lunes, mayo 17, 2010

Nena, llevate un saquito

El programa es un programa de debates. Para lo otro ya tenés a 678. ¿Qué será lo otro en los términos de Jazmín? Para mí lo que hace esta chica es correcto. Corrrrrrecto. Correctísimo. Una buena consigna para el 97% no 678izado puede ser: "Yo quiero estar liviano". Y sí. Hay algo alrededor de la palabra "miedo" que fue dicho estúpidamente por periodistas (a propósito) y por modelos (sin querer) que debe ser pensado, y que se me representa como un peso, como una densidad discursiva que mucha gente no soporta, como si toda escena televisiva fuese una pequeña clase de Instrucción Cívica, bajo el foco perturbador de alguien que quiere saber no solamente qué pensás si no qué fue de la vida de tu padre en 1976. En primer lugar no podemos vivir en una sociedad en la que cualquier palabra pública se adhiere a un telón de fondo que es el telón de fondo del horror, es decir, cada frase dicha es como una pequeña piedra que cae al lago bajo el que permanece el escenario helado e intacto de la Dictadura. (¿Hablás de miedo en el país de los 30 mil?) Y sí, la "repolitización" da miedo. Pero es miedo a... equivocarse. Por ejemplo: ¿no te da miedo que a alguna Florencia Peña se le escape un "¡9 mil compañeros detenidos-desaparecidos! ¡presentes!" arriba de un escenario de la resistencia y que cuando le expliquen la naturaleza de su error se suicide? Yo creo que es el miedo, el miedo natural de mucha gente, cuando una de las cosas que se reclamaron (reclamamos) era volver a adherir la política a una simbólica. Es lo contrario, como dice Ricardo Forster, a "una lectura de lo político que se parece más a una gestión empresarial que a otra cosa, una despolitización radical de la política". Pero lo que dice Forster finalmente se traduce en seguir defendiendo al kirchnerismo por la carga simbólica de sus logros materiales (en la materia que sean, pero sobre todo en lo económico) y puede ser un modo sutil y casi invisible de enajenar al beneficiario del símbolo del beneficio. O sea, un exceso de relato de arriba hacia abajo. Porque... la gente es liviana. Y el que no estudió tiene miedo. Y este Jazmín del País concentra todas las posibilidades para ser odiada, y lo sabe, y le gusta. Ojo con esto. (...) Imaginemos a un remisero de la parada de remises del bingo de San Miguel que a través de un compañero llega a una prueba en la planta de Volskwagen de Pacheco, entra, se sacude el polvo y empieza a trabajar en el turno mañana. A las semanas se encuentra saliendo en su autito a las 2 de la tarde, fresco, comido, con una buena quincena en el bolsillo, y con la prosperidad que se parece al brillo de una avenida recién asfaltada. Ese tipo anda liviano, prácticamente flota. Aunque su día empiece a las 7 de la mañana en la planta de pintura, más precisamente en el "colgado" (el proceso antes de que el auto se sumerja en la pileta de cataforesis y que hace que la carrocería no se pudra tan rápido). ¿La repolitización? Bien, gracias. Dependerá del sindicato, no de la televisión. (...) Este mediodía Mirtha Legrand hizo lo que más le gusta hacer: invitar a comer gente a la que quiere que se le atragante la comida. Casi al final lo apuró a Nelson Castro acerca de si va a seguir trabajando en el Grupo si se comprueba lo de los hijos de la señora de Noble. (Lo discutirá con otros periodistas, dijo.) Pero antes que eso se habló del miedo. Todos (Majul, Morandini, Castro, Mónica Gutiérrez) pusieron carita. Lo mejor fue cuando Nelson Castro contó "que ahora la gente te dice cosas por la calle". Más o menos como decir: ahora la gente te habla. Pero Mirtha, estoy seguro, tiene un noséqué con Majul: porque cuando Majul reforzó la paranoia de Nelson contando que le gritan por la calle "gorila" o "puto", Mirtha tragó, primero, y sonriente le dijo: ¿y qué te molesta más? Risas, chistes, Majul c o l o r a d o. Las risas de Nelson eran iguales a las de las primeras cachetadas de Víctor Hugo a Majul en la presentación de su libro. Y sí: Majul se convirtió en el tipo más fácil de humillar por la sencilla razón de que convenció a todos de que no le crean. Pero el clima de la mesa, aunque se esforzaba, no podía catapultarse a la solemnidad deseada por los comensales. El miedo -definitivamente- no estaba ahí. (...) Yo avanzaba con el libro y él retrocedía, como si le diera pánico tocarlo. Le dije: “Es un libro, ¡no podés rechazar un libro!”.

