lunes, agosto 16, 2010

Periodista: ¿Cuáles fueron sus errores?

Carlos Menem: Sólo uno: haber derogado el artículo 45 de la Ley de Radiodifusión. No medí las consecuencias; lo hice para afianzar la libertad de prensa. Pero esa anulación permitió la existencia de empresas que tienen un canal de televisión, radio, Papel Prensa, un diario y una agencia informativa. Yo no hablo de coartar la libertad de prensa, pero tampoco hay competencia en lo que hace a la información. Se monopolizó la prensa. No esperaba que algunas empresas se convirtieran en propietarias de diarios, canales de televisión, radios y hasta una cuota de Papel Prensa. Es un error que tendremos que subsanar.

(La Nación, 8 de julio de 1992)

22 comentarios:

Diego dijo...

Es un caradura Menem. Pero más allá de eso y también de la coyuntura política por la que estamos pasando, lo que hay que pensar en serio son las reales consecuencias de esto que parece tan simple y que no más viendo lo que se hizo y lo que ocurrió bajo estos dos gobiernos peronistas (el menemista y el kirchnerista) da para muchísimos análisis acerca de los medios de comunicación en la sociedad contemporánea.

Saludos

paniagua dijo...

Explayate un poco más.

Saludos.

Diego dijo...

Uy, justo que tengo que irme a dormir temprano porque están demoliendo a martillazos la casa de al lado y empiezan todos los días a las 8 am y si quiero dormir unas cuantas horas tengo que empezar temprano.

Que el hijo de puta de Menem sale a hablar del tema medios pero su gobierno sería el contra ejemplo de que los monopolios mediáticos generan lo que uno puede esperar que generen, es decir, un producto obsceno a favor del gobierno, que es lo que está produciendo Canal 7 con 678. O sea, Menem soltó la cadena, se armó el monopolio económico, y los periodistas fueron las vedetes de los 90's, se cansaron de hacer denuncias contra el gobierno, y quedó demostrado que no era tan simple voltearlo de forma mediática. Chacho Álvarez aparecía más en TV que Tinelli y cuando por fin parecía que se iba a comer los chicos crudos entró como vice de De la Rúa porque el aparato radical tenía peso... La ecuación no es tan simple. Podés ser Tinelli pero no presidente. Menem fue impresentable siempre, me dirán que en el fondo muchos "lo querían", pero bueno, hay que manejar ese "doble fondo", ahí está la complejidad de la que hablo, no es cuestión de poner "Negro feo" en la tapa de Clarín y al otro domingo de elecciones no lo vota nadie y listo. El voto es uno solo a fin de cuentas, pero los factores que actúan sobre la conciencia son muchos. María Julia no podía pasar desapercibida, las tapas de los diarios que ella convocaba tenían que ser de indignación. El oligopolio mediático la mostró en sus fallas como funcionaria pública y también en sus excentricidades privadas; el hecho de que fuese un oligopolio no tuvo nada que ver con ocultar lo que tenía que mostrar. 678 no nos mostraría una festichola de los hijos del matrimonio presidencial, si es que la hubiera. La lógica es otra. El oligopolio piensa en el negocio, y el mercado quiere consumir eso, más no sea para luego salir a canalizar sus broncas personales a través de esas fotos. El oligopolio es una estructura de un determinado mercado, no alguien que se apodera de determinada estructura para desde allí pensar la política toda y usufructuar los poderes estructurales que dicha lugar le permite. No, el oligopolio de mercado, no deja de operar dentro de la lógica de mercado, y la lógica de mercado quiere ganar ya, tal como ocurrió durante el gobierno de Menem. Y eso, me parece ahora, que para los medios no está tan mal. Se estarían quedando afuera solamente aquellos muy chicos (que tal vez sean los mejores) pero que no creo que ningún Estado venga a fijarse en ellos.

Saludos

paniagua dijo...

La cita es del 92.

Lucho dijo...

Hay un problema es la teoría de la continuidad: crea una especie de ente único y transhistórico que va corrigiendo las cosas que hace mal.O sea, una fuerza histórica esencial. Habría que pensar un poco más en términos de rupturas y reacomodamientos, en todo caso.

paniagua dijo...

