jueves, agosto 19, 2010

Pero, pregunto: no se puede aprovechar la legitimidad política que el grupo A (o R de rejunte) le brinda a este reclamo, para pararse sobre él y rediscutir qué recauda el estado, cómo lo recauda y quiénes lo aportan. No puede ser una gran excusa para rediscutir el sistema impositivo argentino: el iva, el impuesto a la renta, a la propiedad, reestablecer el impuesto a la herencia, etc.

4 comentarios:

Ricardo dijo...

¿Tirarle pólvora a las brasas?
Mmmm... Me parece que si queremos ganar esa discusión, tiene que ser con la legitimidad de los votos como respaldo. Creo.

Hal dijo...

Aikidō, claro

Lucho dijo...

El kirchnerismo sabe tirar para adelante cuando la oposición lo corre por izquierda o por derecha (125 + Banco Central por derecha, AUH + 82% por izquierda). Me pregunto hasta dónde el gobierno está confiado de que gana el año que viene, hasta donde se dejó acariciar por el efecto Bicentenario, como para que se tape el hecho de que hay que avanzar más todavía, de que hay que estar un poquito por encima de la agenda mediática. ¿Se puede esperar el lanzamiento de una reforma tributaria ahora o en breve?

Emilio dijo...

Pero Ricardo, si fuera por eso (legitimidad de los votos), buena parte de las medidas interesantes de 2003 en adelante hasta 2007 no debieran haberse podido llevarse adelante, siendo que ahí el 22% de los votos no daban demasiada legitimidad que digamos...
La iniciativa política del kirchnerismo no ha tenido mucho que ver con el grado de legitimidad propia; incluso podría pensarse que, en cierto modo, a más legitimidad, menos iniciativa... Sí pareciera que la capacidad K tiene que ver con aprovechar otros procesos (y legitimidades) y desarrollarlos-reencauzarlos-apropiarse de ellos (la opción que cada uno prefiera), con lo cual la pregunta de E.D. no sólo es pertinente, sino que va en línea con la lógica kirchnerista -que la legitimidad en este caso la brinde la oposición es, en este sentido, un dato estrictamente anecdótico. Por otro lado, llevar adelante la discusión de una reforma tributaria progresiva, realmente, ni siquiera es un eje de "la oposición" entendida como "grupo A", sino, hoy día, estrictamente un eje de Proyecto Sur, con lo cual desmarcarse del cuco de "la derecha" y "la oposición" debería ser para el gobierno absolutamente fácil, en tal caso. Tener voluntad de hacerlo es, por supuesto, otro cantar, porque ahí sí que es marcar una cancha cualitativamente diferente que la que hasta ahora vino marcando. Ojála, de todos modos...