martes, agosto 11, 2015

Las buenas gentes

2 comentarios:

Tilo, 74 años dijo...

Muy interesante la lectura del artículo de Rodríguez y Borovinsky.

Lo que me intranquiliza es que ubiquen a los tres emergentes como una consecuencia inevitable, sin examinar que no es lo mismo hacer visitas frecuentes a cierta embajada imperial o consultar a esa misma embajada o a otra de similar tesitura para seleccionar a un jefe de policía, o aceptar lo dictaminado por un juez municipal extranjero que podría hacer desplomar la economía del país o ... lo que un tercer candidato, vaya a saber uno qué propondrá sentado en el sillón de Rivadavia ... y Balcarce.

Incluso, más que deducir que se trata de los políticos que entusiasman a los que no les gusta la política, cabría inferir que son los preferidos de los que no tienen buena memoria.

Saludos

Juan Ponce dijo...

un moco la nota, Scioli no rosó el 40%, no llegó al 39 q no es lo mismo, en Córdoba fuerte sigue siendo De la Sota, eso de las negociaciones del día a día, un invento; no hay ningún tipo de negociación más que un lo tomo o lo dejo entre Macri y Massa que favorece a Felipe Solá, parece que Scioli recurrió a De la Sota para que interceda ante Massa y le pase los votos, pero ni siquiera Cristina Kirchner tan enlatecida por sus seguidores, siendo absolutamente payasesca, es dueña de los votos, Jorge Giacobbe dijo q Cristina Kirchner tenía un respaldo franco del 6%, esos son los que se abstuvieron de votar a Lousteau y le dieron el triunfo a Larreta, en definitiva hubiera sido muy interesante De la Sota presidente, Lousteau en Capital, Solá en Buenos Aires y Schiaretti en Córdoba, el kirchnerismo cruzó los dedos para q ganasen los peores porque no es proactivo, y tuvo ocote, x ahora van en la punta los peores.