viernes, octubre 17, 2008

Tu rara silueta de flaco rocín...

Creo que está bien que Kirchner sea candidato en la provincia de Buenos Aires. Creo que Kirchner desde el principio funda su "territorialidad" en el conurbano, y eso está bien, porque si hay una región, una frontera, es ésa. "Un general no baja nunca al campo de operaciones tácticas." Pero el conurbano es el "campo estratégico electoral" donde viven millones de argentinos que "alguna vez llegaron" y ya no se quieren ir, ni se pueden ir de ahí. Pero bueno, quería aclarar a los que leen este pequeño blog, que la decisión (aún hipotética) de que Kirchner vaya a territorio bonaerense me parece justa. Justa con la propia historia de su gobierno. Justa con las columnas vertebrales de su gobierno. Justa con la táctica electoral frente a los riesgos provinciales. Kirchner ya hace años que no es un patagónico. Kirchner pertenece al conurbano. Con todo lo brutal y con todo lo sutil que eso significa.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

qué poético

Bruja dijo...

no se si me parece justo pero me parece bien. es como que va a tener el usuario y el password de todo lo que se nos ocurra. y asi es como se hacen las cosas.

Lalo dijo...

Puedo estar de acuerdo en que en la lógica de Néstor, está muy bien que él vaya como diputado. Pero esa lógica implica que en 6 años, no se pudo crear un sólo referente en la prov. de Buenos Aires (más allá del manco..¿?) que permita fortalecer el proyecto. Lo cuál, sigue marcando la gran deficiencia del kirchnerismo, que es no construir un partido, movimiento o lo que se guste, organizado. Así, podemos caer en la lógica de los '90, donde lo único importante, es ganar la elección (el poder), no importa con quién (ni para que, para el caso de caciques del conurbano).

paniagua dijo...

Comunicado de prensa

Ref.: Nuevas pruebas sobre el posible origen de los niños adoptados por Herrera de Noble como hijos de desaparecidos.

El periodista Pablo Llonto declaró esta mañana ante la justicia federal de San Isidro y aportó datos antes desconocidos sobre el posible origen de los niños adoptados por Ernestina Herrera de Noble como hijos de desaparecidos, al tiempo que relató detalles sobre las restricciones y el especial control que ejercía la cúpula del diario Clarín una vez retomada la democracia sobre todas las noticias que estuvieran relacionadas con el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo y el secuestro de niños durante la dictadura militar.

De acuerdo al testimonio brindado ante el juez Conrado Bergesio por Llonto, quien a partir de 1977 trabajó en el diario y publicó en 2003 una profunda investigación sobre Herrera de Noble en el libro "La Noble Ernestina", sus superiores en el diario le dijeron que "la Dire (sic) no quiere que se publique una línea sobre las Abuelas y los reclamos de hijos de desaparecidos", aunque aclaró que "hubo períodos en que la información sí salía publicada luego de pasar la censura de, en este orden, la directora, es decir, Ernestina Herrera, Héctor Magnetto, algunos abogados de Clarín y Joaquín Morales Solá, que era el jefe de la sección política en aquellos años".

Llonto se desempeñó largos años como periodista del Diario Clarín, interviniendo en la sección política y como delegado gremial, por lo cual tuvo acceso a gran cantidad de fuentes que conocieron circunstancias de la adopción cuestionada.

Así, relató que supo que uno de los chóferes de Herrera de Noble, de apellido García, fue "inducido y obligado a firmar un texto preparado por los abogados para ser presentado en un juzgado civil relatando un hecho falso que era el hecho falso de ser testigo de algo que no había presenciado (sic)" y que "se armó un gran revuelo entre los chóferes porque lo apuraron a García para que hiciera eso". El dato es relevante, pues en el expediente de adopción de Marcela Noble Herrera, Ernestina Herrera de Noble afirmó que el 2 de mayo de 1976 "sintió llorar en la puerta de su casa a un bebé" y que "presenció el hecho, el Sr. Roberto García, cuidador de la finca vecina". Asimismo, en dicho expediente, obra una declaración de Roberto Antonio García, a quien se le atribuye haber dicho que supo que "el día dos de mayo, en horas de la mañana, la Sra. de Noble había hallado en la puerta de su casa, en una caja a una criatura de sexo femenino, a la que posteriormente, y viendo que nadie se presentaba a reclamarla, la Sra. de Noble da el nombre de Marcela".

