lunes, enero 29, 2007

Pienso ingenuamente que esta entrevista a Patricia Bullrich es una canallada. Nada, nada, me une a la posición política cuyo eje es la "transparencia". Dice dos o tres cosas, ella, interesantes, como eso de que la "gobernabilidad tiene dueño", aunque no creo que el dueño sea ese Poder a secas, que -por otro lado, obviamente- en sus labios suena un tanto abstracto. Lo que me rompe las pelotas es el reclamo hacia ella por una coherencia que no resiste nadie, un solo político argentino de primera; y en un punto, Patricia, lo es. Digo: forma parte de la "clase". Y su mayor rasgo menemista, o noventista, fue haber roto el lienzo ideológico, y preparar una impronta técnica que descubre su verdadera ideología, su verdadera matriz, sus verdaderos sentimientos, que están ahí, adonde te manda la derrota, en los valores primarios de su otra clase, Luro Pueyrredón...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, por fin alguien se da cuenta de lo superficial de los ataques a Bullrich, y es porque no tienen nada más profundo para criticarle que los cambios. Es una búsqueda. Tampoco fue parte del menemismo, al contrario en la interna peronista se opuso a Menem, si es por los que fueron diputados o gobernadores durante la presidencia de Menem, Kirchner también fue menemista? Son chicanas para descalificar cuando no hay ideas para discutir.

No estoy de acuerdo con lo que decís sobre sus "verdaderos" sentimientos, si entiendo bien decís que sus sentimientos están con el apellido de origen, y no es así, eso lo podés averiguar por vos mismo. A uno le toca un apellido, no lo elige. Tengo muchos motivos para pensar que en su caso no es la sangre la que "tira", pero te digo uno que es comprobable para cualquiera: Si fuera como vos decís estaría con a UCEDE o con Macri, no hubiera podido romper con la ideología como vos decís.

Saludos
Daniel

paniagua dijo...

¿Qué Daniel sos?