No sé si hay "una teoría de la continuidad" tanto como una reacción frente a lo que sería su contrario: la cosa fundacionalista. ¿Qué puede decir esta cita de mierda sacada del contexto del libro de Ramos que cité la otra vez? Capaz nada. Lo que a mi me interesa es poder ver que los que aparecen como problemas creados, conflictos originados por los Kirchner, esa idea de que los K conspiran contra la paz social (aunque eso algo de sana verdad tenga), en verdad podrían ser también problemas de arrastre. Menem sufrió una guerra que es la contracara de la situación actual: sufrió el gran momento del reparto, de la licitación de canales. La privatización de la tele. Y eso dejó heridos por todos lados. Era una guerra entre capitalistas donde también flameaba en los derrotados la bandera contra los Monopolios. U oligopolios. Lucho, lo que puede funcionar es casi su contrario al ente transhistórico. No era "la lucha del 92" la misma que ahora, del mismo modo no se puede suponer que lo que empuja la lucha hoy "de este lado" sea simplemente un esfuerzo y una voluntad que tiene centro en el corazón de Mariotto y de todos los comunitaristas que lucharon por democratizar... Hay mucho capitalismo resentido, como el de Julio Ramos hace casi veinte años, dando vueltas hoy y queriendo ver hasta dónde se juega tan en serio el desequilibrio producido sobre el Grupo Clarín.

Diego dijo...

Bueno, por lo menos dejó de hablar en el presente. Pero ahora fuera de joda, ¿esa fecha estuvo siempre ahí abajo y yo soy tan distraído al leer?

De todos modos el dato no retracta mi teoría. A Menem no le preocupa la concentración sino que el mercado oligopólico que él había armado en ese año 92 estaba llenándose de guita pegándole a su gobierno, y como era lógico, a él le daba miedo. Ni el más optimista hubiese soñado con esa reelección que no tenía defensores a cara lavada. Es que el mercado es más democrático de lo que el armado político desde una conciencia piensa. Ese ha sido uno de los grandes errores que ha cometido el socialismo del siglo XX y que el del siglo XXI se niega a corregir, cuando sería fácil hacerlo. No pasa por un problema técnico ni de dinero, es solamente una cuestión de consciencia y de autocrítica. Se necesita una relectura sobre lo que es el Estado y sobre lo que son las potencialidades y los riesgos del mercado.

Saludos

paniagua dijo...

Pero en esos términos Menem no es culpable de nada tan grave, tan sólo de pensar políticamente "y no como hombre de Estado". Yo creo que él prefería beneficiar a otros y terminó beneficiando al más fuerte.

paniagua dijo...

Por otro lado, ¿alguien puede saber tanto sobre eso que es el mercado mientras "lo crea"? Porque no podés hablar tan bien del Mercado como si Menem no fuera uno de los padres de la criatura. Eso no. Por más datos estructurales pongas sobre la mesa. A la vez, también se llamó y se llama mercado a eso que excluye, a posiciones dominantes, al gran diario que tiene congelada la paritaria de periodistas... Cuando vos decís que el mercado es más democrático lo decís en torno -digamos- a la opinión pública, al relevamiento de voces que forman el coro nacional, pero esa es una sola dimensión. Y en ese sentido siempre el Estado va a aparecer como una pieza de museo obsoleta. Pero Menem hacía política mordiéndole la cola al Estado, en su desguace. Por eso creo que en tus propios términos eso que decís funciona más en el presente que con Menem, cuya presidencia fue nefasta, aclaro por las dudas.

Diego dijo...

