sábado, enero 13, 2007

Oh! Yoko

Lo decíamos...

¿Por qué en una misa tan negra te despidieron
(que de tan negra carece de imágenes)?
¿Por qué vedada por la pulcra conciencia
de los que no quieren tus verdades, es decir, aquellos que sólo quieren
las verdades de una Historia?
¿Por qué una fila de monaguillos que casi no perciben el vaho
a tus pies se tienden, como en misa,
angelitos negros,
beneficiarios de una obra modesta, de pura lealtad, pero que
no tienen una sola palabra, ni un solo homenaje,
ni un solo retrato,
nada?
¿Ni un retrato de tus pasos por Vietcong o por Libia? ¿o por Palestina?
Ahí donde sellabas tu suerte.
Donde le ponían fecha a tu caída.

Algo que sólo decía en voz alta el Partido Comunista Revolucionario.

2 comentarios:

maiakovski dijo...

Che, el revisionismo está bien, pero ahora no vamos a mitificar a Chabela, ¿no?

Anónimo dijo...

martin

tu poema ya salió en www.latinlog.de

abrazo, timo