deber cívico. En los 80 y los 90: el devenir democrático. La tapa de Clics Modernos permite pensar su lectura de la resistencia rupestre a la dictadura que se iba, y abre el círculo que pretendió cerrar cuando la Alianza: tirar los “muñecos” al mar. La hipotética silueta de un desaparecido con un simpático corazón blanco. Cuánto se puede pensar en lo que la serie de títulos leídos de corrido podía profetizar sobre el devenir del orden que llegaba al canto de que todavía cantamos: Nos siguen pegando abajo, No soy un extraño, Dos Cero Uno (Transas), ¡Nuevos trapos!, Bancate ese defecto, No me dejan salir, Los dinosaurios, Plateado sobre plateado (huellas en el mar) y Ojos de video tape. Si hay que hacer una autopsia sobre la clase media hay que revisar el cancionero, muchachos. Y hablo de uno de los mejores discos del rock y del único tipo que le dio geografía a eso que nació en Plaza Francia y la Cueva: ¡no bombardeen Barrio Norte! Los sentidos que la época dispersaba corrían entre Lennon y Rucci: la izquierda reintroducida al orden democrático bajo pacifismo y Guarisover, y la presencia del sindicalismo peronista con la remera de su propio Lennon. El tipo que esos “pacifistas” mataron, colgaron en su plaza roja. La nostalgia setentista era demolida literalmente, pero había un cuidado (¡poético!) por las “huellas en el mar”: Charly era un hombre también de los Derechos Humanos, del clima Amnesty, el país de un genocidio, ¡Argentina estaba a la altura del mundo! La sociedad con los rockeros y estrellas del mundo venía por ahí. Pero Transas, Transas, Transas… La mejor canción de la historia transpira el sudor sano de una juventud cívica: un campo electrizado separaba las dos eras, y muchos cuerpos también serían protagonistas de la nueva película. La disciplina de la libertad. Charly era rock en colores y una terrible botoneada sobre aquellos tipos que seguían en blanco y negro, y a los que también amamos.

(El Say No More, el García 90 sin canciones, merece otro post.)

21 comentarios:

Ariel dijo...

Itinerarios:
De "A los jóvenes de ayer": "los jóvenes de siempre, los eternos, los que salen por T.V."; a "No bombardeen...": "Los gurkas siguen avanzando; los viejos siguen en TV".

De la versión en disco de "No bombardeen...": "No bombardeen Barrio Norte"; a la versión en vivo con Fabi: "No bombardeen Aldo Bonzi".

Esa clase media era consciente de su ubicación social. No hablaba sola, no se sentía pura y completa.

El Lector dijo...

para completarse estaba -y excederse- estaba el indio solari; y para relajarse, hubo momentos para relajarse, spinetta

El Lector dijo...

estaba estaba, no; estaba y está,

saludos

El Tucu dijo...

Antes en la peor noche había hecho Alicia ...
Un genio, me cruce mal alguna vez con su figura porque no es un artista polpular. Es un super star.

Primo Louis dijo...

Clarificador parentesis.

Anónimo dijo...

hermoso post
abrazo
Alejandro

Alejandro dijo...

Gracias vieja, por ayudar a darle sentido a lo que trato de decir. Tal vez tampoco abría que olvidar el tono amnistista de "yo no quiero volverme tan loco" (cuyo título original, aprendo ahora, es "Pena en mi corazón"). En algún momento había que pensar el futuro, que saldar cuentas con un tiempo que avanzaba. Charly fue eso. La hija de la lágrima (que ¿no es acaso del 94?) fue el último disco de Charly con un formato "clásico". Tal vez ese sea un dato interesante para pensar el silencio posterior. Un músico que ya dijo todo.
Abrazo,
A

Fede Vazquez dijo...

Si, bueno, también se pasó de merca y quedó hecho mierda, razón que lo privó de seguir diciendo cosas nuevas.
Aparte, es interesante como juegan con la época charly y fito en los 90. Los dos son super menemistas, charly desde la destrucción fiestera me-chupa-todo-un-huevo say no more que iba bien con menem poniéndose el brazalete y por otro lado un Fito en su gloria que menemiza desde la estética, termina de sacar el rock de las catacumbas y hace lo que spinetta nunca pudo (ni le importaba) que fue vender millones de discos....
Fito moderniza, invierte en un estudio millonario, cual chacarero de siembra directa y soja trasgénica, graba vioclips caros y llena un estadio como si fuera Madonna. Es el gran músico de esos años. el amor después del amor, 1992, saludando el un peso un dolar. Y buen representante de la clase media: todo ese menemismo al palo lo recubre con prosa gonzaliana (se acuerdan que era amigo personal de Horacio) anti epocal.

Clandestina dijo...

Charly siempre vió más allá, se anticipó, lo excedió y enloqueció, a pesar de las genialidades q creó con todo eso.

Es posible q él se pasara de merca como tantísimos miles; de políticos y funcionarios para abajo. De todas maneras dudo q eso le impidiera decir “cosas nuevas”; quizá veía más de lo mismo. Como por ej., José Mercado q calzaba perfecto en la era menemista.

El Lector dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
porque si dijo...

en la producción de charly esta codificado todo, aveces mas aveces menos. desde la represión atacada con flores de una clase cuya lengua (no fe) es el lirismo hasta el desplome y la incercia: "aguante el aguante". hay que seguir, incluso diciendo nada. su romance con menem: nada que no le pueda haber pasado a cualquier amante de la democracia, a cualquier seguidor inorgánico del alfonsinismo. en clics modernos esta todo charly, el olfato historico que nunca perdio y, lo mejor a mi gusto, todas las contradicciones (por no decir la permanente desubicación histórica) de una clase: "no hay que pescar dos veces con la misma red". y un par de versos mas adelante: "vamos a pescar dos veces con la misma red". todo y encima bien escrito.