En estas horas me acordé de lo que sería el paralelo a lo que es Canal 7 hoy en día para el kirchnerismo, que sería lo que fue Radio 10 para el menemismo; uno estatal y el otro privado, totalmente lógico con la forma de lo que cada uno quiere apalancar de manera directa. El fanatismo político que genera 678, fue rating surgido desde 0 para el grupo Hadad, que colonizó un mercado nada sencillo como lo es el mediático desde la nada, sobre todo si nos referimos a la radio. Creo que Radio 10 tiene el 40% de la audiencia. Hadad, Longovardi, el Negro González Oro, Feinman, todas voces que iban a tono con el voto menemista. Voces, no imágenes; fijate que la televisión no toleraba un mensaje tan obsceno como aquel. Cada medio tiene sus formas y es preciso dialogar con las mismas. Fijate también que Neustad y Grondona que hasta principio de los 90's eran voces escuchadas en su programa de TV, dejaron de serlo con la Convertibilidad. Lanata pasó a ocupar ese lugar, si se quiere, el tono de se sobremesa debía ser otro, ya no aquel que desde el Estado bancaba las medidas ultra liberales en lo económico o de represión en lo social. Siguieron estando en TV Neustad y Grondona, pero fueron bizarros diciendo lo mismo que antes, acompañados de personajes de instituciones como el CEMA, fanáticas, que querían pasar por científicas y racionales o de periodistas que contaban sus últimos días y ya no tenían tiempo para dar marcha atrás. En radio tenían audiencia, en TV ya eran bizarras las mismas ideas; en las urnas aguantaron toda una década.
La relación entre medios y política es mucho más compleja de lo que muchos parecen creer. Seguro no son dos tapas de Clarín el asunto.

Saludos

uf dijo...

Diego, avivate, estamos en el siglo XXI, hablar de las potencialidades del mercado es viejo. Estamos en la época del "más Estado", los 90 ya fueron y tus críticas al socialismo real parecen más antiguas que el socialismo real. Seguís pidiendo una relectura del Estado justo cuando esa relectura se acaba de producir. Lamentablemente a vos no te gusta, seguramente por razones de formación intelectual, pero acá es donde conviene dejar de lado los libros predilectos prolijamente apoyados en la mesa de luz. Digo porque tu reclamo de revisión del concepto del Estado llega librescamente, o sea tarde: internacionalmente se asume que si el Estado no mete la mano, el mercado explota. Véase, no el chavismo, sino Estados Unidos y Europa.

Hernanii dijo...

Lo curioso es que la Ley de Medios no subsana nada de las cosas de las que se queja Menem: con la Ley de Medios va a ser posible (va a seguir siendo posible) tener un diario, una radio, un canal de TV, una agencia, etc., en la misma ciudad. La ley no dice nada de todo eso.

Abz.

maiakovski dijo...

No existe lógica de mercado sin una lógica de poder, ya sea en medios de comunicación o en alimentación. Nadie compra lo que quiere, sino lo que hay, y lo que hay se logra exluyendo a otros "hay", por más abierto que sea el mercado. La habilidad, no de Magnetto, sino del liberalismo (o el capitalismo) en general, es convencer a pibes como Diego de que los oligopolios, las corporaciones, las multinacionales, nada tiene que ver con el poder, sino que se limitan a ofertar "lo que la gente quiere". Bueno: yo quiero la destrucción del sistema capitalista. Es un servicio como cualquier otro. Si Diego forma una empresa que oferte eso, yo pagaré lo que pida. Después de (¡a esta altura!) estos pininos de marxismo-situacionismo básico, me retiro de la discusión.

Diego dijo...

Uf, el mercado tiene potencialidades y riesgos, eso lo dicen los mejores defensores en materia económica que tiene éste gobierno. Te recomiendo la nota que escribió Aldo Ferrer hace unos días en Página/12 para debatir con Grobocopatel en ese debate tan interesante que se está dando en dicho diario sobre el tema de las retenciones. Desde el momento que acepta vivir en una economía abierta y poner retenciones para compensar el tipo de cambio, es porque está aceptando "jugar" con las potencialidades del mercado mundial a su favor.
Demonizar al mercado no va más desde el momento en que no creemos en el marxismo-leninismo y en que el socialismo es un sistema inevitable que la historia nos traerá mecánicamente más tarde o más temprano. Muchísimo menos va demonizar al mercado cuando estamos hablando de las potencialidades no económicas sino en lo político que un mercado específico como el mediático puede llegar a tener desde su costado de producto. Mucho más claro queda la coherencia en la sumisión cuando las voces se subordinan al Estado, al menos en la Argentina, seguro. La historia está como ejemplo. No estoy diciendo que el Estado debiera excluirse del asunto mediático, sino que la repartición debiera ser algo mucho más pensado y mucho más acorde a la situación de cada lugar, siempre atendiendo las iniciativas nuevas tanto privadas como de voces de diversos sectores de la sociedad. Tampoco una repartija que termine siendo un embole que tenga un canal gente que no sabe ni manejar una cámara.