15 comentarios:

César dijo...

El problema es que toda las intervenciones de Jazmin estaran signadas por su rol de rubia linda y boba. Y entonces lo que diga será leído en esa clave. Entonces ganará, indirectamente, Orlando Barone.
La superestructura del kirchnerismo cultural no tiene nada que hacer en el bingo de San Miguel. Ni siquiera "trabajo de campo". Para ellos los "trabajadores" son cifra y estadística comparada. A veces sobrevuela en esos lares una atmósfera opresiva similar a la que aqueja a ciertos ambientes universitarios, dónde los margenes del pensamiento cada vez son mas estrechos y los "debates" se han convertido en una obra de gestos prefijados e inconmovibles.

juan pablo c. dijo...

el otro dia leia un reportaje a Jazmin en perfil, no venia mal aciendo alarde de su independencia de opinion politica dentro del programa, que el gobierno tiene cosas buenas pero tambien muchas malas, etc... en un momento le preguntan a quien voto en las elecciones pasadas, y responde "sabes que no me acuerdo? no se si no lo impugne... no me acuerdo" obviamente no lei mas.

paniagua dijo...

De acuerdo César.

Anónimo dijo...

hace bien una piba como jazmin en un programa como duro de domar, llega un punto en donde la cosa se satura de tanto discurso cumpa, no esta mal que equilibre desde un lugar "de la gente", ademas, convengamos, que ese sigue siendo el lugar simbolico por excelencia desde donde se referencia a - politicamente la gente. Los votos hay que buscarlos en las esquirlas del discurso de las jazmines, las granatas, por ahí habría que indagar...el resto ya esta convencido, demasiado a veces.
l.

Anónimo dijo...

A la larga Jazmín se impone.

maiakovski dijo...

Perdón, pero ¿por qué suponen que una rubia linda y tonta representa a "la gente" más que Sandra Russo u Osvaldo Barone? La gente, en Argentina, ¿es mayoritariamente rubia, linda y tonta? Debemos vivir en países distintos. La gente no existe, muchachos, sáquenmse el clarín de ñla cabeza y empiecen a pensar con el bombo

maiakovski dijo...

Y para terminar de aclarar mi punto de vista: yo quiero que la argentina promedio se parezca más a Russo que a Jazmín. Es mejor para la nación y para la cama.

paniagua dijo...

Si lo decís estéticamente... Pero si lo decís yendo más allá, claro que en Jazmín hay más sentido común que en Barone o Sandra Russo, pero no sólo por nuestra "habilidad" para advertirlo sino por el juego que le gusta jugar a Gvirtz, y el rol que él mismo le da a una chica que le pide que "sea ella misma", "que haga de sí misma". ¿De dónde saca palabras o línea esa chica, amén de las teorías conspirativas que ya pululan?

Barone y Russo sienten y hacen sentir que nadan "contra la corriente" y se sorprenden de que esa corriente crezca.

Anónimo dijo...

no se oh intrasigente y radicalizado maia, que tanto servirian 1,2, 3 sandras russos.

tiene un limite eso, me parece barbaro la conciencia social, el libro "jalala" y toda la mar en coche del seissieteochoismo pero todo eso no deja de ser una suerte de brisna primaveral viniendo a reinvidicar morales y eroticas politicas escandalizadas y ofuscadas como la tuya frente a la oposición y los medios.

