domingo, agosto 05, 2007

Lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos...

Es extraño, Cristina mas que un leve giro de derecha (ay, pacto social) puede ser una nueva proximidad entre el discurso y los hechos. Inflación no tan dolorosa como la del bolsillo, pero. Acercar las palabras a los hechos, en los hechos, podría arrancar con un largo, laaaargo, reportaje, no a Perfil (aunque Fontevecchia es, a esta altura, uno de los mejores entrevistadores), sí a La Nación, que aunque sea muletilla es: el mejor diario argentino.

Ya se vive la salida y superación de la crisis con fastidio (la clase media, piensan los ilusos, eleva el reclamo social a los aspectos republicanos cuando llena sus bolsillos). Lo que nos permite decir que Kirchnerismo fue un ensayo torpe de "piquete y cacerola/ la lucha es una sola"... Y no está demás dar por terminada esa etapa, volver a la gélida actitud de que la democracia del orden es vida en disputa atomizada de las partes, y que, con viento del mundo a favor, si el primer gobierno fue para el Pueblo (mmm, cuántas dudas cuando uno mira por la ventanilla), este segundo ofrecerá con Cristina el mismo viento, sí, y la "crispación" institucional que hará del país sojero un paraíso de lo previsible. Lo único articulado es el Estado, eso, eso.

¿Crisis? ¿Qué crisis? Si los dos ejes dramáticos de la Oposición resultan: 1) el déficit republicano (con Cristina tenemos fortalecido ese frente); 2) el eslogan lavagnista de que "hay que pasar del crecimiento al desarrollo", que en criollo es: enfriar la economía, para la pelota, ponerse el largavista, mirar el largo plazo de un mundo que ya no lo tiene; podemos decir: hay kirchnerismo para rato. Lo de que todos los problemas (energéticos, inflación) nacen de la misma raíz (un crecimiento sostenido artificialmente, bla, bla) habla de una especie de amor coyuntural como los de verano, cuando alguien va de la mano de la chica o chico por las playas de Gesell, pero recibe el mensajito de texto de la oposición que le tira: no es amor, es calentura. La convertibilidad (claro artificio) también se sostuvo con híper-realismo (o sea: ¿sueño o realidad, ay, ficciones de lo real?), y se salió de ella con golpe, ok, mejor así (hubo que cerrar los ojos, taparse los oídos, apagar la luz), porque nadie habló en su momento (el '99?) de tocar a la virgen esa, negra, del 1 a 1, la del aura de un capitalismo popular de mercado. Lo mismo esta oposición, pero al revés: el gobierno hace crecer la economía a costa del desarrollo, hay que crecer menos para desarrollarnos, cumplir la dieta, desnutrirse un poco, pero para que esto sea para siempre.

No me importa la realidad económica, el dato duro, de esto me importa que la economía hace de los actores políticos el ridículo de simples "hablados" por intereses objetivos. Carrió dice, escribe: "dejemos en paz el campo". Kirchner, ella y él, dicen: dejemos en paz el campo popular (esa mierda extorsiva de las "orgas"), retomemos la senda institucional (es el pejota, estúpido!), y, qué paradójico, Cristina aparenta modos menos peronistas pero para recostarse mejor, y mas suavemente, como lo delata el latido debajo de la lírica de Horacio, en las entrañas nobles del Partido Peronista. Seguir como se sigue, pero, con el soporte institucional del Partido. Aguante Kirchner la concha de tu madre.

Horacio: qué descuido, que analogía destemplada. Pero el verdadero patetismo pasa -si aceptamos por un rato la analogía igual- por el hecho de que ese lugar lo ocupan hoy Aguinis, Sebreli, Fernando Iglesias, y demás garpos de La Embajada.

Borges, Bioy, lo hacían gratis, con humor, merecían el Nobel, y encima sonaban tiros de verdad. Porque por mas peronistas que sean todos, che, el peronismo no fue sopa.

Pero algo mas: qué forma mas sutil, mas capilar, mas microfísica de ser antiperonista (e igual de "ilustrada") que fueron los montoneros. Ya vas a empezar a decirlo.

En el fondo.

4 comentarios:

tarumba dijo...

El cabezón del conurbano se quiso coger a la virgen. Y la violó por el bien de todos.

Sebastián dijo...

Lei la nota de Horacio de ayer, tmb...
No se como todavia no hay saturacion de mensajes de texto..
un abrazo
SEBA

SL dijo...

lo que pasa que la derecha dejó de ser ilustrada en todas partes. el sueño de la ilustración quedó como algo romántico. se alfabetiz{o mucha más gente. el arte dejó de ser de las elitres. borges bioy hoy son tinelli suar, no aira y pauls. igual bioy estuvo más cerca de ganar la copa davis que el nobel

... dijo...

come back, estaba aburrido todo...