Diego dijo...

Maia, poder hay en todos lados. En los colegios, en las familias, en los barrios. No me voy a hacer el traumado por el capitalismo; en todo caso, ya pasé por esa etapa y ya la superé cuando racionalmente pude superar El Capital de Marx y por ende entendí que era puro producto de la cultura. Ahora me hago cargo de lo que me trauma sin canalizarlo por esos tres gruesos tomos. En todo caso, tengo que pasar antes por otros tomitos más finos.

Saludos

maiakovski dijo...

Ay, Diego, vos no "superaste" El Capital. Simplemente lo negaste , como el 90 por ciento de los opinadores que seguís. Marx no es un producto de la cultura, es un producto del pensamiento, y como tal inmortal. El que es un producto de la culturra sos vos. Que a vos te duelan sus verdades es un problema psicológico tuyo. Me importa un carajo que nadie piense en el horizonte del socialismo, yo sueño con burguese empalados todas las noches y eso me basta. Si llamás "demonizar al mercado" simplemente el describir su funcionamiento y pensás que el poder de un machito de barrio es equiparable en extensión e influencia al de Monsanto, o querés acomodarte en el mercado o sos muy necio. Yo te hago una sola pregunta: ¿por qué intervenís acá, donde siempre te sopapean? ¿Sos masoca?

Diego dijo...

Ay, Maia, mirá, vos mismo te pisás la cola cada tres oraciones que escribís: "yo sueño con burgueses empalados todas las noches y eso me basta." Eso lo escribiste vos hace un rato. Sos puro goce inconsciente hecho palabra. No le podés hablar a nadie de que le duelen las verdades psicológicas. El capitalismo es algo demasiado abstracto para que vos te dediques a su realidad. Vos gozás durante el sueño con su significante vaya a saber este foro porqué. Seguro que no es por ninguna razón teórica, no se sueña por eso. Eso lo sabe bien Sigmud.
Vengo acá por varios motivos. Cuando te contesto a vos, es casi siempre para que dejes de esparcir ese odio que ahora veo que es una actividad que te produce placer hacerlo y que no es la razón el motor de esa idea sino el goce inconsciente y por eso mismo el capitalismo puede fabricar robots automáticos en la Pampa húmeda que vos podés seguir lo más chocho soñando con empalar burgueses sin ningún problema.
Tratá de ser buenito. Decí cosas lindas. Ya sos parte totalmente integrada al capitalismo, si es por eso no te preocupes, de onda te lo digo.

Saludos

fans club de maia (personeria en tramite) dijo...

Maia, Diego es un enamorado de sus ideas, le encanta releer lo que escribe.
Son esos tipos que gozan de la abstraccion de la abstraccion.
No hay manera que Diego baje a debatir con vos, siempre le apareceras por debajo, "este no vuela, es un cuadrado" dbee pensar.
Existe algo peor que discutir con un trosco: intentar poner un piso basico en un debate con este pibe. Porque el cree que tiene mas vuelo, entonces cuando parece que llegas al piso sale volando.
Diego en su construccion de paralelos, se organiza como un marihuanero sin bajon. Se queda con lo primero que asocio pero no tiene el bajonazo alimentario donde le caen las fichas de lo que olvido y entonces se dice a si mismo: "es mas complejo, es mas complejo".
Asi fue que invento el paralelo entre Radio 10 y 678. Olvidando todo el tema de Radio 10 y la polemica por su ubicacion especifica en el dial. Un "detalle" originario que venia con el bajon que no vino.

maiakovski dijo...

