domingo, mayo 04, 2008

90

Brillante: grasa pero al mango; liberal y represiva, nocturna y careta.

Una de las piezas que dejó el menemismo es el aura de periodismo independiente que envuelve a la actividad periodística, casi diría, a toda actividad periodística.

En los años 90 el emblema de Cabezas fue una especie de acumulación final de eso que coagulaba al lado del menemismo bajo la forma del cuarto poder, al que las miserias políticas de esa década (ay, esa Corte...) con sus vacíos de justicia terminó por entronizar en un lugar al que hoy empezamos a ver descascarado. TN - periodismo independiente.

Si la carta de Walsh constituyó la biblia de esta democracia procesista (o sea, la continuidad férrea del proceso militar), la muerte de Cabezas condensó el prestigio de un lugar cuyo reverso ahora vivimos como si se tratara de un drama espontáneo...

El germen de la política oficial k (o una de sus raíces mas vitales) se halla en el proyecto cultural de esa década (su proyección extorsiva sobre lo político). La independización del periodismo, su consumación, es de los años 90. La privatización de los canales, la diversificación del Grupo Clarín (que es no sólo un multimedios, es un grupo económico mucho mas amplio), por ejemplo.

Pero Mariano habla de algo que fuimos, de las imágenes alucinadas y adolescentes que nos conmovían. Yo tuve un himno del corazón. Y ahora, ya que tenemos el corazón con agujeritos, mas allá de cualquier cosa, por alguien que conocí hace años, y que si no es ahora no es nunca, pido:

Libertad a la Gallega

Karina “La Galle” Germano, hija de desaparecido y exiliada en España desde su adolescencia, de donde volvió en el ‘98 para esclarecer la suerte de su padre y sumarse a la lucha social, fue detenida el 1º de febrero de 2002 en Sierra Grande, Brasil, y acusada en un típico juicio-farsa, junto con tres chilenos y dos colombianos, del secuestro y torturas al empresario Washington Olivetto, quien declaró haber sido tratado con total respeto.

La condena a 30 años, resulta a priori desproporcionada y muestra a las claras el ensañamiento de la “Justicia” brasileña. Trasladada del penal de Carandirú a Ezeiza, el 9 de noviembre de 2006, con objeto de mejorar sus condiciones, el juez Sergio Delgado le deniega el beneficio de salidas transitorias, entre otras cosas por presión de Oscar Hermelo, actualmente fiscal de ejecución penal y en su juventud empleado de la ESMA donde “trabajaba” para el GT 3.3.2, grupo que secuestra a su padre en el ’76. Está ahora el caso en Cámara de Casación.

Movilicémonos por la libertad de la Galle y contra todas las cárceles.

http://lagalle.wordpress.com

libertadalagalle@yahoo.com.ar

7 comentarios:

Diego dijo...

Hay que tratar de que no se vuelva a montar un Boca - River. Si la mina esta secuestró a alguien en Brasil, que se coma los años de cana que la justicia de ese país dictaminó. En Brasil no van a inventar un código penal para una minita argentina.

Que se deje de usar la historia como retórica. Ese es el objetivo.

Saludos

Anónimo dijo...

Diego: la "minita", lavate la boca hijo de puta.

Anónimo dijo...

Diego: tu mente banal parece no admitir otra opcion que un Boca-River, y sos vos el que termina bocariverizando una cuestion compleja. Tu confianza ciega en una justicia que desconoces -la de Brasil- te lleva a decir la imbecilidad que decis, con el desparpajo jeropa que exhibis. Sos un irresponsable y un leve.

Diego dijo...

A mí más leve me parece no firmar lo que se dice en una discusión.

No tienen razón los que defienden a la minita esa. Se equivocó, bueno, que pague aunque nos caiga bien ella. Sino se cae en el Boca - River: ganar como sea, yo porque yo.

Dejemos de legitimar pelotudeces impopulares, ¿sí?

paniagua dijo...

2 cosas.

1) no la llames minita.

2) estamos ansiosos porque nos hables de los temas populares legítimos.

Diego dijo...

Listo.

Los temas populares legítimos serían aquellos que tienen sustento en la voluntad en muchas personas que exigen reivindicaciones de algún tipo. Secuestrar a alguien en nombre de los condenados de la tierra fue un garrafal error durante el siglo XX, durante el XXI ni les cuento. De ahí, por ejemplo, que las FARC no sean populares. Y que sí lo sean gobiernos que prometen alianzas militares con EEUU. Gobiernos como el de Uribe que a nosotros no nos caen simpáticos, pero que tenemos que reconocer que son populares por el simple hecho de que tienen millones de voluntades colombianas encolumnadas atrás de ellos.
O sea, lo popular es contingente. No está en la agenda ni en el libro sagrado de ningún prohombre del pueblo. El que se ponga en ese lugar, es una persona autoritaria.

Más o menos así, ¿pero te das cuenta por dónde pasa la grieta, no?

paniagua dijo...

Mirá Dieguito. Lo que pasó con La Gallega averigualo. No es una guerrillerita, ni sabés el juicio viciado que se comió allá... Y algunas cosas de su propia historia hacen que, aún compartiendo tu comentario, no pueda mas que ser fiel a algo mas subjetivo... Pero tu irrespetuosidad llamando minita, mas que ponerme a pensar en tu posición, me hace pensar en lo pelotudo que sos. Lo soberbio. Si acabás de descubrir las bondades democráticas, te pido que no uses este blog para destilar el propio veneno que te genera esa pérdida de tiempo. Ya tuve un problema con vos, en otro post. Sinceramente, flaco, yo no leo tu blog, espero que no me rompas mas las pelotas. Tá?