En consecuencia, la declaración brindada por Llonto confirmó que García era chofer de Herrera de Noble y que, en verdad, no presenció ningún hecho referido a la "aparición" de una beba.

Abuelas de Plaza de Mayo

16 de octubre de 2008

Anónimo dijo...

Bruja: estamos armando un club de fans tuyo.

JP lealtad dijo...

¿Pero no ves en eso un síntoma de debilidad?

Anónimo dijo...

¿Leiste lo de Fabian Casas y Llach en bonk sobre kirchner?

brujainomono agudo dijo...

che no jodan que la vi primero

paniagua dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
paniagua dijo...

Extraigo este extenso párrafo: "Esta imagen de las ratas me hizo reflexionar en el fenómeno del liberalismo menemista y el post liberalismo kirchnerista. Me pareció que el liberalismo salvaje, una expresión mundial con diferentes grados cuya expresión más berreta —el cover argento— fue encabezada por Carlos Menem, tuvo que mutar para permanecer en el poder. De esta manera surgió el Kirchnerismo. ¿Cómo hizo para mutar y permanecer hasta ahora? En principio, podemos decir que otorgó visibilidad a ciertos componentes sociales que eran despreciados y perseguidos desde el estado. De ahí, entre otras cosas, la reivindicación como slogan de los derechos humanos. En este caso se puede afirmar que las Madres de Plaza de Mayo fueron infiltradas dos veces: una vez por el asesino Astiz y otra por el ex presidente Kirchner. Este punto de la utilización espuria de los derechos humanos fue notable en el acto que se realizó en la Casa Rosada, en medio de la puja Gobierno vs. Campo, cuando se homenajeó con un monumento a los muertos del bombardeo fascista que derrocó a Juan Perón. No sé si lo recuerdan: esa vez en el estrado de un salón blanco repleto de dirigentes y funcionarios, con la presidenta, el vicepresidente y Néstor Kirchner de telón de fondo, habló una mujer a la que le habían matado a su padre en el bombardeo. El discurso fue errático pero intensamente emotivo. Lo terrible de todo fue que el dolor de esa mujer era claramente funcional a los intereses del gobierno, que en ese momento se debatía en una lucha de poder con los dirigentes agrarios. Recordemos una sentencia de Spinoza: Los políticos son seres impotentes que utilizan la tristeza de la gente para gobernar. Claro que hay políticos y políticos ¿no?"

Hay cosas para decir sobre todo en relación a la "doble infiltración": una cosa que desconoce es la propia politización de los organismos (en este caso, "las madres", que tienen además dos ramas hace mas de veinte años, y dentro de cada una, vertientes políticas concretas, lucha de intereses, conquistas, con lo que podríamos decir: que ellas también en todos estos años, y aún en los anteriores al kirchnerismo, se han "infiltrado" en la política). Pierini, funcionaria de DDHH del menemismo, fue una de las mejores funcionarias en la materia, en lo que va de la democracia.

La comparación Astiz-Kirchner, bueno, en fin, parte de una matriz equivocada: la idea de DDHH es tan deshistorizada como la idea de la política y el estado. Astiz se infiltra sobre un grupo perseguido para destruirlo, Kirchner, en el peor de los casos, se monta sobre el dispositivo de DDHH, pero lo hace sobre la siguiente sutil base: cumple sus reivindicaciones. ¿Se entiende?