Dieguto, ¿vos no sentís un "goce inconsciente" en fantasear con "robots en la pampa húmeda" (te cito porque es más chato que la imaginería de Asimov)? ¿En qué se basa tu razón, si nunca exponés buenos argumentos y te limitás a refritar opinología de Perfil? Aparte, ¿nunca te preguntaste si el odio de tipos como yo no se dbe a las cosas lindas que esparcen tipos como vos, para después decir como maricones "ay, qué feo Menm , qué feo Videla?" ¿No te parece que tendrías que tener un poco de vergüenza y no lanzarme pataditas como "vos también sos parte del capitalismo", como si el capitalismo fuera un partido político y no un modo de producción? Por supuesto que formo parte del capitalismo, tarado, creés que vivo en la Unión Soviñética acaso? Pero eso, ¿qué tiene que ver con mi opinión sobre ese modo de producción? Hay dos clases de putas: las que gustan de su trabajo y las que no. Vos sos de las primeras, yo soy de las segundas. eso en relación al capitalismo. Vos pensás, como buen pequebú boludo qwue sos, que dejándote garchar de todas las maneras posibles te vas a comprar un departamentito. Yo vivo el día a día y me gusta insultar a un cliente de vez en cuando.

FANS CLUB DE MAIA (PERSONERIA EN TRAMITE) dijo...

clap clap clap clap
AMEN

Diego dijo...

Maia,

"las cosas lindas que esparcimos tipos como yo" tratan de en todo caso primero estar fundadas en la razón y después, si da, se preocupan por ser lindas. Tratan de estar siempre atentas a las refutaciones que vengan desde argumentos. Se nota que eso a vos te enoja porque lo que vos solés responder es una agresión barata justificándote en ciertos lugares comunes que el campo cultural ha colonizado y del que vos tomás parte sin ninguna originalidad. Por eso te digo ahora, corrigiéndome un poco lo que te había dicho antes, no es que el capitalismo te performatéa, sino que salís en la misma foto en la que el capitalismo es el medio de producción de la sociedad. Es complejo de explicar esa mirada en la que el capitalismo o antes todavía, la economía, performateaba todos los estamentos de la sociedad. Pero claro, atándose a ciertas escuelas o a ciertos significantes, uno era el antídoto a esa mancha negra pavorosa que dominaba la sociedad… Bueno, eso quedó muy viejo, Maia. Por eso, yo no necesito sacar chapa de ético escribiendo “Menem malo, Videla malo”. No me muevo así en la vida. Se ve que conocés a mucha otra gente que sí. Un combate particular no te salva de nada. Lo que te salva es una conducta para con el universal. No matar, no robar, no ser un hijo de puta.
Si la otra vez te dije que vos sos parte del capitalismo es para hablar un rato tus códigos. Conozco a mucha gente que cree que el capitalismo performatéa de última a todo lo demás y los respeto. Lo tuyo pasa por otro lado, pasar por eso que ya te dije, que odiás y convivís conscientemente lo más bien. Lo mío puede surgir del inconsciente pero no veo la hora de cambiar de sintonía. Y tu delirio, que es delirio llevado a la razón, está en esa división del universo de los trabajadores en clases de putas. No sólo es discriminatorio desde todo punto de vista sino que es anti-pragmático en lo político. Vos no querés cambiar nada. Vos ves todo mal y vos querés seguir así; el acto revolucionario en tu vida nunca sale de la almohada, cuando te despertás ya odiás a todo el mundo. Eso es lo que a mí me jode, esa bilis.
Me voy a dedicar a otra cosa. Quedate con tu club de fans.

maiakovski dijo...

Diego: como para vos los límites de tu mente son los límites del mundo, no querés ver que a lo que vos te parece fundado en la Razón para mí es opinología barata fundada en un campo cultural que sirve intereses de mis enemigos políticos y personales. Tu ética me hace reír, lo mismo que tu rudimentaria penetración psicológica. Quedate en tu blog y no me rompás más las pelotas.