Pablo E. Chacon dijo...

Fede, la amistad de paez con gonzalez no se tradujo en ese disco de ventas millonarias, eso creo; ese disco ¿representaba a la clase media berreta? y tambien creo que no hubo influencias mutuas, en cualquier caso los libros de horacio, que no siempre fueron bien leidos (recuerdo "retorica y locura", por ejemplo), buceaba en algo mas que los libritos de ingenieros que alguien nombro por ahi. pero confieso que paez nunca me gusto, que su rabia nunca contagio a nadie y que garcia supo ser imbancable en el momento justo, igual que gonzalez es funcionario en el momento justo; justo ademas es decir que uno y otros no dejan de jugar fuera de las reglas del juego, que son, mal que nos pese a algunos, las del mercado; quien sabe alicia este pais,
un abrazo

José María Pallaoro dijo...

Soy un roquero anacrónico. Aún conservo imágenes de Sui Generis, una maravillosa noche, en Atenas de La Plata, allá por la primavera del 73 (io rondaba los 14). La revista Pelo(tudos, yo era uno de sus lectores por ese tiempo) tenía una sección cuyo nombre no recuerdo, pero era una especie de ficha de grupos y solistas. En la de los Sui, Charly decía pertenecer al PCR. Era más cool que ser peroncho.
Un poco más adelante (¿en el 78?) y en el mismo lugar presentaba el primer long play de Serú. Recuerdo una charla con un par de amigos y unos flacos a la salida del recital. Fue un ratito nomás, había que escabullirse rápido porque la mano estaba dura. Uno de los flacos (que durante el alfonsinismo fue director de Radio Universidad) comentó acerca del tema “Nena” (que en la edición del Lp cambió de titulo por Eite Leda o algo así), decía, el flaco, que era una vergüenza que Charly hiciese una apología de la droga, que qué iba a pasar con los jóvenes que se subieran a ese tren. Se armó la discusión, un par le tiramos unos palos, y discué me fui caminando, solo y cagado de frío, para la 54; no llegué a llegar, porque antes de la 60 me levantó la cana y me cagó a palos. Me hicieron entrar en calor. Me olvidé de la 54, paré en 1 y 44, y me tomé el tren canturreando con los dientes apretados “estoy vivo / si me doy”.
Basta de pavaduchadas personales. Martín dice que Charly fue la conciencia política más lúcida del rock argento. Tal vez sea así (por lo menos hasta el 84; para adelante tendría que analizarlo), pero a Charly siempre le gustó brillar en el firmamento, ser una estrella y no federal sino mundial twist. Quizás la haya tenido más clara en ese sentido. Quizás no quiso apostar al fracaso (y apostar al rock no es apostar al fracaso). Quizás… Yo por mi parte le estoy muy agradecido, siempre lo consideré un artista, hizo de “mi mundo” un lugar más habitable. Lo quise y lo quiero. Pero nunca esperé más de lo que nos dio hasta ahora. ¿Hay algún mortal que pueda hacerlo?
Abrazo,
josé maría

el lector del lector dijo...

El Lector, vas mejorando pero viste como es el jefe: quiere mas fuerza.
Te seguimos desde siempre.
tus sombras amigas

Mr. Arturi dijo...

Me acuerdo que mi viejo me hizo escuchar el cassette "Yendo de la cama al living" en unos auriculares Sansui gigantes. Era el doble, que venía con Pubis Angelical.
Yo era re pendejo, pero esa batería del principio de "Yendo..." me aseguró que no me podía alejar de éste tipo de bigote bicolor.

El Lector dijo...

Así que más fuerza.

Bueno, escuchá a Ry Cooder en París, Texas

tus lectores en las sombras, lector de lectores

Edukator dijo...

¿Esto incluye este final junto a Palito Ortega?
Me permito discrepar. Charly es autor de impresionantes temas, un excelente músico.
Su lucidez es relativa.
Es alguien para quien todo pasa según como le va a él.
Ideológicamante (ya que no musicalmente) está mas cerca de Jagger que de Lennon

Anónimo dijo...

eso sí que es más divertido!

Fede Vazquez dijo...

Pablo: bueno, claro que no vas a encontrar "lectura" gonzaliana en...mariposa technicolor. No lo dije en ese sentido. además creo que NUNCA hay que ver así las manifestaciones artísitica, etc. No, lo que quería graficar, en sintonía con otras opiniones que aparecieron por acá, es que Fito es super noventista, y a la vez niega -en su amistad con horacio, o su crítica al menemismo- esa partenencia. Y creo que sirve para pensar la propuesta de Alejandro y Martín de repensar esos años. El ejemplo por ahí muestra como esos años crearon moldes muy fuertes, hijos culturales muy claros y a la vez nadie que quiera hacerse cargo de ese herencia.
les dejo este link...síntesis total:
http://www.youtube.com/watch?v=AV9GkcxV37U

Pablo dijo...

Fede, yo me confund´ki y te pedí disculpas. Y ya: leeré con más atención. Pero parece contradictorio analizar al Páez noventista y soltar a González sin leerlo. En el post de Alejandro y en el de Martín sólo encuentro sobretonos: ninguna lectura. Y claro que me interesa debatir, pero éste no es un lugar de debate, simplemente por una elemental "ley sociológica": el consenso, palabra macrista, palabra horrible, es un acuerdo previo, inconsciente o no, cada uno sabrá y se hará cargo de lo que dijo y escribió,

un saludo y espero conocerte algún día

Pablo dijo...

confindí, no confundi ki o algo así,

disculpas