No digo que haya que defender a jazmin, no te confundas, ultra maia, digo que es necesario entender porque dice lo que dice, que significa lo que dice y porque eso quizas llegue mas hondo que el discurso que vos pretendes todos los argentinos de bien tengan.

la sociedad es mas jazmin de lo que nosotros creemos/queremos

tampoco se, reitero, si tenemos que aspirar al russismo, creo que habria que pensar otras logicas, nuevas, mas masivas.

l.

maiakovski dijo...

Queridos, yo conocí a gente como Jazmín toda la vida. Se los aseguro. Hace no mucho tiempo, sí eran el patrón oro que medía todo. Que aparezca una competencia a ese patrón debería ser alentado, no relativizado. Por otra parte, me importa un bledo quién represente a la "sociedad" ya que la sociedad no tiene ningún poder, son los ciudadanos los que lo tienen,y muy poco, y la sociedad. tomada como lo que aparece en la seccíon "Sociedad" de Clarín, ya sea en versión pedestre, ya sea en versión sofisticada, como dijo Verbitsky, que supo estar en un movimiento que reunió más gente y poder que todos los kirchneristas críticos de la crítica kirchnerista juntos, la sociedad, ese opa creado por un Frankenstein usurero para encerrarlo con un televisor en un altillo y sacarlo a pasear por algún plató con cierta frecuencia, esa sociedad, pollitos míos, no existe.

paniagua dijo...

Tá bien Ale, pero ese tono es incapaz de representar nada, y menos si creés que todos tienen la maqueta de Clarín para decir todo. A Jazmín la tenés que ir a discutir con los foristas de Perfil, que es donde la endulzan a esta chica.

Toda la inspiración de la ley de medios no dice precisamente que la sociedad no existe: la confirmación de que Clarín haya perdido lectores es una señal de una dirección correcta en ver en Clarín la eficacia pasada de una representación, que ahora aparece al rojo vivo, pero que tampoco era tan orgánica como la que supo tener la Unión Cívica Radical.

No me queda claro de qué movimiento hablás en cuanto a Verbitsky.

maiakovski dijo...

Montoneros, Martu, Montoneros. Mi tono es incapaz de representar nada porque yo no soy un representante, no me pagan por eso. Soy un agente destructivo. Los foristas de Perfil son unos giles, dejalos que jueguen en su arenero. Más me preocupa que en un blog como éste se acepte como interlocutores con los que hay que tener contemplaciones a los foristas de Perfil o al sentido común argentino tal como se deduce, como vos mismo apuntás, de una hegemonía, no sé si pretérita, pero sí en crisis.

elidiota.blogspot.com dijo...

Perdon,
pero que Jazmin de Gracia (rubia tarada, concheta, aburrida) decida leer los diarios e interpelar a los funcionarios es producto del 678ismo. Esa misma falta de liviandad que critican en Russo o Barone y que se propala como el virus de la gripe A (y al que segun muchos hay que erradicar) es lo que obliga a Jazmin a no seguir siendo una tarada que solo lee Gente o que no sabe a quien voto en las ultimas elecciones. La falacia de identificar a la conciencia ciudadana con asfixia stalinista me molesta y creo que hay que dejarsela a los foristas de Perfil.

paniagua dijo...

Ale, sos un "corazón al desnudo".

Ahora, en serio, pido un minuto de análisis: pensemos en todos los supuestos que tiene el nuevo diario de Spolsky.

Diego dijo...

Maia,

el bombo no existe. Es un dibujito del Disney sudaca que te vendieron en la más tierna infancia. Lo que existe es el subte a las 9 de la mañana de lunes a viernes, algo que si tenés la mirada aguda como vos la tenés te podés dar cuenta que es muy diferente a esa estetización pasada por agua que es el bombo y el micro naranja. El bombo, si existió, fue algo de la época del vinilo. Vos y yo estamos online y a todo eso lo percibimos como una coerción moral tan pesada como lo son los discursos en latín de Benedicto XVI para los chicos de colegio católico.

Saludos