Por otro lado, el ejemplo de las víctimas de los bombardeos, parece desconocer la lucha que dio el propio peronismo al interior de los DDHH para que los crímenes del 55 (bombardeos, fusilamientos, etc.), previos al 76, fueran considerados bajo el mismo status de violación de los DDHH. Cosa que, jurídicamente no es tan simple. Y lo simbólico que se jugaba en el acto señalado, se jugaba -creo yo- hacia el interior del peronismo, en una situación concreta de disputa política que pretendía unir al peronismo, y en este caso "compactar la memoria peronista", lo cual no es un pecado, en tal caso, muestra las raíces (débiles o viejas, puede ser) de una tradición política. Se intentaba dotar de mayor densidad simbólica a una lucha contra el sector agrario, pero esa apelación, negar esa posibilidad, con todo lo malo o sobreactuado que puede tener, es negar una parte de la política. Es negarle la memoria a la política.

Lo que pasa, es que el ensayo de Casas está un poco impregnado por la visión de una realidad binaria en la que hay actores y hechos impolutos, que sufren filtraciones, y por otro lado, están "los políticos", una clase decidida a todo ensayo químico que asegure su "perdurabilidad".

Pregunto: ¿todos estos años, hasta el 2003, "el estado" despreció y persiguió a las madres? La respuesta es no.

¿Se construye una memoria en el presente, o es tarea de historiadores? No, se construye la memoria en el presente, y sobre todo, deberías contar con esa posibilidad cuando pertenecés a la identidad política que fue víctima del hecho denunciado.

Pero la humanidad rescatada en la víctima, que es lo que permite su reivindicación como víctima, parece obstruir la percepción, incluso, de la particularidad política de la víctima.

Ahora recuerdo, no sé por qué, que De la Rúa iba a los homenajes a Evita, o que Lorenzo Miguel iba a los de Balbín. Y siempre me conmovieron esas acciones.

¿Las víctimas, las del 55 y las del 76, pertenecen a una especie de "humanidad argentina" intachable o abstracta? No, ni a palos.

¿No son tan sagrados los DDHH que, entonces, lleva a que las segundas intenciones "funcionalistas" de un gobierno que impulsa -por ejemplo- que se reanuden las causas judiciales, queden de lado, sean la hojarasca barrosa de un hecho trascendente? Yo creo que sí.

Casas cae en la paradoja de criticar que un gobierno hace algo con lo “que no le pertenece”, una suerte de idea autonomista sobre los campos determinados donde la política no debe actuar. Uno podría decir, entonces, para que Bussi vaya preso, habría que esperar a que las Madres ganen las elecciones.

El “relato” político de los DDHH, las “políticas de la memoria”, digamos, en este humilde blog, también han sido objeto de hachazos, o sea, no quiero decir que el gobierno "es sagrado", quiero decir que hay que saber dónde es que la baldosa está floja.

DURISIMO dijo...

excelente Paniagua!
Tomar merca para escribir poesia en el enriedo duro del efecto, puede ser provechoso.
Tomar merca y desde ese limbo pretender hacer un analisis de la realidad filoso, lleva a escribir las pelotudeces que escribieron esos muchachos.
Bien por el blogger en su rol de "el que esta pilas" o "careta" deshojando la margarita de boludeces del drogado y acostandolo a dormir con el cuento.

Pablo E. Chacón dijo...

Impecable, Martín: todo contra la psicoterapia disfrazada de política, todo contra la canalla que montó ese discurso en la ciudad de Buenos Aires, y todo contra el retorno del lanata-duhaldismo que sostiene a todo color lo peor del Maipo.

Anónimo dijo...

Che, lo de Casas está buenísimo!!

merval dijo...

...habla en canchero sobre lo que no sabe... ese es el proublem.

Protervo dijo...

Me parece que decir que el kirchnerismo tiene columna vertebral es equivocado o wishfullthinesco.

La relación de kirchner con el conurbano es la de caja más apriete y ahora, tiempo de poca caja, la capacidad de apretar es menos.

El conurbano es de Duhalde, que desde el primer momento mandó a ir con Kirchner a agarrar lo que tuviera para dar y volver a contarle a él.

De todas maneras, habla bien de Kirchner la voluntad de arriesgarse a jugarla a todo o nada.